Setenta canciones de los setenta

Una selección arbitraria de canciones con la Nostalgia cercana como excusa

Son muchos los géneros que definen a los años setenta como década, pero probablemente ninguno haya tenido tanta trascendencia a nivel global como la música disco, profundamente enraizada en la electrónica y su cruce ritmos negros con combinaciones tan improbables como sísmicas. Ese disco de los años 70 que consagró, entre muchos otros, a Giorgio Moroder, ese productor que creó a Donna Summer para todo el mundo, después de haberlas soñado muchas noches en las que dormía dentro de un auto, entre discoteca y discoteca, imaginando cómo sería la "música del futuro".

No se puede menospreciar la brutal influencia que la música disco y el funk han tenido sobre la música moderna. Hace algunos años, grupos que son clave para la contemporaneidad, como Daft Punk, y productores consagrados y tremendamente influenciados por Michael Jackson, como Pharrell Williams, devolvieron al disco a sus raíces más puras ensayando canciones nuevas como las que aparecen en el disco Random Access Memories. Pero incluso a principio de la década del 2000, grupos como The Rapture, que poco tenían que ver con ellos, volvieron a mirar hacia el funk y el disco desde su óptica rockera. Y más hacia acá, en Uruguay, grupos que hoy ya no están, como Closet, supieron jugar muy bien el juego de ser funky y a la vez conservar una estética propia muy distante del hit radial, todo en el marco de un género que eleva la pulsión fiestera como pocas cuando los ejecutores son los apropiados.

Esto es, entonces, un paseo esencialmente marcado por el disco en una época de enorme producción en otras áreas. Pero claro, no es la única, ¿cómo podría serlo en una década en la que también el punk sacudió al planeta, David Bowie fue un rayo de luz al alma, Bruce Springsteen lanzó Born to run, Iggy Pop sacó canciones como The Passenger y grupos como Steely Dan mostraban algo diferente a lo conocido? Es así que ese sonido disco da paso a otras muchas cosas que completan mis arbitrarios setenta temas de los setenta, una década que solo viví a través del cine, los libros y la música. Pero empieza y termina con el disco, porque esta nota es a propósito de una fiesta que sucede a mitad de la próxima semana.

Embed



Populares de la sección

Acerca del autor