Secretos detrás del abracadabra

El éxito de los trucos de magia se basa en que el 95% de lo que ocurre alrededor de las personas es desechado por sus cerebros, según los neurocientíficos autores del libro Los engaños de la mente

El Mago Enmascarado no es el único que revela los trucos de sus colegas. Los neurocientíficos Susana Martínez-Conde y Stephen Macknik en su libro Los engaños de la mente, explican los procesos cerebrales que hace posible el ilusionismo.

“Lo difícil es no engañar al cerebro”, dice Martínez. El cerebro del ser humano vive en un estado de perpetuo engaño, cuyo proceso de atención y conciencia tiene un “cableado fácil de piratear”. De ello se aprovecha la magia, explica esta investigadora del Instituto Neurológico Barrow de Phoenix, en Estados Unidos, donde dirige el laboratorio de Neurociencia Visual.

Los seres humanos, continúa, no ven el mundo como es, sino como quieren que sea.
Esa es la clave de este libro escrito también por Macknik, su marido y director del laboratorio de Neurofisiología del Comportamiento en el mismo instituto.

Los engaños de la mente profundiza en cómo los trucos de magia revelan el funcionamiento del cerebro y por qué un auditorio se puede quedar embobado delante de un ilusionista. Según sus autores, también pretende explicar, con un lenguaje ameno y fácil, por qué el ser humano es tan vulnerable a los engaños de la mente.

“Queremos mostrar al lector que el engaño es inherente al ser humano, que nos engañamos los unos a los otros constantemente”, indica Martínez-Conde.
Entender cómo los magos logran “hackear” los cerebros ayudará, además, a comprender mejor cómo funcionan los trucos cognitivos en las estrategias publicitarias o en las negociaciones empresariales.

Según Susana Martínez, como “científicos estudiamos las ilusiones para, precisamente, entender el cerebro”.

Nada por aquí, nada por allá

La clave del éxito de los magos está en que manipulan la atención del espectador y lo hacen, por ejemplo, a través del humor.

“Creemos que somos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor, pero por lo general desechamos el 95% de lo que ocurre”, y “los magos recurren a estos procesos cerebrales y errores de percepción para jugar con nosotros en una especie de jiu-jitsu mental”, señala la autora. La estrategia de los magos, según Martínez, es la de  “divide y vencerás”.

Para esta investigadora, quien, al igual que Macknik, pertenece a algunas de las sociedades de magia más importantes del mundo, los ilusionistas lo que hacen es mostrar el cerebro tal cual es.

Neuromagia

El objetivo de juntar neurociencia y magia, recalca esta “neuromaga”, es incrementar el conocimiento sobre los circuitos del cerebro que procesan la cognición y el funcionamiento del mismo.

Según Martínez, ambas “tienen mucho en común, no solo porque tienen la capacidad de potenciarse una a la otra, sino por su gran aplicación para nuestra vida cotidiana”.
El libro, todavía no disponible en el mercado uruguayo, va explicando algunos secretos del funcionamiento del cerebro, pero también de la magia: cómo se doblan las cucharas, cómo se sacan conejos de las galeras o cómo se “corta” personas por la mitad.

Cada vez que los autores pasan a explicar un truco de magia aparece la frase: “¡Advertencia! ¡A continuación se describen algunos trucos de magia y sus mecanismos cerebrales!”. La intención es evitar que un lector que no quiera conocer el truco, lo haga.

Martínez niega que esto pueda molestar a los magos y añade que precisamente ponen esta advertencia para cumplir el dictado de las sociedades mágicas.

En este sentido, la autora recuerda unas palabras del presidente del Círculo Mágico de Reino Unido, Jack Delvin: “La puerta de la magia está cerrada, pero no con llave”. (EFE).


Comentarios