Sicarios cobraron US$ 30 mil por asesinar a paraguayos

Hay un pedido de procesamiento para los indagados
Tres hombres recibieron el pago de US$ 30 mil (US$ 10 mil para cada uno) para asesinar a una pareja de paraguayos en la noche del 6 de febrero en Solymar, admitió ayer uno de los presuntos coautores del crimen al ser interrogado por la Justicia, según dijeron a El Observador fuentes de la investigación.

Claudia Quevedo, de 40 años, y Ramón Guerrero Arce, de 45, murieron acribillados a balazos cuando se trasladaban en su camioneta por el kilómetro 24 de avenida Giannattasio. Con ellos estaba también su hijo de 7 años que resultó ileso.

En el incidente también murió Marcela Artagaveytia, de 16 años. Tras recibir la balacera y perder el control, la camioneta se salió de la ruta y atropelló a la joven que caminaba por el lugar con un grupo de amigos

La fiscalía había realizado un pedido de procesamiento de un hombre apodado "el Tulita" y otro individuo involucrado en el crimen de Quevedo y Guerrero Arce por homicidio muy especialmente agravado. La noche del sábado se confirmó el procesamiento de estos dos hombres en calidad de coautores y de una adolescente. Un tercero, apodado "el Oreja", es quien habría disparado varias veces a la camioneta según se desprende de la declaración de uno de los presuntos coautores.

"El Oreja" actualmente está preso en Brasil por venta de estupefacientes. Uno de los individuos primero confesó el hecho, pero luego se retractó porque dijo que está amenazado.

El hombre conocido como "el Tulita", miembro de una banda del barrio Casabó, será trasladado nuevamente al Comcar donde está recluido en el módulo 12 por el homicidio de un bebé y su tío en el barrio Casabó.

Tanto "el Tulita" como otros dos integrantes de la banda de Casabó, conocidos como "Manolo" y "Gárgola", declararon ante la Justicia el 22 de mayo por lo que se creía que era, en aquel momento, los asesinatos de Emiliano González y Jorge Cotelo. Pero finalmente las pericias técnicas que efectuó la Policía determinaron que los restos encontrados en El Tobogán no pertenecían a esos jóvenes, sino a un hombre de 34 años.

Populares de la sección