¿Se viene una "guerra de las multas"?

La pelea por el dinero puede convertirse en un conflicto como el que se vivió con las patentes

A pocos años de haber superado la guerra de las patentes, la unificación de multas en todas las intendencias puede derivar en un conflicto similar si no logran ponerse de acuerdo en cómo aplicarlo.

Los directores de Tránsito de todo el país se reunieron la semana pasada y acordaron una propuesta en que todas las intendencias unifiquen tanto la descripción de las infracciones como sus precios. La discusión se desarrolló durante varios meses y en esa instancia lograron ponerse de acuerdo. Para alcanzar un consenso, la mayoría de las comunas tuvieron que ceder a bajar los montos de algunas multas y a subir otras para poder unificar el criterio.

Sin embargo, al momento de pasar al Congreso de Intendentes, la propuesta dejó en evidencia que no todos están tan de acuerdo. El Intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, manifestó su discrepancia con los precios de las multas por velocidades, con el argumento de que en su comuna lo que se cobra es casi el doble de lo que prevé la propuesta de los directores de Tránsito.

Lea también: Cuanto más rápido se maneje, más cara será la multa de tránsito

Luego de la reunión de los jefes comunales de este jueves, el intendente de San José, José Luis Falero, señaló que en el próximo Congreso se aprobará el acuerdo, aunque cada intendente podrá luego decidir si acoplarse o no. "Las autonomías (de las comunas) yo no las puedo violar", argumentó.

El Congreso de Intendentes ya tiene el precedente de una discusión que parecía no tener fin. Más de diez años atrás, en la década del 2000, los intendentes se disputaban los empadronamientos de autos, porque eso se traducía en más ingresos para sus comunas. El punto clave era que, además, los precios de las patentes variaban según el territorio, por lo que los conductores tenían incentivos en determinadas intendencias -precios más bajos- a la hora de decidir dónde registrar el vehículo. Pasaron años antes de que los jefes comunales lograran ponerse de acuerdo.

Una de las voces más reticentes había sido la del entonces intendente de Colonia, el nacionalista Walter Zimmer. Su departamento tenía precios de patentes hasta cinco veces más bajas que otras intendencias y eso hacía que los conductores eligieron empadronar sus autos allí a pesar de vivir en otros departamentos.

Recién en 2011 el Congreso de Intendentes se puso de acuerdo con implementar una patente única para todo el país y ese mismo año se creó por ley el Sistema Único de Cobro de Ingresos Vehiculares (Sucive).

La guerra de las patentes no solo fue dura en cuanto a la cantidad de tiempo que llevó su discusión. En 2014, Zimmer -que aún era intendente de Colonia- terminó en la cárcel de Piedra de los Indios por abuso de funciones. Lo que derivó en su condena fue que en 2007 los intendentes habían acordado unificar las patentes a partir del año siguiente, pero cuando llegó 2008 el jefe comunal de Colonia inscribió unos 1.000 vehículos con fecha al 31 de diciembre para incentivar la llegada de nuevos autos con precios más bajos.

¿Dónde termina esta discusión?

A diferencia de la guerra de las patentes, donde había intereses de los usuarios por pagar menos según el departamento que eligieran, en este caso el usuario no puede decidir dónde pagar la infracción, ya que sí o sí la abonará en el departamento donde se lo multó.

Sin embargo coincide con la disputa anterior en dos aspectos: el primero es que se pone otra vez en discusión la autonomía de las intendencias para tomar decisiones y el segundo -y de más peso- es la recaudación como forma de ingreso de las intendencias. En este último punto es en donde algunos jefes comunales no quieren ceder. El argumento de Sergio Botana para no adherir al acuerdo es el siguiente: "En Cerro Largo al que se hace el loquito lo matamos con las multas y le sacamos el vehículo hasta que la pague. A los motociclistas les llegamos a poner sanciones de $ 25 mil pesos y, a los autos y camiones, le aplicamos multas de $40 mil pesos o más". Si Botana baja el precio de la infracción, lo que recaude va a ser menos.

Lea también: Botana le puso freno al acuerdo para unificar multas de tránsito

La pelea por el dinero de las patentes llevó años y nada dice que la situación no se repita esta vez, por la plata de las multas.

Además el conflicto puede saltar por otro lado. Si hay intendentes que quedan por fuera del acuerdo quiere decir que, a pesar de que se haya definido una postura común, esos jefes comunales se separarán del resto y harán lo que quieran.

Esa decisión de actuar según su criterio da una señal de debilitamiento del Congreso de Intendentes y el mensaje que queda a la vista es que todos los meses de discusión para acercar posiciones fueron en vano. Si cada uno termina por ampararse en la autonomía de la intendencia en los hechos el Congreso pierde sentido.

Después de tantos años de discusión, los jefes comunales tomaron como bandera de la victoria la conformación del Sucive y cada tanto aprovechan para mostrarla como un ejemplo de lo que quede salir del Congreso de Intendentes. Es el único ejemplo de los últimos años y si la discusión por el precio de las multas se extiende, puede pasar bastante tiempo más antes de que ese ámbito sume un nuevo hito.

Populares de la sección

Acerca del autor