Senadores se enfrentaron por Nicaragua

Oficialismo rechazó declaración que cuestiona proceso electoral donde hay candidatos proscriptos

Con una mirada retrospectiva a lo ocurrido en Uruguay a la salida de la dictadura (1973-1985) cuando hubo candidatos proscriptos y entonces se agradecían los mensajes que llegaban del exterior en reclamo por los presos políticos, el Senado debatió ayer sobre la conveniencia de emitir una declaración por la situación que se vive en Nicaragua.

En ese país habrá elecciones el domingo con dirigentes opositores detenidos, sin observadores internacionales y con restricciones a la libertad de prensa.

El senador Pablo Mieres (Partido Independiente) propuso votar un texto donde se cuestionaba "la falta de garantías democráticas" de las elecciones presidenciales de Nicaragua. En la declaración, en la que se menciona que hay candidatos proscriptos, también se propuso rechazar los comicios en esas condiciones y se reclamó "la reinstalación del Estado de Derecho".

El texto fue rechazado por el Frente Amplio, que pidió analizarlo con más tiempo y conocer la opinión del Poder Ejecutivo.

En Nicaragua el presidente Daniel Ortega –el otrora guerrillero que años atrás también había sido acusado de abusos sexuales y de tener relaciones con su hijastra Zoilamérica Narváez Murillo– buscará su reelección para un tercer período consecutivo.

Las encuestas le dan un apoyo del 66% para la fórmula que conformó con su esposa, la poetisa Rosario Murillo, otro aspecto que es criticado desde la oposición al entender que Ortega, de 71 años, prepara la sucesión en familia.

El gobierno de Ortega rechazó para estos comicios la presencia de observadores internacionales de la OEA, el Centro Carter y la Unión Europea. La Mesa Ejecutiva del Partido Independiente afirmó ayer que "en elecciones previas, tanto municipales como presidenciales, los observadores nacionales denunciaron fraude y la misión de observadores de la Unión Europea denunció "opacidad y falta de transparencia".

Posiciones

Antes de votarse la declaración, en el Senado se originó un debate sobre la actitud del Parlamento de actuar en base a consideraciones ideológicas.

Mieres pidió que la declaración del Senado se vote teniendo en cuenta que las elecciones en Nicaragua son en cuatro días.

Dijo que en el proceso previo a los comicios hubo "hechos graves" , donde incluso la Corte Suprema "anuló" la candidatura del principal candidato opositor. Otros dirigentes y partidos también están proscriptos.

Desde el Frente Amplio, Ruben Martínez Huelmo propuso pasar el tema a la Comisión de Asuntos internacionales "no para darle un entierro de lujo", sino para recibir información de lo que sucede en Nicaragua a través de la cancillería.

José Amorín Batlle (Partido Colorado) alertó que antes estuvieron los Somoza en ese país (que comandaron una dictadura) y ahora "se instala algo muy parecido con los Ortega".

Enrique Pintado (Frente Liber Seregni) dijo que también le preocupa lo que ocurre en Venezuela y en Brasil y recordó que "un pronunciamiento tiene consecuencias entre los Estados". El senador Marcos Otheguy (Lista 711) pidió "ser rigurosos" en el debate político, comentario que incomodó a la bancada del Partido Nacional.

A la senadora Constanza Moreira (Frente Amplio) no le gusta "nada" la situación de Nicaragua y tampoco le gusta la declaración propuesta, como otras que se intentaron hacer contra Venezuela, dijo.

"Al Senado le faltó entereza para denunciar la flagrante violación de lo que se vivió en Brasil" y antes en Paraguay, dijo la senadora de Casa Grande.

El senador Luis Lacalle Pou (Todos) pidió "terminar con la perorata" y reclamó que no se hable de "atropello", porque lo que ocurrió en Brasil y en Paraguay – donde se sacó con juicios políticos a los presidentes Dilma Rousseff y Fernando Lugo–fue mediante la aplicación de mecanismos constitucionales.

José Mujica (MPP) intervino dos veces para explicar por qué se oponía a la declaración sobre Nicaragua.

"Esto de meterse a opinar en las circunstancias políticas en patrias chicas me produce escozor", afirmó el expresidente Mujica.

"Leí un informe de la OEA sobre Nicaragua y está lleno de dudas y a mi se me multiplicaron las dudas. No quisiera que el Parlamento ni el gobierno de mi país se pongan a opinar de Nicaragua. Es como herir la autodeterminación", afirmó.

También dijo que "como bancada de gobierno es obvio que no se tiene necesariamente las mismas condiciones que cuando se está en la oposición"

Finalmente la declaración fue rechazada. Tuvo 13 votos a favor y 16 en contra. Mieres lo lamentó y recordó que en sala estaban presentes senadores que estuvieron presos en dictadura.

Cada vez que venía una delegación extranjera, un legislador o un parlamento sacaba una declaración de solidaridad y "seguramente a ninguo se le ocurría levantar la bandera del principio de no intervención y agradecían esos gestos", afirmó.



Populares de la sección

Acerca del autor