Según gobierno, protocolo con China no incidió en precio de soja

Ministro Aguerre dijo que operadores desvincularon ambos temas
Como si hubiera terminado el tercer tiempo, la mayor parte de los integrantes de la cadena sojera se retiraron ayer de la Sala Schwedt del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP). "Ahora sube la soja", bromeó un operador de mercado al retirarse de una cumbre convocada por el titular del MGAP, Tabaré Aguerre.

Operadores del mercado de la soja –acopiadores y exportadores que compran la oleaginosa– "reconocieron que no hay relación directa entre la firma del protocolo fitosanitario para la exportación con China y una caída en el precio", dijo Aguerre a cinco periodistas con los que conversó al término de la reunión, incluido El Observador.

El otro tema en entredicho era el Artículo 8 del protocolo, que permite a las autoridades chinas detener embarques de soja uruguaya en sus puertos si aparece alguna de las ocho malezas cuarentenarias que los chinos no admiten. A continuación, los chinos pueden pedir un tratamiento, si se puede hacer, a costa del exportador o, de lo contrario, devolver o destruir el embarque.

Aguerre dijo que ese punto quedó aclarado al explicar que antes del protocolo firmado con China en octubre pasado regía el Decreto 177/16, que era más desventajoso para Uruguay pues permitía a las autoridades sanitarias del gigante asiático eliminar el embarque "de forma unilateral".

Aguerre despejó la supuesta desventaja de Uruguay ante Argentina y Brasil, que no firmaron un protocolo similar, al explicar a los integrantes de la cadena sojera y de las principales gremiales ruralistas que ambos países vecinos se rigen por el Decreto 177/16.

El ministro explicó que a partir de ahora, cuando suceda un inconveniente con algún embarque con plagas cuarentenarias, el Artículo 10 del protocolo establece que "habrá un diálogo mediante el intercambio de técnicos" de ambos países, en lugar de "una recibir una sanción unilateral" de China.

Aguerre remarcó que "lo más destacable de la reunión fue el espíritu que predominó. Es una apuesta al diálogo y a superar todos juntos –el sector público y el privado– los problemas que puedan presentarse".

Uruguay "sabía perfectamente lo que firmaba" en el protocolo, enfatizó Aguerre, y agregó que "no hay ninguna norma autoimpuesta". Había problemas de inocuidad –como los granos colorados en los embarques– o el sorgo de Alepo, que fueron rechazados por los chinos, que el ministro cuantificó en "seis o siete barcos en 10 años".

"Es casi imposible que no aparezca (la maleza) sorgo de Alepo en la soja, pero debemos trabajar para mitigar el problema", reitero el ministro, quien subrayó: "Tenemos que posicionar a Uruguay como un productor diferenciado, responsable y creíble, basado en la articulación público privada".

Al retirarse de la reunión, la mayoría de los participantes comentó que se superaron las incertidumbre que generó el protocolo.


Uruguay cumplirá

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre, aseguró ayer al término de una reunión con los integrantes de la cadena sojera que Uruguay "está en condiciones de cumplir las exportaciones de soja a China". De esa forma despejó las dudas sobre las exigencias de calidad del grano incluidas en el protocolo fitosanitario firmado entre ambos países en octubre del año pasado en Pekín. "No hay ningún riesgo", remarcó Aguerre. Como se sabe, China es el primer destino de la soja uruguaya. En 2016, el gigante asiático compró el 84% del total exportado. Y quiere que la soja sea de calidad.

Populares de la sección

Acerca del autor