Sendic en la picota

La oposición logró golpear la figura de Sendic, un presidenciable del Frente Amplio; para el vicepresidente los golpes también son de su partido para bajarlo de la carrera
La situación financiera de ANCAP colocó a Raúl Sendic en el centro de la polémica y su futuro político se nubló al ponerse en duda su capacidad de buen gestor.

La oposición –y el Partido Nacional en particular– lograron dañar la imagen del expresidente de la petrolera en cuya administración se hicieron las mayores inversiones pero también quedó un déficit difícil de remontar.

En el Frente hay sectores como Compromiso Frenteamplista que lidera Sendic; el MPP de José Mujica, y parte de la Lista 1001, que respaldan lo hecho porque en su visión las empresas públicas, más allá de los balances, son motores de desarrollo y empleo.

En lo político, antes de aprobarse la comisión investigadora de ANCAP –la primera que el Frente Amplio aceptó siendo gobierno– en la izquierda advertían la intención electoral de los blancos de devaluar a dos candidatos de proyección como Daniel Martínez –actual intendente de Montevideo– y Raúl Sendic, actual vicepresidente de la República. Así lo advirtió la senadora Lucía Topolansky (MPP).

Cuánto impactará en Sendic las denuncias sobre ANCAP es algo que no se puede calibrar con certeza, pero hay coincidencia en que no saldrá indemne.

Por otro lado, tampoco se sabe cuánto lo beneficiará si bajo este gobierno de Tabaré Vázquez se encuentra petróleo por búsquedas que fueron fomentadas por ANCAP y para lo cual se invirtió.

El analista Ignacio Zuasnabar, director de opinión pública la consultora Equipos, dijo ayer a El Observador que como técnico apegado a las mediciones, prefiere esperar a que haya encuestas antes de adelantar si habrá un impacto en la carrera de Sendic.

Recién se está al comienzo de un gobierno y faltan cuatro años para las elecciones que serán en 2019. El Observador le preguntó si los uruguayos son de olvidar lo sucedido y deciden su voto a último momento.

Zuasnabar explicó que los acontecimientos de la vida política "cuanto más cerca están de una elección más pesan", pero también "hay un proceso de acumulación" de hechos que la población va registrando y "el votante va construyendo su idea a mediano y largo plazo".

"Es falso que el voto se define a última hora", dijo Zuaznabar, quien recordó que "el 70% de la población llega al año electoral con el voto decidido".

Gabriel Delacoste, analista político y docente de la Universidad de República y últimamente allegado a Casa Grande, el grupo de la senadora Constanza Moreira, comentó ayer a El Observador que hay dos cosas innegables. Una es que Sendic es un presidenciable y la otra es que todo lo que pasó en ANCAP lo afectará negativamente.

Sendic comentó ayer al semanario Búsqueda que desde la oposición y el Frente Amplio lo "quieren hundir políticamente". "No somos ingenuos. Lo que se ha hecho de criticarme y salir a pegarme tanto desde la oposición como dentro de la fuerza política fue apuntando a la parte política. Sería ingenuo pensar que no es así; me han pegado para bajarme políticamente, con ese objetivo en mente. Y esto es así tanto desde fuera como dentro del Frente", dijo Sendic quien por eso se siente "dolido".

Delacoste, opinó que en el lugar que está ahora Sendic, "expuesto desde hace tanto tiempo, fue usado políticamente por otros actores" como Esteban Valenti, militante del astorismo, "para empeorar la situación en la interna del Frente Amplio".

"Lo que hace Valenti es sin ingenuidad", afirmó Delacoste.

En referencia a Sendic, Valenti escribió ayer en su cuenta de Twitter que para ser candidato en serio "a algo importante" y no "digitado por otros", hay que al menos "ser inteligente, capaz y con visión nacional". También opinó en los medios que no votaría por Sendic para la Presidencia.

En la comisión investigadora de ANCAP, el ministro de Economía, Danilo Astori, cargó la responsabilidad de la situación financiera de la petrolera en las decisiones tomadas por el Directorio de ANCAP, que entonces era presidido por Sendic.

En contraposición, desde la 711 se insiste que costos no reconocidos por Economía –es decir por Astori– en las tarifas de los combustibles derivaron en los números rojos que hoy presenta la empresa.

investigadora ANCAP

Durante los cuatro meses que duró la investigadora la oposición tomó el protagonismo con denuncias que impactaron.

ANCAP perdió US$ 602 millones en cuatro años y habrá que sumarle las pérdidas del 2015 que todavía no se cuantificaron.

El Partido Independiente a través del senador Pablo Mieres –para quien en ANCAP hubo irregularidades– criticó que con dinero de la empresa se haya contratado una lancha para llevar a votar en las elecciones nacionales a funcionarios de la empresa que estaban operando la boya de José Ignacio.

Además, igual que el senador colorado Pedro Bordaberry, puso en duda los costos a los que se importó petróleo y la no legalización de las compras que sortearon controles de Aduana.

El Partido Nacional fue a la carga con el déficit y su origen, punto que políticamente generó una división en el Frente Amplio. Pero también –además de las pérdidas–, intentó mostrar que la gestión no fue buena.

Denunció el pago de publicidad a una radio de Quebracho que no estaba al aire –recientemente el directorio de ANCAP lo negó y afirmó que esa emisora estaba emitiendo–; gastos en un stand de US$ 100 mil en Rusia; o el costo de US$ 370 mil que salió la fiesta inauguración de la planta desulfurizadora de La Teja.

También hubo denuncias por la construcción de un remolcador que durante años estuvo parado y los negocios del portland y cal, que dan pérdidas. Los blancos y el Partido Independiente definirán en febrero si irán a la Justicia.

El Partido Colorado elabora su informe y Bordaberry aún no adelantó qué camino tomará.


Populares de la sección

Acerca del autor