Sin acuerdo: domésticas reclaman más aumento salarial

El Poder Ejecutivo plantea una pauta de crecimiento moderado, que no conforma a las trabajadoras; no descartan convenio bipartito con aval de empleadores
Después de tres meses de negociación, el sector doméstico aún no ha logrado llegar a un acuerdo en los Consejos de Salarios. Para las trabajadoras, la última propuesta del gobierno llevó las negociaciones a cero, mientras que la Liga de Amas de Casa sostiene que el clima de negociación es bueno, que las partes están de acuerdo, y que el documento no se ha firmado por demoras en el Ministerio de Trabajo.

Las diferencias que se presentaron desde inicios de la negociación, en diciembre de 2015, todavía no se han logrado saldar. Cuando comenzó la negociación, mientras que para el sindicato de trabajadoras domésticas se deberían realizar ajustes como sector en crecimiento, con un aumento nominal máximo que contempla la pauta oficial en esos niveles (8,5% para el primer año, 7,5% en el segundo y 7% para el tercero), las empleadoras argumentaban que el aumento debería ser intermedio. El Poder Ejecutivo, en tanto, planteaba una pauta para sectores sin crecimiento.

El gobierno sostiene que se trata de una de las actividades que más pérdida de empleo registró en el último año, con una disminución de más de 7.000 puestos de trabajo. La iniciativa del gobierno pretendía moderar los aumentos, en la búsqueda de mantener los empleos.

Por su parte, el sector empleador reconoce que en un escenario de desmejora de la economía, se tiende a cortar el gasto del hogar. "En verdad, como se dice siempre, se corta por el lado más fino del hilo. Cuando uno ve que la economía del hogar está en una situación difícil empieza a prescindir de cantidad de elementos", y si bien no hablan de despidos, sí de bajar la carga horaria.

Sin embargo, el sindicato desconoce que haya pérdida de fuentes laborales, y reitera que los salarios todavía están sumergidos.

Así, ante una nueva propuesta de avance de convenio sobre una pauta combinando los sectores de crecimiento "intermedio" y "en problemas", que supone ajustes salariales inferiores a lo que venían negociando hasta ahora empleadores y trabajadores, el sindicato decidió una vez más no aceptar la pauta.

Las negociaciones se "frenaron" y "volvieron a cero", dijo a El Observador la dirigente sindical Lucía Gándara, que no descartó firmar convenio bipartito con el aval de la Liga de Amas de Casa.
Tanto el sindicato como el sector empleador buscan sin embargo definir cuanto antes la firma del convenio. "Las dos partes estamos interesadas en que el acuerdo tenga vida útil: desde los empleadores porque estamos muy preocupados por lo que es la retroactividad", dijo Mabel Lorenzo, representante de la Liga de Amas de Casa, y en el caso de las trabajadoras, "porque el aumento todavía no ha llegado". Luego de tres meses de negociación, el aumento aún no se ha pagado "y después se hace cuesta arriba", afirmó Lorenzo.

Reclamo por categorías


Las trabajadoras pusieron además sobre la mesa de negociación un reclamo que realizan desde 2008, cuando se celebró el primer convenio, y es la necesidad de contar con categorías, una recomendación del convenio internacional 189 de la Organización Internacional del Trabajo, del que Uruguay forma parte.

La presidenta del sindicato de domésticas dijo a El Observador que la necesidad de las categorías, es decir de diferenciar a quienes cuidan ancianos, de los que cuidan niños o hacen limpiezas, se enmarca en el hecho de que muchas veces las domésticas son contratadas para determinadas tareas pero luego terminan cumpliendo más de los que les corresponde y que conllevan más responsabilidad.

Populares de la sección