Seguridad: envían proyectos de ley pero blancos siguen disconformes

Parlamento dará tratamiento urgente a iniciativas surgidas del acuerdo
El gobierno y la oposición política acordaron el envío de tres proyectos de ley sobre seguridad pública para su tratamiento urgente en el Parlamento. En 24 horas está previsto que ingrese al Poder Legislativo el nuevo código del Proceso Penal que comenzará a regir a partir del 1º de febrero de 2017 en todo el territorio nacional y cuya implementación finalizará en el segundo semestre del próximo año.

También se acordó la abreviación del proceso penal y la limitación de libertades anticipadas para "reincidentes, reiterantes y habituales". Es decir, la limitación de la libertad anticipada para aquellos que mantienen una conducta criminal en el tiempo en delitos graves como homicidio, narcotráfico, lesiones graves, rapiña, rapiña con privación de libertad, secuestro, hurto especialmente agravado y violación.

Esta vez no fue el presidente, Tabaré Vázquez, el encargado de dar las buenas nuevas, tal como había ocurrido en instancias anteriores, sino que fue el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, y los partidos políticos quienes transmitieron los logros de la reunión.

Roballo celebró los acuerdos alcanzados en tanto que el código penal vigente tiene varias décadas y los intentos pasados por cambiarlo habían sido infructuosos. "Es un paso muy importante por el impacto que tendrá en las conductas delictivas", valoró.

El Partido Nacional, el Partido Colorado y Edgardo Novick también elogiaron el hecho de que la mesa de trabajo ya tenga resultados específicos; sin embargo también pidieron ingresar en la discusión de sus proyectos.

"Saber la posición de un presidente de la República que tiene mayoría legislativa es un insumo político de magnitud para nosotros, para saber si hay caminos que podemos recorrer o no", dijo Javier García

En este sentido, el representante del Partido Nacional en la reunión, el senador Javier García, dijo que "es necesario entrar en el área chica" y "meterse con los temas que hacen a las modificaciones reales y necesarias para mejorar la inseguridad pública".

El Partido Nacional, al igual que los otros partidos de oposición, entregó un documento con sus propuestas al Ejecutivo. García dijo que se requiere más celeridad y, en este sentido, los nacionalistas esperaban en la reunión de ayer escuchar de primera mano la posición del gobierno en temas como el combate al narcotráfico, las modificaciones al código de la minoridad y el aumento de las penas para delitos graves. "No se puede perder más tiempo. No se puede seguir bordeando el área grande. Este diálogo no es un fin en sí mismo, es un instrumento. No puede dilatarse más", puntualizó García.

Pero los blancos no obtuvieron una respuesta del Ejecutivo, que argumentó que primero debe darse un debate para después poder opinar. "Saber la posición de un presidente de la República que tiene mayoría legislativa es un insumo político de magnitud para nosotros, para saber si hay caminos que podemos recorrer o no", dijo García. Para el Partido Nacional el hecho de que el Ejecutivo no adelante una opinión y que la "posición que tome el Frente Amplio sea la que decida el propio Frente Amplio", es un "dato político nuevo" que debe ser analizado de cara a las futuras reuniones. "Partimos del supuesto que la convocatoria es del Presidente de la República y entonces los acuerdos son con el presidente. Esa es la diferencia con los diálogos que se dan en el Parlamento", insistió el senador.

El diputado colorado, Germán Cardoso, dijo que su colectividad política llegaba a estos encuentros "con la mano extendida" pero indicó que ahora es tiempo de que se traten los proyectos presentados por la oposición. Para los colorados tiene prioridad la creación de un instituto descentralizado para el control de las cárceles por fuera de la órbita del Ministerio del Interior y el pasaje de la custodia de frontera seca y sedes diplomáticas al Ministerio de Defensa para liberar fuerzas policiales.

En tanto, Roballo contestó –apelando a las palabras del presidente– que "no quedará ningún tema por tocar". En este sentido, subrayó que el Poder Ejecutivo incorpora las inquietudes y planteos de todos los partidos para la construcción de la agenda. Más aún, argumentó que sería contraproducente que el gobierno emitiera una opinión sin discusión, en tanto que se perdería "la riqueza del intercambio y la riqueza del consenso".

El prosecretario de la Presidencia destacó que los acuerdos alcanzados ayer surgieron precisamente luego de un proceso de diálogo, intercambio de posiciones y negociación. "Si respondiéramos por escrito, la discusión se acaba allí", concluyó.

El próximo jueves se volverá a reunir la comisión técnica para seguir avanzando en otros temas.

Populares de la sección