Se perderán unos US$ 500 millones por falta de agua en cultivos

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, dio la cifra y abogó por el uso del riego

Uruguay este año dejará de facturar entre US$ 500 millones y US$ 600 millones por la merma estimada en los rendimientos de cultivos de verano, determinada por la ausencia de lluvias que se produjo durante 40 días en enero y al inicio de febrero, informó Tabaré Aguerre, ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca.

El jerarca, tras señalar eso a los periodistas luego del acto inaugural de la 21ª Expoactiva Nacional, anunció que después de la Semana Santa desde el Poder Ejecutivo se enviará al parlamento, por la Cámara de Senadores, un proyecto de ley que tiene por objetivo instaurar modificaciones en la actual ley de riego, que permitirán principalmente la instauración de lo que el ministro definió como "sociedades agrarias de riego".

Explicó que en la elaboración de dicho proyecto participaron además del MGAP los ministerios de Economía y Finanzas y de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

Uruguay, remarcó el ministro, cada año deja escapar al océano 500 litros de agua de lluvia por metro cuadrado, recurso que instó a aprovechar, captándolo en un sistema que tenga como base el uso multipredial, considerando que por diversos factores, entre ellos los de las características de cada campo, no todos los productores pueden instalar una represa en su establecimiento.

El ministro, tras mencionar que la agricultura de verano ocupa el 10% de la superficie del país, enfatizó sobre el valor de promover una cultura nacional de riego, algo en lo que ha insistido durante toda su gestión.

La trascendencia del riego fue considerada por Aguerre en cada rincón de la Expoactiva. Lo hizo en el discurso de inauguración de la muestra que organiza la Asociación Rural de Soriano, en cada charla con los periodistas, cuando inauguró la cosecha de cultivos de verano y, finalmente, cuando estrenó el pabellón del MGAP. Incluso allí al cierre del discurso dijo que Uruguay precisa "agua, agua y agua". Y, de paso, con agua y manzanas fue el brindis en el stand ministerial.