"Se nota una mayor conciencia en darle un adecuado destino a los envases plásticos "

El Observador Agropecuario entrevistó al presidente de la Asociación Civil Campo Limpio
¿Cómo se ha desarrollado Campo Limpio en estos primeros años de actividad?
La Asociación Civil Campo Limpio se creó en octubre de 2013 y comenzó a funcionar en enero de 2014. Ya somos 84 socios, involucrando a las empresas importadoras y formuladoras de agroquímicos y fertilizantes. Tenemos presentados dos planes de gestión, de envases de fertilizantes y de envases de agroquímicos, y estamos elaborando, vía FAO, un tercer plan de productos obsoletos. Actualmente hay abiertos ocho centros de acopio de envases en distintos puntos del país. Teníamos en Melilla, San José, Dolores, Young, Trinidad, Florida y Rivera y el último que abrimos está en Salto. Durante el 2017 la idea es abrir al inicio del año el centro en Treinta y Tres y más o menos en el otoño el de Lascano.

¿Cómo evolucionó el volumen de envases acopiados y derivados a un destino adecuado?
Cuando éramos solamente un programa voluntario juntábamos 80 toneladas por año. Durante 2015, con otra estructura, juntamos 391 toneladas de plástico de envases de agroquímicos y 100 toneladas de plástico de bolsas de fertilizantes. Este año estimamos recolectar 420 toneladas de plástico de agroquímicos y 230 toneladas de plástico de fertilizantes. A eso le sumamos en 2016 el acopio de materiales de silo bolsa y de cartón. Durante el año 2015 se importó un 30% menos de volumen de agroquímicos que en 2014 y pese a haber menos volumen de plástico recuperamos mucho más.

¿Por qué se ha priorizado estar con centros de acopio primero en determinadas zonas?
Los centros de acopio están ubicados estratégicamente en las zonas donde se utilizan más productos a nivel país. Si se ve la localización de los centros están básicamente en el área agrícola, algo en la parte lechera y avanzaremos hacia el sector arrocero. Nos está faltando cubrir las áreas forestales y zonas más ganaderas, en el centro y hacia el este del país. Está previsto estar más cerca de todos, pero hemos ido avanzando primero en donde hay más carga de plástico. Todo esto le significa un esfuerzo muy grande a los importadores socios de Campo Limpio. Hoy el programa maneja una inversión de US$ 400 mil por año, dinero que aportan esas empresas y que no es poco, considerando que todo esto es un servicio sin fines de lucro, que se hace por nuestra responsabilidad ambiental.

¿Qué sucedió con la actitud de los productores en estos años?
Los datos hablan de una mejora en la concientización de los productores y de los distintos actores involucrados. El éxito de Campo Limpio comienza en el campo, se inicia con el triple lavado de los envases que tanto recomendamos y sigue con otro paso fundamental que es llevar el envase vacío a quien se lo vendió o al centro de acopio más próximo. Vemos que se nota una mayor conciencia de todos en darle un adecuado destino a los envases plásticos que se usan en el campo, eso quiero destacarlo, se ve en la calidad de las condiciones en las que llegan los envases. De todas formas queda un largo camino por recorrer ya que se recupera en el eje del 30%. El programa se ha venido profesionalizando y esto se ve reflejado en los resultados. Actualmente contamos con un área de comunicaciones con el fin de difundir el programa, un técnico prevencionista y un médico encargados de auditar y capacitar al personal que trabaja en los centros de acopio.

¿Qué sucede con esos envases tras ser recibidos en los centros de acopio?
Se los recicla y estamos constantemente buscando nuevas alternativas para ese plástico. Actualmente trabajamos con madera plástica como piques, postes y tablas. Estamos abiertos a otras contribuciones, como por ejemplo la de estudiantes universitarios de diseño que buscan nuevos usos del plástico y nos proponen alternativas muy innovadoras. El uso de materiales en base a estos plásticos en obras viales nos parece un mensaje importante a dar por el gobierno, dado el valor que tiene sacar el plástico del campo y usarlo en obras para la sociedad. Así se cumpliría con otro aspecto muy importante: que el productor vea que lo que hizo, con el triple lavado y la entrega del envase, tiene un destino positivo. Hemos estado en contacto con varias intendencias y alcaldías para promocionar el uso del plástico y hay muy buenas intenciones. Esperamos poder avanzar en todo eso.

¿Qué sucede con quiénes no cumplen lo indicado para el manejo de envases y su destino, hay fiscalización y sanciones?
Como en toda norma, debe haber una fiscalización de parte de los actores del Estado. En este caso está faltando y de alguna forma limita el crecimiento del programa ya que podría tener mejores índices.

A propósito de un nuevo año que comienza, ¿qué nuevos planes se han trazado?
Siempre hay desafíos. Estamos evaluando junto a la Dirección Nacional de Medio Ambiente el incluir el nylon de invernáculo que, si bien no está alcanzado por el decreto, es un problema para los productores hortifrutícolas. Como asociación civil sin fines de lucro buscamos dar soluciones a nuestros socios y productores. No sólo invertir en infraestructura, en más centros de acopio, mayor cobertura geográfica, sino también en capacitar y trabajar con todos los actores involucrados para seguir profesionalizando la gestión que realizamos.

Datos:
Nació en Montevideo, tiene 62 años, está casado y tiene dos hijas y tres nietos.

Actividad:
Gerente de agroquímicos de Agroterra.

Profesión:
Ingeniero agrónomo.

Pasatiempos:
La familia y el campo.

Fútbol:
Hincha de Peñarol.


Populares de la sección

Acerca del autor