Scotiabank cierra tres sucursales y apuesta por los canales digitales

La banca busca achicar costos y ganar eficiencia apostando a la tecnología

Los números de 2016 mostraron que el proceso de deterioro que venía mostrando la rentabilidad del sistema bancario en los últimos años se consolidó. El conjunto de las instituciones obtuvo ganancias por US$ 79 millones, las más bajas desde 2009. En un contexto de márgenes cada vez más ajustados y cambios tecnológicos que avanzan a pasos agigantados, la reducción de los costos internos y la apuesta por los canales digitales están a la orden del día.

Una nueva señal en esta dirección la dará Scotiabank, que cerrará su oficina comercial en Fray Bentos el mes próximo. Esa medida implica que el banco dejará de tener sucursales en Río Negro, ya que el año pasado había cerrado también su oficina en Young.

Hay otras dos sucursales de Scotiabank que dejarán de funcionar. Una es la oficina comercial de Maldonado (no ofrece servicio de caja) y la otra es la sucursal de Las Piedras. En Maldonado el banco continuará con dos sucursales en Punta del Este: la de la calle Gorlero y la ubicada en la parada 14 de la Avenida Roosevelt. En el caso de Canelones el banco concentrará su operativa en la capital departamental.

En diálogo con El Observador, el gerente de Comunicación de Scotiabank, Juan Carlos Raffo, recordó que la tendencia mundial es hacia la reconversión de la red de sucursales y hacia una estrategia de digitalización de los servicios.

Según explicó, la decisión de cerrar una dependencia se toma a partir de un análisis "muy fino" de la red, para determinar en qué lugares realmente se necesita una sucursal tradicional. Eso implica evaluar aspectos financieros, la competencia y el potencial del área de influencia, entre otros puntos.

Ese tipo de medidas permiten bajar costos, pero al mismo tiempo buscan mejorar la experiencia de los clientes con servicios a cualquier hora todos los días. A ello se suma otra tendencia y es que cada vez más los clientes están dispuestos a concurrir a las sucursales solo para asesoramientos puntuales. En el caso de Fray Bentos, Raffo indicó que los clientes que requieran de atención personalizada la tendrán en Mercedes. El banco también cuenta con corresponsalías financieras en todo el país y evalúa continuar con servicios automáticos en la capital de Río Negro.

Por otro lado, el presidente de AEBU, Pedro Steffano dijo a El Observador que la razón que esgrime el banco es "que los números no cierran". La clausura de la agencia Fray Bentos se concretará el 30 abril e implicará que sus seis funcionarios pasen a desempeñar funciones en Mercedes. El sindicato de AEBU pretende que la oficina se mantenga abierta con menos funcionarios para atender la demanda de los productores agrícolas de la zona.

También el Banco República (BROU) lleva adelante un plan de cierres provisorios de sucursales en el interior del país. Hay 21 dependencias que dejaron de atender al público de lunes a viernes y pasaron a otro régimen que implica el cierre de sus puertas algunos días a la semana. Se trata de agencias ubicadas en pequeñas localidades con poca cantidad de habitantes y bajo número de operaciones.

El 2016 fue malo para los bancos

En 2016 las nueve instituciones bancarias privadas y el BROU obtuvieron ganancias por
US$ 79 millones, según publicó el semanario Búsqueda. La ganancia fue US$ 318 millones inferior a 2015 (sin considerar al Banco Hipotecario). El BROU obtuvo utilidades por US$ 72,5 millones y los privados en conjunto otros US$ 6,2 millones.


Populares de la sección

Acerca del autor