Sectores del FA agitados por choques y disputas internas

Los grupos atraviesan problemas a medio camino de la elección
Mientras los dirigentes del Frente Amplio hablan cada vez más de candidaturas y se encuentran a medio camino entre la pasada elección y la venidera, los distintos sectores de la coalición de izquierda atraviesan turbulencias internas que los dividen e incluso, en ocasiones, fuerzan nuevos reagrupamientos.

Al tiempo que la Lista 711 del vicepresidente Raúl Sendic enfrenta desmembramientos, el Partido Comunista de Uruguay (PCU) tuvo meses movidos en la previa a su Congreso realizado a comienzos de junio.

Además el Movimiento de Participación Popular (MPP), que debatirá lineamientos políticos el próximo fin de semana en un Congreso, definirá su dirección en un mes y medio y cada dirigente busca mientras tanto incrementar su peso interno.

Los astoristas no escapan al entrevero. Asamblea Uruguay del ministro de Economía, Danilo Astori, también enfrentó alejamiento de dirigentes.

Y el Frente Líber Seregni (FLS), bloque encabezado por Asamblea Uruguay, el Nuevo Espacio, y la Alianza Progresista, tiene cada vez menos reuniones de coordinación, dijeron a El Observador fuentes de esos sectores.

Por su parte, en el Partido Socialista ven como, por un lado, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, apuntala su imagen desde la comuna y, por otro la secretaria general del partido, Mónica Xavier, puja por imponer su representatividad.

Las internas

El director nacional de Trabajo, Juan Castillo, fue electo este domingo como nuevo secretario general del Partido Comunista (PCU),según lo confirmó el PCU en su página web.

Durante los debates previos a las reuniones definitorias emergieron en la interna comunista distintos liderazgos como el del ortodoxo Daniel Marsiglia, el del líder del sindicato de la construcción (Sunca), Oscar Andrade y el del secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala.

La Lista 711 liderada por el vicepresidente de la República y expresidente de ANCAP, Sendic, quedó dividida en las últimas semanas luego de que el senador, Marcos Otheguy, el diputado José Querejeta y la legisladora Stella Viel, resolvieran irse del grupo.

El sector de Sendic ya había padecido la salida de la subsecretaria de Salud, Cristina Lustemberg, del asesor del Ministerio del Interior, Gustavo Leal, del exsubsecretario de Salud, Leonel Briozzo, y del exdirector de la Junta Nacional de Drogas, Julio Calzada, entre otros.

En el núcleo más cercano a Sendic se mantienen el senador Leonardo De León y los diputados Felipe Carballo, Pablo González y Saúl Aristimuño.

En Asamblea Uruguay, el inspector nacional de Trabajo, Gerardo Rey, dejó el sector en medio de reclamos de renovación y el exjefe de gabinete del Ministerio de Transporte, Andrés Copelmayer, hizo lo mismo luego de cuestionar el estilo de conducción de Astori.

En tanto, en el MPP pugnan dos corrientes generacionales, dijeron a El Observador fuentes del grupo liderado por el expresidente José Mujica.


Aunque el liderazgo de Mujica está intacto, por un lado se mueven los dirigentes de la vieja guardia como Lucía Topolansky, Ernesto Agazzi y Eduardo Bonomi, y por el otro lo hacen los más jóvenes como los diputados Alejandro Sánchez, Daniel Caggiani y Sebastián Sabini.

La nueva dirección del MPP, que será elegida en menos de dos meses, deberá encauzar el debate en el mujiquismo para presentar propuestas programáticas al Frente Amplio en 2018.

En el Partido Socialista (PS) parece haber bajado la tensión entre las dos alas tradicionales: los renovadores liderados por Xavier y los ortodoxos encabezados por el diputado Gonzalo Civila.

Fuentes del sector dijeron que para que eso sucediera fue fundamental la creación del grupo de coordinación sobre definiciones económicas integrados por la mano derecha de Xavier, Santiago Soto, el economista Fernando Isabella, y el exministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, un referente de los ortodoxos que impulsa mayor presión tributaria.

Sin embargo, los movimientos del socialista renovador e intendente de Montevideo, Daniel Martínez, generan tensión entre los moderados del PS.

El jerarca busca construir su figura con un equipo propio en el Palacio Municipal y empieza a ser visto cada vez más como eventual precandidato a la Presidencia de la República para 2019.

Por otro lado, un grupo que llegó a tener un senador entre 2010 y 2015, como la Corriente de Acción y Pensamiento-Libertad (CAP-L), está al borde de desaparecer tras la muerte de su líder, el exministro de Defensa Eleuterio Fernández Huidobro.

Según informó La Diaria en su edición del martes 17 de mayo, el sector quedó acéfalo y los
dirigentes que todavía no emigraron hacia otros grupos están desorientados.

Uno de los referentes del sector, Víctor Braccini, dijo que luego de la muerte de Fernández Huidobro, ocurrido el 5 de agosto de 2016, el grupo solo se reunió una vez.

Populares de la sección