Ser ganadero uruguayo en Texas

Los novillos valen el doble y el maíz es más barato: algunas de las diferencias que llevaron a Conexión Ganadera a invertir en un rancho
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Mientras para muchos entrar con carne a EEUU se convirtió en una tarea de logística que en este año trajo algunos sobresaltos, para otros empresarios uruguayos lo mejor fue venderla allá, pero también producirla allá. Y tener un termómetro en el otro hemisferio.

Para los ganaderos de EEUU, 2015 también fue un año de baja en los precios de su producto. Y este año también viene con sus idas y vueltas. Pero visto con ojos uruguayos, los vaivenes de precios ocurren dentro de un rango relativamente confortable.

Las oscilaciones se dan en niveles que "siguen siendo buen negocio para el ganadero", comentó Alexis Dubourdieu, responsable del establecimiento ganadero de la empresa Conexión Ganadera en el estado de Texas.

Producir carne en EEUU tiene para empezar una diferencia clave: la abundancia de maíz barato.

La empresa, que desde hace 15 años maneja ganado en Uruguay para inversores, decidió diversificar sistemas de producción y avanzar en un país que tanto puede ser mercado para la carne uruguaya como destino para la producida localmente. De modo que allá está Conexión Ganadera Texas.

Y producir carne en EEUU tiene para empezar una diferencia clave: la abundancia de maíz barato. "Ahora la mayor producción de maíz proyectada mejorará otro poco los márgenes también para los feedloteros", indicó.

El último reporte de intención de siembra de EEUU del Departamento de Agricultura (USDA, por su sigla en inglés) sorprendió con un aumento fuerte de la superficie sembrada. El precio del maíz seguirá con precios bajos en 2016 y eso seguirá estimulando a la recomposición del rodeo estadounidense y a los márgenes de productores y feedloteros. Aún con un precio más bajo del ganado.

En abril el valor del kilo de novillo gordo en pie promedió US$ 2,90, 19% menos que en el mismo mes de 2015, pero aproximadamente el doble que en Uruguay.

centrales 1.jpg

Mientras el precio del ternero "feeder", es decir, el de 550 libras (alrededor de 250 kilos) cayó 29% hasta US$ 3,40 el kilo en promedio, contrariamente la cotización del maíz permanece estable, con niveles que van de US$ 145 a US$ 150 por tonelada para la primera posición en Chicago. Por ello, aunque la relación insumo/producto se ha deteriorado, se mantiene muy distante de las habituales en Uruguay, donde el precio del maíz disponible se acerca a los US$ 200 por tonelada.

"Se está llegando a un punto de equilibrio en el que sigue siendo buen negocio para el criador y los feedloteros no están en rojo. El mercado sigue volátil, pero todos creemos que va a oscilar en estos valores", agregó Dubourdieu.

Todo comenzó con la caída de 25% a 30% del stock de vacas de cría a raíz de la sequía en Texas, Kansas y Oklahoma –principales productores de ganado de reposición– que coincidió con el período de altos precios del maíz. Pasados ambos factores, la recomposición del stock está en marcha con un crecimiento de 2,3 millones de cabezas hasta 95,2 millones en 2016, tercer año seguido de aumento.

Para este año las proyecciones del USDA señalan una producción de 35 millones de terneros, 700 mil más que en 2015 y acumularía así tres años seguidos avanzando. A pesar de que la faena de vacas aumentaría levemente, de 5,19 millones a 5,28 millones.

El efecto climático adverso impulsó a los precios del ganado estadounidense hasta niveles pico. Pero a partir de abril-mayo empezaron a bajar, presionados por los feedloteros, explicó. Entre enero de 2015 y 2014 las cotizaciones medias del ternero y novillo gordo en pie crecieron 33% y 17% hasta US$ 5 y US$ 3,60 el kilo. Un año después los valores se ubicaron en US$ 3,60 y US$ 2,95, 28% y 19% abajo, respectivamente.

"Con el costo del ternero feeder a US$ 2/lb (US$ 4,40/kg, aproximadamente) los engordadores estaban perdiendo casi US$ 500 por novillo", agregó.

"Un ternero al destete andaba entre US$ 1.300 y US$ 1.400 en precio de subasta. Ahora vale cerca de US$ 500 menos, entre US$ 800 y US$ 900. Una vaquillona preñada de calidad media-buena, valía de US$ 2.500 a US$ 3.000, ahora la conseguís en US$ 2.000", comentó. Una vaca preñada de siete a ocho años, que no le quedaba una vida útil muy larga, llegó a valer US$ 2.500 a US$ 3.000, ahora cotizan entre US$ 1.800 y US$ 2.000.

"Se equipararon las utilidades y se cree que se llegó a un nivel de precios que se va a mantener, con algún altibajo esperable", dijo Dubourdieu.

Con esa tónica y en ausencia de sequías, el rodeo de EEUU crece. A comienzo de este año el stock había aumentado 2% y las vaquillonas de cría aumentaron 4%. De los 90 millones de cabezas de stock, 40 millones son vacas. Lentamente siguen recomponiéndose los stocks impulsados por el crecimiento de las categorías de cría, que de todos modos siguen por debajo de inventarios históricos.

centrales 4.jpg

Cría extensiva a campo natural


Contrario a lo que se puede pensar desde Uruguay, al menos en la zona de Texas, los sistemas de producción no son intensivos. "Aquí se produce en campo natural durante todo el año, un pastoreo de invierno raigrás, eventualmente una mezcla con trébol. En momentos críticos, todos los productores usan forraje como suplemento y cada uno tiene su reserva de pasturas. También se utiliza una torta de arroz, que es como un pellet de 40% de proteína, que se da durante el invierno, se tira al voleo a 300 gramos por cabeza. Son suplementos, pero el conjunto no es nada intensivo", dijo Dubourdieu.

"Se cría a pasto hasta la etapa del destete, después sí pasan al maíz. La producción es en una base muy económica, sin grandes inversiones en maquinaria ni plantación de praderas.La gente que viene y cree que EEUU debe estar al tope de tecnologías, en la zona de Texas al menos no hay cultura de destete precoz", comentó.

Un ejemplo claro de lo extensivo de los procesos productivos es que manejan una vaca cada seis acres es decir, cada 2,4 hectáreas, agregó. "Y estamos hablando de campos relativamente buenos, lluvias de 1.200 mm por año".

Los apoyos que da el gobierno a la producción agropecuaria estadounidense influyen en que no haya una cultura de tecnificación tan marcada o de necesidad de afinar los números del negocio. "Existe un programa nacional por ejemplo que apoya con US$ 60 al mes por vaca hasta seis meses en caso de sequía, sobre todo para criadores. Es un subsidio no reembolsable que se tiene estimado para un fardo de vaca por mes más algún manejo de alimentación para terneros. También existen seguros para tu campo forrajero, por si hay alguna sequía que no permita cosechar o si se tiene un porcentaje de forraje menor al promedio", dijo Dubourdieu.

La restricción de tierras será el factor clave que hará que los productores de Norteamérica apunten a la tecnificación cada vez más, según Dubourdieu. Actualmente la disponibilidad de campos para arrendamiento es nula, dijo, y las rentas de las mejores tierras rondan los US$ 90 o US$ 100/ha en Texas.

En las compraventas los valores también se han mantenido, a pesar de los menores precios agrícola-ganaderos. Los buenos campos ganaderos cotizan en US$ 6.000/ha, mientras los agrícolas lo hacen en US$ 10 mil.

centrales 2.jpg

Especial énfasis en aplicación de agroquímicos


El tema central de preocupación para Uruguay ahora son los residuos en la carne y enfermedades como la garrapata, ya que el mes pasado fueron rechazados contenedores con carne uruguaya en EEUU.

En ese destino los controles sobre el manejo y aplicación de los productos son importantes.

"Pasa mucho por la conciencia del productor. Por ejemplo, no se puede vender en subasta cualquier animal, incluso para recría, que se le hubiese inyectado antibióticos o incluso Ivermectinas por un plazo de 40 días, y así se respeta. También es cierto que las consecuencias en multas son muy fuertes", dijo Alexis Dubourdieu.

El etión es un garrapaticida que está prohibido en EEUU y también en Canadá desde el año 2004. Y, según dijo, "la ley es tan dura para carne de importación como internamente".

Asimismo, para adquirir muchas de las medicinas, especialmente antibióticos, se requiere una prescripción de un veterinario y en algunos casos el diagnóstico físico del mismo. Esa es la única manera de adquirirlas.

"Son medidas que en cierta manera ayudan o supervisan más de cerca la gran problemática a nivel mundial de la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos", comentó.

Dubourdieu manifestó también qué pasa con la aplicación de agroquímicos en la agricultura: solo pueden adquirir agroquímicos los agricultores que tengan la licencia de aplicación, y para conseguirla deben tomar un curso de 32 horas y rendir examen. Están muy enfocados en el cuidado del medio ambiente, prevención de intoxicaciones y conocer las regulaciones de la ley, agregó.

centrales 3.jpg

Producción: Agustín Fernández Mendy.

Populares de la sección