Sin favoritos, Trump y Clinton debaten para seducir indecisos

Los rivales en la carrera a la Casa Blanca se cruzan este lunes con estilos opuestos
Hillary Clinton y Donald Trump se miden el lunes en el primero de tres debates presidenciales, y ninguno de los candidatos a la Casa Blanca figura como favorito en el duelo verbal. La exsecretaria de Estado y exsenadora tiene a su favor la experiencia política y conoce al dedillo los temas, pero carece de lo que los seguidores del magnate y estrella de televisión ven como su autenticidad bruta.
Ambos se atacan mutuamente desde hace un año pero nunca se han encontrado cara a cara en un debate.

Pese a que la mayoría de los electores ya ha tomado su decisión de cara a los comicios del 8 de noviembre, los debates pueden sin embargo tener un impacto en los indecisos, que un sondeo de NBC ubica en 9%, y los candidatos analizan estrategias para seducirlos.

La última encuesta, del Washington Post y ABC News, difundida el domingo, otorgaba a Clinton una ventaja ubicada dentro del margen de error, de 46% a 44% sobre Trump tomando en cuenta a otros dos candidatos menores y de 49% a 47% en caso de no hacerlo.

Los expertos consideran clave este primer debate, que tendrá lugar en Long Island a una hora de la ciudad de Nueva York, ya que marcará la narrativa de las últimas semanas de campaña de cara a las elecciones del 8 de noviembre.

Estilos contrapuestos

"Normalmente no miramos los debates televisados para ver cuál de los dos candidatos es el más inteligente y quién expone la mayor cantidad de cifras y conocimientos", dijo Mitchell McKinney, profesor de comunicación política de la Universidad de Misuri. Por el contrario, el especialista en debates políticos, indicó que los televidentes prefieren los candidatos que logran comunicar su visión en pocas frases simples, coherentes y memorables.

Clinton, con su conocimiento detallado de los temas, deberá evitar caer en la trampa de dar respuestas demasiado detalladas y técnicas. Por esta razón el 88% de los estadounidenses la encuentran inteligente, pero 65% no la consideran honesta y 52% tienen una opinión negativa de esta política cerebral y relativamente fría.

El escándalo de sus correos electrónicos, las dudas alimentadas por su adversario sobre la transparencia de la Fundación Clinton, sus vínculos con el establishment, en especial con Wall Street, han contribuido a deteriorar su imagen.

Por el contrario, "Trump crea un vínculo con sus electores en un nivel profundamente emocional, y eso puede ser muy difícil de equiparar, porque la emoción con frecuencia es más fuerte que los datos", indicó el consultor comunicacional Carmine Gallo.

En ese terreno, el millonario populista y expresentador de un exitoso programa de telerrealidad tiene una clara ventaja. Ningún candidato, a excepción del senador demócrata Bernie Sanders, ha sabido electrizar como él a las multitudes en esta campaña. Sin embargo, el 61% de los electores rechaza al magnate republicano.

En los últimos días, Clinton se encerró con sus asesores en su vivienda de Chappaqua, al norte de Nueva York, entrenándose para hacer frente a su adversario. El objetivo del campo demócrata es lograr que Trump quiebre, para dejar en claro su incapacidad para el cargo.

Trump, por su lado, pasó este fin de semana alternando entre sus actos políticos y su preparación para la cita del lunes, donde buscará exponer la necesidad de cambio y ruptura con el 'status quo' representado por la demócrata.

Fuente: AFP, EFE

Populares de la sección