Se recibió el doble de médicos pero no amplían cupos para residencias

Quienes no entren en deben hacer postgrados o esperar al menos un año
El tradicional festejo de los estudiantes de Medicina en el Mercado del Puerto fue especial este año. Dos generaciones coincidieron en su egreso, como consecuencia de que en 2008 se decidiera acortar la extensión del plan de estudios. Terminó de cursar la última camada que se mantuvo en la antigua currícula de 1968 y la primera de la nueva. Por lo tanto, se graduó el doble de médicos que lo usual.

Los 680 que egresaron lo hicieron como médicos generales, porque para obtener una especialidad deben realizar un postgrado o una residencia.

A pesar de que este año es anormal por la cantidad de recibidos, el decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina, aseguró a El Observador que la cantidad de cupos destinados a residencias con remuneración –a las que se accede por concurso–, será "similar a la de todos los años. En el orden de los 200 cargos en total", dijo.

Por esa razón, gran cantidad de los recién egresados se verán obligados de forma transitoria a ejercer como médicos generales o realizar un posgrado sin remuneración. Según datos brindados por Tomasina, más del 80% de los que egresan deciden especializarse.

Tanto el decano de Medicina como el vicepresidente del Sindicato Médico del Uruguay, Alfredo Toledo, coincidieron en que existen oportunidades para la inserción laboral incluso con la cifra extraordinaria de médicos que se recibieron. "Tengo prácticamente la certeza de que el sistema aún requiere de médicos especializados y también generales y no van a tener mayores dificultades laborales. La realidad hoy es que hay un empleo pleno para los médicos", dijo Tomasina.


Quedan rezagados

Sin embargo, al SMU le generó preocupación cómo se va a producir la incorporación de esta generación ampliada. "Todavía hay mucha incógnita", manifestó Toledo, por ejemplo con respecto a la cantidad de cupos de residencias que se van a abrir. Estos lugares definen la cantidad de especialistas que se forman en el país.

Considera que se necesitan médicos generales, pero que su inserción laboral depende de la disposición de las instituciones de salud de tomar personas sin especialidad y de los propios médicos de querer hacerlo. "Ahí no sé decir si hay mercado para todos ellos", reconoció Toledo.

Por otro lado, presentó como una problemática el hecho de que los médicos muchas veces buscan la especialidad para tener un salario mejor –sumado a que existe la especialidad familiar y comunitaria, de tres años, que se puede hacer por residencia o postgrado–, pese a que en muchos casos desarrolla de mejor manera la tarea del médico general. "Quedarían muy rezagados sin especialidad", dijo Toledo.

Oportunidad de ser efectivos

"Cuando tenés esta posibilidad, que capaz no se vuelva a producir, es un buen momento para ajustar la especialidad de los médicos a las necesidades", dijo el vicepresidente del Sindicato Médico.

En ese sentido, el decano de Medicina explicó que desde hace dos años trabajan en conjunto con el Ministerio de Salud Pública (MSP) y la Escuela de Graduados de la Facultad. Identifican las necesidades de especialidades que se necesitan en el país y en base a eso determinan los cupos de las residencias.

Eso les ha permitido generar cargos extraordinarios en especialidades más demandadas. Un ejemplo de ello fue en 2011 cuando pasó de haber nueve cargos para anestesiólogos a tener 33 ese año.

Las especialidades a las que se les dará prioridad este año serán medicina familiar y comunitaria, anestesiología, urología, neonatología, pediatría y ginecología. A pesar de que todavía no está determinada la cantidad de médicos que podrán ingresar a formarse en esas materias, eso ya está definido.

En el caso de los postgrados –que no son remunerados–, las plazas son suficientes para la demanda y algunos de ellos no tienen límite máximo de estudiantes, explicó Tomasina. Sin embargo una problemática es que los estudiantes no reciben salario, por lo que deben conseguir trabajo mientras se especializan. Cada año ingresan entre 300 y 400 personas por esa modalidad, muchas de ellas porque ya tienen trabajo en una institución de salud, dijo Tomasina.

El decano reconoció que una de las posibilidades para los médicos que no logren ingresar a residencias por falta de cupos, deban esperar al año que viene para hacerlo. Sin embargo aseguró que el egreso de una cantidad tan grande de médicos debe ser observada por "el aspecto positivo".
"Tenemos un número de médicos importante para los desafíos de la medicina de los próximos años. En muchos países el problema es la ausencia o carencia de médicos", dijo Tomasina.

Problema de salario

La mayoría de los médicos que se reciben eligen realizar una residencia remunerada con especialización. Sin embargo, el decano reconoció que "es difícil lograr que un médico se mantenga solo con el sueldo de la residencia". Por esa razón aspiran a que tenga una "mejora sensible" en los salarios. "Ha habido una mejora, pero es insuficiente para lograr la dedicación plena de la tarea" y esa "es una de las dificultades que ha tenido la residencia", dijo.

La normativa vigente que establece el régimen de residencias cambió con respecto a lo que ocurría años atrás y no hay un límite de años para realizarlas. Alguien con más de tres años de recibido puede presentarse al concurso.

La situación excepcional de que dos generaciones egresen el mismo año es la primera vez que se registra y no volverá a repetirse, salvo que vuelva a haber un cambio del plan de estudios que implique una disminución o aumento del número de años de la carrera, como ocurrió en este caso.


Totalidad de la carrera en el interior en 2018

La cantidad de médicos que existen en el país son adecuados para la cantidad de habitantes, coinciden las autoridades de la salud. Sin embargo, uno de los problemas principales del sistema es que los recursos no están distribuidos de forma óptima en el territorio, reconoció el decano de la Facultad de Medicina, Fernando Tomasina.

Lo que ocurre actualmente es que la mitad de los estudiantes de la carrera de Medicina son del interior,y deben ir a la capital porque es en el único lugar donde la pueden cursar en su totalidad. En ese sentido, Tomasina aseguró que trabajan para poder instalar, progresivamente, la carrera completa en Salto y Paysandú para 2017 o 2018.

En la actualidad está disponible para cursar dos tercios de la carrera: primer año, cuarto, quinto, sexto y séptimo. "Es un esfuerzo presupuestal muy importante", reconoció Tomasina, pero consideran que de esa manera es posible lograr que los médicos que estudien en el litoral del país, decidan quedarse a ejercer en la zona.

Lo que ocurre en general es que estudian en Montevideo, luego permanecen como médicos en instituciones públicas o privadas de la zona metropolitana, por lo que la falta de recursos humanos capacitados en el interior es un problema. Otro problema que existe desde hace varios años en Uruguay es la falta de personal de enfermería, pero no es una especialidad dentro de Medicina, sino una carrera que se dicta en una Facultad aparte.

Populares de la sección

Acerca del autor