Se profundizan las dificultades de abastecimiento de gas

Las plantas de procesamiento de soja son de los sectores más afectados y advierten que está en riesgo la exportación

Desde las primeras medidas sindicales en el conflicto de los trabajadores de las empresas abastecedoras de gas, que se llevaron adelante en abril pasado, la entrega del producto a sus clientes no se ha normalizado.

"Siempre ha estado complicado, el suministro nunca se puso a tono. A veces tenés suerte que hacen una entrega parcial, y a veces no. El tema es que no dan certeza de nada, no atienden el teléfono en ningún lado", dijo a El Observador Ignacio Foderé, director de la empresa Fadisol, acopiadora y exportadora de granos.

El empresario señaló que hace más de un mes y medio que las plantas de procesamiento de soja están con problemas de funcionamiento por la falta de gas. Sostuvo que el producto se tiene que secar de forma urgente, porque se están formando especies de rocas de granos donde se concentra la humedad, conformándose lo que en la jerga del rubro se conoce como "muñecos" de soja.

"Así se pierde la mercadería y además se generan riesgos estructurales en los silos, incluso está corriendo riesgo la integridad física de las personas que trabajan en las plantas", alertó.

Se cree que es muy grave lo que está ocurriendo con todas las plantas de silos de Uruguay, y los comerciantes de granos están realizando gestiones para ver cómo solucionar el problema. Una de las alternativas puede ser la importación de gas de Argentina, porque hubo plantas que pasaron hasta un mes sin gas en plena zafra de cultivos de verano.

Foderé reclamó porque ni las empresas que comercializan gas ni el Poder Ejecutivo "mueven nada".

"Acodike y Riogas ni siquiera atienden el teléfono, están demostrando una gran falta de responsabilidad. Esperamos que el gobierno ejerza algo de presión, no en defensa de las empresas, sino porque esto está perjudicando al país. Esta soja corre el riesgo de no exportarse y en definitiva es dinero que no ingresará a Uruguay. Hay compromisos formales de exportación. ¿Si viene el barco y la mercadería no está quién lo paga?", se cuestionó el exportador.

Ante estos cuestionamientos, fuentes de Riogas aseguraron a El Observador que "la planta de envasado viene haciendo horas extras desde el domingo de la semana pasada y seguirá haciéndolas, incluyendo el próximo domingo.

Según indicaron, los trabajadores de Riogas están colaborando para enfrentar la altísima demanda y han reducido su descanso, de una hora a treinta minutos diarios, de modo de aumentar las horas de producción. La empresa ha aceptado a su vez pagar a los trabajadores la cuota parte de ese descanso trabajado".

Agregaron que "Riogas está alcanzando desde el domingo niveles de producción históricos, cumpliendo con la demanda de garrafas de sus clientes y abasteciendo incluso una parte de la demanda que otras empresas no están pudiendo cumplir. Si bien estamos registrando demoras importantes en las entregas, en el transcurso del día se cumple con todos los pedidos".