Seis cualidades de los deportistas olímpicos que lo harán un mejor profesional

Los principales rasgos de los atletas que competirán en los Juegos Olímpicos de Río le ayudarán a destacar en el ámbito laboral
A cuatro días del comienzo de los Juegos Olímpicos de Río, se pueden visualizar cuáles son las cualidades de los atletas olímpicos que pueden ser replicadas en el mundo corporativo y que le ayudarán a destacar en el ámbito laboral.

Competitividad

Sin duda, una de las cualidades de los deportistas olímpicos, es saber competir de forma leal y sana, para superar sus límites y enfrentarse a los mejores de su categoría. Esta rivalidad se experimenta a fondo en disciplinas como la natación, ciclismo y atletismo, en las que los contrincantes compiten hombro a hombro.

En el mercado laboral, esta cualidad encaminada a la productividad puede ser beneficiosa para los profesionales. En esa línea, se recomienda establecer relaciones de competencia con sus colegas para innovar en habilidades, aprender de ellos y fortalecer tus debilidades.

Tolerancia a la frustración

Los deportistas de las olimpiadas desarrollan la capacidad de equivocarse y seguir adelante sin importar lo frustrante que puedan llegar a ser sus errores. Por ejemplo, los gimnastas repiten innumerables veces una rutina sin rendirse hasta alcanzar la perfección.

En su compañía, puede enfrentar al mismo tiempo procesos o distintas situaciones frustrantes con las cuales deberá aprender a lidiar, evitando que se conviertan en obstáculos para su desarrollo profesional. El mérito está en levantarse después de cada caída.

Concentración y control en momentos de presión

Los mejores atletas del mundo son aquellos que aciertan en los momentos determinantes sin importar lo apremiantes que sean las situaciones. Los tiradores con arco son el perfecto reflejo de esta cualidad, ya que ellos tienen una sola oportunidad de colocar la fecha en el lugar indicado, y la diferencia entre ganar o perder es cuestión de milímetros.

En su trabajo, sin duda, se encontrará con momentos decisivos en los que tiene una sola oportunidad de acertar, desarrollar técnicas para mantener el control en situaciones de estrés y destacar entre los demás. Los pequeños detalles y diferenciadores son los que le harán sobresalir del resto de los colaboradores.

Pasión y dedicación

Para los atletas olímpicos, la diferencia entre ganar o no una medalla está principalmente en el entusiasmo diario, sin importar lo rutinario que sean los entrenamientos. Un claro ejemplo son los clavadistas, competidores que salen de la piscina una y otra vez para mejorar sus movimientos en cada salto.

En su empleo puede implementar esta cualidad por esforzarse al máximo todos los días, las promociones o la adquisición de nuevas responsabilidades no se obtienen de la noche a la mañana, sino con el trabajo diario y los resultados concretos.

Trabajo en equipo

En los deportes de equipo, los integrantes suman sus esfuerzos para obtener una mejor puntuación, teniendo en claro el rol de cada persona. Las disciplinas que reflejan esta cualidad de forma más clara son nado sincronizado, voleibol, basquetbol y fútbol. En estas contiendas tienen una mayor posibilidad de ganar los que demuestren una gran coordinación, preparación y estrategia.

En su compañía, y en caso de que coordine un equipo, puede aprender de estos deportes para sacar el mayor provecho de los integrantes de su equipo y obtener los resultados establecidos.

La comunicación efectiva es esencial para un buen funcionamiento en cualquier conjunto de profesionales. No hay que olvidar aprovechar al máximo las cualidades y experiencia de cada colaborador para construir un equipo de alto desempeño.

Paciencia para encontrar el momento adecuado

Deportes como la maratón o el triatlón se caracterizan por ser competencias de larga duración, en las cuales muchas veces el ganador es aquel que mantiene el ritmo y acelera en el momento correcto, mostrando paciencia e inteligencia.

En el mundo corporativo, puede aplicar esta cualidad para buscar momentos de crecimiento profesional. Mantener la constancia de sus labores y buscar oportunidades de negocio que signifiquen un éxito a nivel personal, como solicitar un aumento o aplicar a aquella posición que tanto desea.



Fuente: Gestión - Ripe

Populares de la sección