Se consolida nueva modalidad de licencia ilimitada

Linkedin, Netflix y General Electric son algunas de las empresas que ya se sumaron a esta tendencia
Uno de los sueños de todo trabajador es no pasar sus días de descanso contando con terror los que se esfuman y los que le que quedan para volver a la rutina. Para evitar esta ansiedad, LinkedIn ha decidido poner en práctica una ingeniosa (y algo controvertida) solución: proporcionar a sus empleados vacaciones ilimitadas.

Puede parecer una medida fantasiosa, pero la red social no es la primera firma que se ha decidido a añadir esta cláusula a sus contratos. Netflix, General Electric, Evernote o la consultora Grant Thornton ofrecen a sus empleados 'senior' la posibilidad de alargar tanto como quieran sus periodos de asueto.


Ilimitadas pero con límites

Eso sí, aunque muchas compañías se jacten de esta ausencia de límites, la realidad es que los empleados solo podrán disfrutar de tantos días libres como deseen cuando cumplan con toda la carga de trabajo que se les asigne.

Según Javier Cantera, presidente de la compañía de gestión de RRHH Grupo BLC, precisamente "la 'trampa' de esta propuesta es que implica cumplir en tiempos y dedicación y no se trata de reducir jornadas de trabajo, sino más bien de tener una disponibilidad de 24 horas al día a cambio de unas vacaciones abiertas".

Para José Luis Pascual, executive manager de PageConsulting, es importante tener en cuenta que "simplemente el concepto ilimitado aumentará la motivación de los empleados", aunque señala que siempre han de quedar claras las condiciones y que la plantilla debe saber que "no sólo se busca realizar las actividades rápidamente, sino hacerlas con la calidad exigida".

Salvador Navarro Amaro, profesor de Derecho del Trabajo en la Universidad de Sevilla, también considera que esta medida "puede servir de incentivo para aumentar la productividad y procurar mayor satisfacción al personal", si bien comparte la opinión de Pascual y cree que mejorar la organización y la planificación será fundamental para que todo llegue a buen puerto.

Cambios en la gestión

Esta medida, que le otorga más libertad al trabajador para conciliar vida personal y laboral y para gestionar su tiempo de trabajo, también favorece a las empresas. "Si realmente se consigue que los empleados tengan cierto grado de madurez y que agradezcan esta flexibilidad y autonomía, no se contará con simples asalariados sino con interemprendedores", señala Pascual.


Este 'gen' emprendedor que se inculca en la plantilla hace que tenga siempre presente la orientación a resultados de la compañía y que, por tanto, sea mucho más eficiente.

Para Navarro estas nuevas "retribuciones en forma de tiempo libre" también mejoran considerablemente la gestión que la empresa hace de su personal, ya que se acabará con los trabajadores ociosos o que no sepan cuál es su misión concreta, lo que tendrá muchos efectos positivos en el funcionamiento y en la productividad de la firma. Por otra parte, los expertos coinciden en que ofrecer este tipo de ventajas servirá para retener el talento, sobre todo en los mercados laborales más competitivos.

Además, las compañías se ahorrarán el pago de los días libres que los empleados no disfruten. Según los datos que maneja el proyecto Time Off, que ha colaborado en sus estudios con la Universidad de Oxford, instaurar un sistema de vacaciones ilimitadas de este tipo ahorraría a las empresas estadounidenses, donde el personal suelen renunciar a muchos de sus descansos asignados, unos US$ 1.890 de media por cada uno de ellos.

¿Demasiadas vacaciones?

Ahora bien, no todo son buenas noticias. Al tratarse de una iniciativa muy nueva, asimilar el cambio de cultura empresarial que genera puede ser complicado para las firmas ya que ante ellas se abre todo un abanico de retos a superar.

Puede que algunas organizaciones sepan asumir sin problemas este cambio, "pero si nuestra organización no está preparada, no podemos subirnos al carro por estar a la moda, ya que todo lo que a priori puede ser positivo para los empleados se tornará en negativo y contraproducente", señala Pascual.
De hecho, ya hay firmas que han fracasado y han tenido que batirse en retirada después de poner en marcha este tipo de iniciativas, como es el caso de la plataforma de crowdfunding Kickstarter.



Fuente: Expansión/RIPE

Populares de la sección