Seis cosas de la mente humana que quizá no sepa

Un estudio de psicólogos muestra hechos desconocidos

La mente es compleja, y hay un montón de cosas que quizá las personas no conocen de su propia mente y, ni hablar, de la de los demás. El ser humano tiene un conocimiento bastante bueno de cómo se siente, pero el trabajo de un psicólogo es saber por qué el ser humano siente.

A pesar de que muchos de los mecanismos internos de la mente humana siguen siendo un misterio, mucho se ha revelado por medio del estudio de la psicología.

Los usuarios del sitio web de preguntas y respuestas Quora han puesto de manifiesto algunas de las cosas que quizás sean ignoradas acerca de la mente humana, y fueron recogidas por la web del periódico inglés The Independent.

1. El estado de ánimo influye en las decisiones más de lo que las personas piensan

La mayoría de la gente piensa, erróneamente que los seres humanos son, principalmente, seres racionales. Las emociones influyen en cada pensamiento y la experiencia que se tiene, y la mayoría de las personas son conscientes de estas influencias, en lugar de creer que están actuando racionalmente.

2. Las personas dan preferencia a la información que confirma sus prejuicios

Se necesita una cantidad significativa de trabajo cognitivo extra para actualizar y reformar los conceptos a través de los cuales se percibe el mundo. Sin trabajo extra, la gente acepta naturalmente información que confirma sus creencias y rechazan la información que no lo hace.

3. No siempre se puede predecir lo que lo va a hacer feliz

Dicho de otra manera , los psicólogos saben que la mayoría de la gente es muy mala en ser capaz de predecir cómo responderán a los eventos positivos o negativos en el futuro.

Las personas predicen que van a ser más felices sobre conseguir un aumento de sueldo o un ascenso, la búsqueda de un socio o la compra de su coche ideal o casa, de lo que realmente terminan siendo cuando se produce el evento.

Esto puede llevar a sentimientos de desilusión o decepción cuando la realidad no coincide con el nivel previsto de la felicidad.

Alternativamente, la gente predice que va a ser más devastada por la pérdida de su puesto de trabajo o un ser querido o soportar una catástrofe natural, de lo que realmente son cuando se produce ese evento negativo. Mucha gente se sorprende que cuando les pasa algo malo, no resulta tan malo como realmente se lo imaginaban.

4. La memoria puede estar equivocada

No hay relación alguna entre la confianza de una persona en su memoria de un evento y su precisión al recordar algo.

A los participantes del estudio se les preguntó, "¿Qué tan rápido iba el coche cuando se corrió la señal de Pare?", y tenían más probabilidades de haber visto una señal de "alto", por ejemplo.

Estas demostraciones sencillas y cientos de otros estudios han demostrado repetidamente que la memoria puede ser fiable en el mejor de los casos o inexacta en el peor. La gente a menudo se sorprende porque si la memoria no es tan inexacta , entonces hay implicaciones significativas para nuestras propias identidades.

5. Es natural tratar de categorizar todo

La mayoría de la gente piensa en términos de "a qué categoría pertenezco". Esta es la razón por la que la gente piensa en términos de blanco y negro, o el por qué de los estereotipos negativos.

A menudo es muy difícil para la mente mantener algo que no encaja perfectamente en las categorías que hemos creado.

6. La gente a menudo crea lo que están tratando de evitar

Las personas obsesivas a menudo ponen papel sobre los asientos de inodoros públicos y lo dejan caer en el suelo cuando terminan, ya que no se atreven a tocarlo. Ellos no tocan la cisterna porque se niegan a hacerlo.

Así que al entrar a un baño público en el que está el papel higiénico por todo el suelo y un retrete lleno de excremento la culpa tiende a ser de los "vándalos adolescentes" pero en realidad fueron los maniáticos del orden que hicieron que lío.

Otro ejemplo son las personas que tienen miedo de ser tratadas injustamente, pero estas personas tratan involuntariamente a otros de forma injusta, en su intento de asegurar que nadie se aproveche de ellos.