Se duplican alertas de hoteles ante huéspedes buscados por la Policía

Al registro informático se suman inspecciones por Juegos Olímpicos
El control sobre los visitantes del país se incrementó en las últimas horas con la puesta en marcha del Operativo Gavilán II, que busca identificar a delincuentes que tengan en la mira a los Juegos Olímpicos de Brasil. "Hay una actividad permanente de control que se verá fortalecida con inspecciones en hoteles, pensiones y lugares de hospedaje en todo el territorio nacional a efectos de verificar la información que se nos está proporcionando y para identificar a personas requeridas o sospechosas", comunicó ayer en conferencia de prensa el director de la Policia Nacional, Mario Layera.

Los hoteles, pensiones, chacras turísticas y casas de inquilinato están obligadas a comunicar la lista de huéspedes al Ministerio del Interior. Esa información se cruza con una base de datos que está en poder del Departamento de Población Flotante de la Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado e Interpol, lo que genera alertas y habilita a la Policía a identificar al requerido o sospechoso.

Este año, se duplicaron los avisos por huéspedes buscados. En todo el 2015, la Policía recibió 852 alertas, mientras que en los primeros seis meses de este año, 805, informaron a El Observador fuentes de Interpol.

El crecimiento en las alertas recibidas por la Policía se debe al aumento de los locales inspcriptos en el Registro Informático de Huéspedes y Pasajeros (R.I.H.P.), que se puso en marcha el 20 de diciembre de 2014. Hoy hay 906 establecimientos que forman parte del sistema y que, regidos por el decreto 390/013, comunican al Departamento de Población Flotante la lista de sus huéspedes. Esa nónima se cruza automáticamente con registros policiales lo que genera las alertas y provoca la inmediata inspección del lugar.

El control de huéspedes funciona en el país desde hace varias décadas. Dos decretos que regulaban la inspección en hoteles y pensiones (uno de 1953 y el otro de 1977) fueron modificados en 1979, cuando se obligó a los locales "destinados a hospedaje (...) requerir los datos filiatorios de los pasajeros o huéspedes, anotarlos en la libreta de Registro de Población Flotante en forma inmediata" y "enviar la ficha a la Policía dentro de las 24 horas de producida la entrada". El decreto 529/979, que sige vigente, establece que los dueños de hoteles y pensiones podrán ser multados o incluso acusados de "encubrimiento". El decreto también estipula los montos de las sanciones y la posibilidad de "clausura del comercio".

El decreto de 2013, firmado por el presidente José Mujica y el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, adecua la normativo a "los avances tecnológicos" y crea el registro informático (R.I.H.P.). Además, en su artículo 6, "faculta a la Policía a efectuar inspecciones oculares en los locales destinados a hospedaje con el fin de comprobar los movimientos de población flotante y verificar la identidad de huéspedes y pasajeros". Estas inspecciones son las que aumentaron en las últimas horas con la puesta en marcha del Operativo Gavilán II.

El sistema R.I.H.P. alerta a la Policía sobre personas requeridas como autores de presuntos delitos (hurtos, estafas, violencia doméstica), pero también de huéspedes sobre los que la Justicia solicitó averiguar su paradero, ya sea porque están siendo buscadas por su familia o porque se necesita su testimonio judicial.

Operativo Gavilán II

"Este procedimiento no responde a una alerta que hayamos recibido sobre actividad terrorista o de organizaciones criminales", aclaró Layera al comienzo de la conferencia de prensa. De todas maneras, la Policía está intercambiando información con Brasil y otras agencias internacionales.

El operativo tiene como finalidad "la prevención y disuasión de la actividad criminal con destino a Brasil" y por eso el director de la Policía Nacional resolvió informar a la población sobre las medidas adoptadas.

Unos 400 agentes de Crimen Organizado e Interpol, Tránsito, Bomberos, Migración, Drogas, y Guardia Republicana fueron destinados a este procedimiento. "Todas las unidades policiales entran en alerta sobre esta situación para coordinar horizontalmente entre ellas y apoyarse a los efectos de cumplir de las directivas que se han impartido a través del plan", explicó Layera. Además, el Ministerio de Defensa destinó 300 militares para reforzar los controles.

Los controles policiales se concentran en los puntos fronterizos con Brasil y en las rutas nacionales, pero también se incrementaron en el Aeropuerto de Carrasco y se expanden por rutas y caminos secundarios de Artigas, Rivera, Cerro Largo y Rocha.

"No seguimos a refugiados"

Bonomi ya lo había explicado pero ante la insistencia de la prensa Layera lo reiteró ayer en conferencia de prensa. "No hay ninguna organización (terrorista) detectada ni vigilancia sobre refugiados. No seguimos a refugiados", insistió el jerarca en alusión a los expresos de Guantánamo. "No tenemos una requisitoria debido a que esta persona no tenemos conocimiento de que haya cometido un delito", agregó. De todas maneras, reconoció que "existe una preocupación principalmente de los Estados Unidos y la comunidad internacional" sobre los expresos.

Populares de la sección

Acerca del autor