Segundo ataque a balazos contra Rampla en dos semanas

Quien atentó contra la sede estaba requerido por disparos en partido con Cerro
Los balazos que en la mañana de este martes recibió la sede de Rampla Juniors, ubicada en el Cerro, fueron el segundo ataque en menos de dos semanas al club. El miércoles 17 de mayo había sido baleado, –durante un partido de la Tercera división contra Cerro–, Miguel Servetti, seguridad de Rampla. El hecho ocurrió luego de que un grupo de personas llegaran en moto y comenzaran a insultar al director técnico de la Primera división, Luis "Ronco" López.

Por ese caso estaba requerido un hombre que fue detenido este martes a raíz de los balazos a la sede. Declaró ante la jueza Blanca Rieiro por los balazos a Servetti y la magistrada solicitó una pericia para comparar la bala recibida por el seguridad del club y los tiros en la sede, informaron fuentes del caso a El Observador.

Este miércoles el hombre deberá declarar ante el juez Néstor Valetti por los tiros al club. La indagatoria del ataque a la sede de Rampla Juniors la lleva adelante Valetti por encontrarse de turno y fue por ese motivo que la jueza Rieiro le derivó al acusado. A su vez, está citado como testigo el presidente del Club, Juan Castillo.

Piden suspender campeonato

El martes por la tarde, un poco antes de que la directiva de Rampla se reuniera de urgencia por esos casos, Castillo indicó a El Observador que su propuesta ante el resto de la directiva será la de abandonar el campeonato intermedio que se está disputando por "falta de garantías". "Que hayan garantías para seguir jugando al fútbol o tomamos la decisión de no presentarnos. Actualmente no tenemos garantías para proteger a los hinchas y a los jugadores. Es demasiada cosa. Merecemos tener una respuesta porque nosotros trabajamos para competir", señaló.

Luego del ataque a la sede, testigos avisaron a la Policía del hecho. Los efectivos iniciaron una persecución y lograron detener a un vehículo, manejado por un hombre que llevaba un arma, según indicó el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

Bonomi sostuvo que, durante los incidentes en el partido con Cerro, ese hombre había sido reconocido como "el que disparó" pero en una segunda declaración, quienes lo habían señalado se retractaron. De hecho, durante la indagatoria por el ataque en el que Servetti fue herido, la jueza Rieiro se molestó por el silencio de algunas personas que habían sido citadas como testigos. Tampoco hubo una denuncia presentada (ver despiece) y la continuidad del caso estaba atada a lo que determinara un médico forense sobre la gravedad de la herida de bala.

Finalmente, la pericia judicial determinó que Servetti sufrió una fractura de pelvis, lo que implica "lesiones graves" con "más de 20 días de inhabilitación", según había manifestado en esa oportunidad el abogado de Rampla, Ignacio Durán. Como el forense constató una lesión grave, el caso se debió seguir de oficio.
"Dentro de lo malo, lo bueno es que el caso sigue en el juzgado", sostuvo el abogado consultado por El Observador una vez que estuvieron los resultados de esa pericia. Cuando se inició la indagatoria, Servetti expuso ante la jueza penal Blanca Rieiro "sus motivos" por los que no estableció la denuncia. Con el arma de los tiros a la sede ya incautada, ahora el caso depende de una nueva pericia.

Vázquez: "No denunciar es un código mafioso"

El subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, consideró que "no denunciar o no identificar a posibles involucrados "es un código mafioso" y que, de alguna, las personas que lo aplican "se están aliando" con los violentos. A Vázquez le preguntaron por la posición del técnico de Rampla, Luis "Ronco" López, quien luego de que atentaran contra él y dos balas impactaran en un ayudante de la seguridad del club, dijo que no presentaría denuncia. El subsecretario Vázquez dijo que escuchó hablar de que era un problema de códigos no hacer la denuncia o no identificar a sospechosos, cosa que "habitualmente hacen los mafiosos".

Aclaró que no estaba diciendo que López es un mafioso. Pero reflexionó que no identificar personas llevadas ante la Justicia, es un mal camino. "De alguna manera nos estamos aliando con aquellas personas que generan actos de violencia y que ponen en riesgo la vida de los ciudadanos que van a las canchas", afirmó. El jerarca reconoció que existe el factor "miedo" en los dirigentes y por eso se impulsó también el sistema de cámaras de identificación facial.

Populares de la sección