Santos sobre la búsqueda de paz: perseverar, perseverar, perseverar

El presidente se reunió ayer con Álvaro Uribe, principal opositor a los acuerdos con las FARC
A los millones de colombianos que votaron Sí el domingo, a todos los que han reiterado su compromiso y su voluntad de trabajar por la paz, les digo con firmeza y claridad: perseverar, perseverar, perseverar. La paz de Colombia está cerca y la vamos a alcanzar", enfatizó ayer el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en una alocución televisada desde la sede presidencial, tras reunirse con la oposición ganadora del plebiscito que rechazó el pacto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, de orientación marxista).

Santos, artífice del acuerdo de paz con las FARC, se mostró optimista sobre el pronto final de un conflicto de medio siglo, luego de una esperada reunión con su predecesor, Álvaro Uribe, feroz opositor al diálogo con esa guerrilla y gran triunfador de la votación del domingo.

Decidido a "buscar caminos para la unión y la reconciliación" luego de que el país quedara polarizado entre el 50,21% que votó contra el acuerdo y el 49,78% que lo respaldó, Santos agradeció a Uribe y al también expresidente Andrés Pastrana, principales promotores del No, por su "buena disposición" para salvaguardar el proceso de paz.

"Con los del No, identificamos que muchas de sus preocupaciones están en puntos que requieren aclaraciones o precisiones. Hoy mismo empezamos a trabajar con ellos para concretar esos puntos y resolver sus inquietudes", dijo el presidente sobre lo acordado el 26 de setiembre con las FARC tras casi cuatro años de negociaciones en Cuba.

Uribe, quien había cuestionado fuertemente el acuerdo con las FARC por considerar que dará "impunidad" a los guerrilleros y encaminaría el país al "castrochavismo", en referencia a los gobiernos de Cuba y Venezuela, abogó por una "paz para todos" antes que "un acuerdo débil para la mitad de los ciudadanos".

El exmandatario, actualmente senador, dijo a periodistas que durante la cita expresaron "ajustes y proposiciones iniciales, que deberán introducirse a los textos de La Habana para buscar un nuevo acuerdo de paz, que vincule a la totalidad de los colombianos".

Tanto Santos como Uribe anunciaron que las conversaciones para salvar el proceso de paz con la principal y más antigua guerrilla del continente continuarán hoy.

"Todo esto deberá, como es natural, ser tratado con la delegación de las FARC en La Habana", dijo el presidente, que ya envió al jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, y al alto comisionado de paz, Sergio Jaramillo, a conversar con sus contrapartes de la guerrilla.

Fortalecer el acuerdo

Santos dijo que su propósito con la oposición es "atender en la medida de lo posible sus observaciones y propuestas de ajuste para encontrar un camino" que "permita no solo culminar el acuerdo de paz con las FARC, sino fortalecerlo".

"El resultado del domingo rechazó los acuerdos pero reafirmó el deseo unánime de paz", apuntó Uribe, quien pidió acompañamiento a las Naciones Unidas y "comprensión y apoyo" a la comunidad internacional en este proceso, un respaldo que también agradeció Santos.

Enemigos acérrimos desde que Santos, ministro de Defensa de Uribe durante la mayor ofensiva contra las FARC, decidiera dialogar con la guerrilla, ambos políticos se vieron cara a cara después de más de cinco años.

"Es poco probable que Colombia tenga paz si Santos y Uribe no hacen las paces", dijo a la agencia AFP Kyle Johnson, analista del International Crisis Group, aunque aclaró que por sí sola esa paz "no es suficiente" para garantizar el fin del conflicto.

"El futuro de Colombia no puede ser la guerra", señaló por su parte la guerrilla en Twitter.

Ayer se convocaron "marchas ciudadanas" en apoyo a la paz en 12 ciudades del país, como Bogotá, Cali, Barranquilla, Medellín y Cartagena, así como en el exterior (Nueva York y París).

"Cuanto sea necesario"

Santos se reunió previamente con el expresidente Pastrana (1998-2002), quien dijo que la charla había sido "muy productiva", y pidió activar "de manera inmediata" las zonas de concentración de miembros de las FARC previstas en lo acordado en Cuba.

"¿Por qué? Porque con la verificación de las Naciones Unidas, con la protección de los militares, los guerrilleros de las FARC van a tener la tranquilidad de que vamos a avanzar en este proceso", declaró Pastrana.

El acuerdo de paz prevé que los 5.765 combatientes de la guerrilla, según sus propias cifras, se reagrupen en 27 sitios para su desarme y posterior reinserción a la vida civil, en un proceso con verificación de ambas partes y de la ONU.

Pero el rechazo registrado en el plebiscito generó incertidumbre sobre lo pactado, en particular respecto al cese el fuego bilateral y definitivo que rige desde el 29 de agosto.

El gobierno está dispuesto a extenderlo "cuanto sea necesario" para garantizar la seguridad de todos los colombianos, dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, luego de que Santos anunciara un plazo límite hasta el 31 de octubre.

Este blindaje jurídico es necesario para que la ONU permanezca en Colombia como verificadora, aclaró el ministro.

Colombia vive un conflicto armado que enfrentó durante más de 50 años a guerrillas, paramilitares y la fuerza pública, con un saldo de unos 260 mil muertos, 45 mil desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.

Fuente: AFP

Populares de la sección