Sevilla: patrimonio andaluz

La ciudad conquista a los turistas con una infinidad de sitios históricos que combinan la cultura ibérica con la historia árabe de esa parte del país
La capital andaluza ostenta varios títulos: es "la tercera ciudad más visitada de España" y "una de las ciudades más bellas del mundo". Como sea, a Sevilla hay que prestarle atención, tal como afirman quienes la visitan así como también sus orgullosos habitantes, por su encanto tan particular y diferente a otras zonas del país ibérico.

Otra de las marcas de Sevilla que la convierten en una de las ciudades más importantes de España es su casco antiguo, el tercero más grande de Europa luego de Venecia y Génova, y el mayor de España. Luego de Madrid y Barcelona, el turismo que del mundo que viaja a este país prefiere Sevilla.

La ciudad ha experimentado avances y cambios que la han colocado en este lugar de privilegio desde principios del siglo XX, tales como el desarrollo urbanístico para la Exposición Iberoamericana de 1929, para la cual se construyeron edificios y parques como el de María Luisa o la misma plaza España. En 1992 se realizó la Exposición Universal, lo que provocó nuevos avances en la infraestructura y el transporte (fue entonces cuando llegó el famoso tren rápido AVE).

01lg01 3col plaza españa Juan Manuel Calvo-flickr.jpg

Avanzado el siglo XXI, la ciudad siguió creciendo en proyectos e infraestructura, con lugares como el Acuario de Sevilla. Es por eso que si se visita esta ciudad hay lugares que son "obligatorios" por su valor patrimonial histórico y arquitectónico. Pero además, Sevilla es muy rica en otros aspectos: posee una magia cultural muy particular con su flamenco, su música, su gente con la tonada tan particular y de enorme gracia.

Sevilla es, en muchos casos, un lugar de paso entre los diferentes atractivos andaluces, por lo que hay que tener una idea clara de lo imprescindible a visitar para optimizar el tiempo.

En general los programas turísticos incluyen dos días en Sevilla.Aquí proponemos un itinerario para ver lo más importante.

Primer día

Hay que comenzar por la catedral de Sevilla, en la plaza del Triunfo. Es la catedral de arquitectura gótica con mayor superficie del mundo, y es tan increíble su valor que fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Su construcción se inició en 1433, sobre el solar que quedó tras la demolición de la antigua mezquita Aljama. Si bien se define como arquitectura gótica, posee varios estilos en sus decoraciones (renacentista, barroco y neogótico).

01lg01 3col baljibe de alcazar Paco-Flickr.jpg

Junto a la catedral está la famosísima Giralda, el campanario de 104 metros de altura y uno de los emblemas de la ciudad, cuya construcción fue iniciada por los árabes en el siglo XII. El tipo de construcción renacentista que es hoy se construyó en el siglo XVI. Posee 25 campanas, cada una con un nombre propio.

Uno de los rasgos más interesantes es la mezcla de estilos de la Giralda, ya que los dos tercios inferiores corresponden a lo que fue el alminar de la mezquita, y el tercio superior es la parte cristiana, que alberga las campanas. En su cúspide hay una bola sobre la que se encuentra una veleta de bronce llamada Giraldillo, conocida también como la estatua de bronce más grande del Renacimiento europeo.

Completan el complejo de la catedral el Patio de los Naranjos y la Capilla Real.

El Patio de los Naranjos, uno de los anexos más visitados, es un espacio rectangular, a modo de patio interior, que actúa como claustro de la catedral. Hasta la caída de la ciudad en manos cristianas, cumplió todas las funciones tradicionales musulmanas: fue cementerio, salón de fiestas y de actos culturales. Ahora está totalmente integrado en la estructura cristiana.

Si la catedral y la Giralda son sorprendentes, el paseo debe continuar por el Real Alcázar de Sevilla, un hermoso complejo palaciego mudéjar (musulmán entre cristianos) rodeado de jardines, declarado también Patrimonio de la Humanidad. Es un palacio real que se mantiene en actividad. Su fisonomía actual comenzó tras la conquista de Sevilla en el año 713 por parte de los árabes, que utilizaron el lugar como residencia de sus altos mandos.

Junto a la catedral se encuentra el Archivo de Indias, un imponente edificio en el que se conserva toda la documentación referente a las colonias españolas durante el descubrimiento de América. Se creó en 1785 bajo el reinado de Carlos III, para centralizar en un único lugar la documentación referente a las colonias españolas. Es el mayor archivo existente sobre la actividad de España en América y Filipinas. Contiene documentos de un valor histórico único, como textos de Cristóbal Colón, Francisco Pizarro, Vasco Núñez de Balboa, Magallanes y Hernán Cortés. En 1987 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Para relajarse un poco luego de tanta información, la recomendación es visitar el barrio de Santa Cruz. Es el lugar para irse de "tapas" y conocer la gastronomía andaluza. Ubicado en el antiguo barrio judío de Sevilla, concentra a todos los turistas; allí se encontraba, durante la época de Fernando III de Castilla, la segunda comunidad judía más importante de España después de la de Toledo. Encontrará plazas, plazoletas, callecitas estrechas y pasajes repletos de tabernas y bares.

Segundo día

Lo ideal es comenzar la jornada en el parque de María Luisa. Ubicado en los jardines del Palacio de San Telmo –en cuyo interior se encuentra la famosa Plaza España (locación de clásicos del cine como Lawrence de Arabia y Star Wars)–, es un gran espacio abierto de forma semicircular que simboliza el abrazo de España a sus antiguas colonias y mira hacia el río, mostrando el camino a seguir hacia América. Es uno de los lugares más bellos de Sevilla, majestuoso y perfecto desde que se construyó en 1929 para la Exposición Iberoamericana.

01lg01 3col feria de abril Sandra Vallaure-flickr.jpg

A la salida del parque se puede visitar la Torre de Oro de Sevilla, sobre el margen izquierdo del río Guadalquivir. Cruzando el puente de Triana se llega al barrio homónimo, uno de los más antiguos de la ciudad y conocido por ser una de las cunas del flamenco. Es "el" lugar donde disfrutar del baile, el canto, los shows flamencos y muy buena gastronomía.

Lo moderno

El Metropol Parasol, también conocido como Setas de la Encarnación, es una estructura de una forma muy particular (similar a un hongo) en la plaza de la Encarnación, que alberga un mercado con locales comerciales y de restauración, una plaza de espectáculos, un mirador y el museo Antiquarium. La estructura se corona con una terraza y un mirador que ofrece una vista panorámica del casco antiguo de la ciudad.

Lo moderno

El Acuario de Sevilla es otro de los atractivos modernos: ofrece un recorrido en el que se recrea el viaje que realizó Magallanes en 1519 a las Islas de la Especias, con 3.000 metros cúbicos de agua y más de 400 especies marinas. El itinerario comienza con el primer viaje que realizaron por el Guadalquivir, desde Sevilla hasta Sanlúcar de Barrameda, con varios tanques con especies autóctonas, y continúa por el océano Atlántico, pasando por las islas Canarias. Luego se representa la Amazonia, con vegetación y especies autóctonas, hasta Filipinas.

Bóvedas. El Real de Alcázar tiene una cisterna conformada por bóvedas góticas, un espacio creado para acumular agua y que también se conoce como baños de María de Padilla.

Tradición. Uno de los accesorios más típicos de España, y particularmente del sur, son los abanicos. En Sevilla se pueden encontrar en todos los motivos y colores imaginables.

01lg01 2col abanicos Franck Vervinal-flickr.jpg