Se duplicó generación de residuos y advierten "crisis" de reciclaje

En los últimos 20 años, la generación de residuos aumentó más de 100%
En los últimos veinte años, Uruguay superó la generación de residuos per cápita por más del doble. Sin embargo, la industria de reciclaje no imitó esa tendencia, sino todo lo contrario: se redujo en gran medida. Por ejemplo, en los últimos diez años, el reciclaje de botellas pasó de un 60% a un 26%, mientras que el de papel y cartón lo hizo de 55% a un 35%.

En un momento donde las autoridades de gobierno mostraron preocupación por la falta de capacidad de las intendencias para gestionar los residuos y anunciaron la creación de un proyecto de ley que mejore esta actividad, el anuncio de una "crisis de la industria del reciclaje" llegó la semana pasada a la Comisión de Medio Ambiente del Senado de la mano de la organización civil Cempre (Comisión empresarial para el reciclaje).

"De 1996 a la fecha, los uruguayos aumentamos un 110% o 120% la cantidad de residuos que generamos", advirtió en la reunión Federico Baráibar, director ejecutivo de Cempre.

Los datos se desprenden del Observatorio de Reciclaje que Cempre está generando a partir de investigaciones propias y de la recopilación de fuentes oficiales dispersas en investigaciones del Ministerio de Vivienda (MVOTMA), el Ministerio de Desarrollo (Mides) y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), entre otros.

Según explicó, esta situación ocurre de manera "dispar" en el territorio, pudiendo incluso "multiplicarse por cuatro" de una punta al otra del país. Por ejemplo, mientras que la ciudad de Treinta y Tres genera casi 500 gramos de residuo por habitante, Punta del Este produce 1.800. Asimismo, Baráibar dijo que al día de hoy hay un 25% de recuperación de residuos, cuando llegó a ser del 60% diez años atrás.

Consultado por El Observador, Baráibar dijo que esta "crisis" ocurre a nivel mundial y Uruguay no es excepción. La principal razón es económica. Por un lado, responde al descenso del precio de las materias vírgenes (no recicladas) que compiten con los productos reciclados y, al ser más baratas, son preferidas por la industria manufacturera.

A su vez, esto conlleva a que los reciclados también disminuyan su precio, por lo tanto pierdan valor y desestimule el proceso de reciclaje.
"En lugar de que al clasificador le lleguen $10 o $12 por kilo, le llegan $4 o $5, lo que disminuye su estímulo para reciclar", dijo. Ante este panorama, Baráibar sostuvo que cada vez más las industrias de reciclaje y plantas de recuperación cierran, porque no son sostenibles.

En Uruguay también se suman los problemas por costos y plazos, que superan los de países europeos, dado que en vez de emplear maquinaria para el proceso se sigue trabajando con mano de obra. "En países de 12 millones de habitantes, el sistema de recuperación de embases lo bancan con 2.500 personas. Acá estamos en torno a los 5 mil clasificadores", sostuvo.

"Vemos que hay una falta de visión país en relación al manejo de los residuos sólidos, así como una estrategia acorde a esa visión", advirtió durante la comisión.

En el marco del proyecto de ley, el MVOTMA anunció la creación de un Fondo Nacional de Residuos que, además de brindar ayuda económica mediante un fideicomiso, fomente la correcta gestión.
Prevén que el proyecto sea entregado al Parlamento en octubre.

Populares de la sección