Sinergia Tech lanzó la primera aceleradora de hardware

El centro de desarrollo tecnológico y laboratorio de prototipado presentó Hardware Accelerator, la primera aceleradora de su tipo en América Latina, que busca llegar a las principales startups tecnológicas del continente

Desde que nació Sinergia Tech, el plan estratégico incluía la creación de una unidad de negocios que potenciara el ecosistema emprendedor y que a la vez se retroalimentara con el centro de innovación. Fue así que, a menos de un año de inaugurado, la infraestructura y la metodología de trabajo que ofrece ha convertido a ese centro tecnológico en un ambiente ideal para lanzar y apoyar la primera aceleradora de hardware de Latinoamérica.

Según el director ejecutivo de Sinergia Tech, Maximiliano Pérez, a la vez que hay una alta demanda a nivel de hardware, falta mucho desarrollo tanto en Uruguay como en el continente. Eso cuando existen características en el país que abren posibilidades de utilizar a Uruguay como banco de pruebas y desarrollar soluciones para luego escalarlas fuera del país –en áreas como el agro, por ejemplo–, a lo que se suma al gran desarrollo de la industria del software.

"Los costos de materia prima y microprocesadores a nivel hardware son cada vez más bajos y esta tendencia parece seguir en alza, lo que permite que este sea el momento para poner foco en este rubro", indicó Pérez al esgrimir las razones del nuevo proyecto.

La aceleradora busca emprendimientos que estén en fase de prototipado rápido –ya pasado el proceso de validación e incubación–, brindando infraestructura edilicia y de equipamiento, mentoría y facilidad en la búsqueda de fondos tanto a nivel público como privado, para que se pueda probar el producto ya sea en el mercado o con su público objetivo.

Con una inversión pública-privada cercana a los US$ 500.000, Hardware Accelerator elegirá, en su primera edición, a 20 finalistas (la convocatoria ya se cerró) y luego a cinco ganadores, cuyos proyectos serán acelerados durante 2017 con el fin de lograr un mejor funcionamiento y la internacionalización de la startup.

"Si bien a diferencia de Brasil y México no se tienen plantas de producción de gran escala, hoy en día se puede contar con la misma materia prima que Silicon Valley con precios apenas más caros y con diferencia de tiempos cada vez más breves. Se trata de pensar global y actuar local", aseguró.
Por otra parte, la directora de Hardware Accelerator, Cecilia Aguirrezabala,explicó que a partir de un determinado mundo emprendedor que representa un nicho tanto en el país como en la región, se notó que existen un conjunto de problemas no resueltos y se pensó en cómo ofrecer herramientas y capacidades que se tiene para solucionarlos.

El lugar propicio

Entre las razones por las que a la aceleradora es conveniente ubicarla en Uruguay, desde Sinergia Tech se enumeraron varias: liderazgo en tecnología, talento nacional competitivo, estabilidad social, política y legal dentro de un marco de libre mercado que hacen al país un lugar atractivo para emprender en este sector.

"Lo que ofrecemos es la metodología de aceleración en términos generales con foco en hardware en el sentido particular. En los últimos cinco años hubo una explosión vinculada a todo lo que tiene que ver con el internet de las cosas (IoT), pero Latinoamérica no está siendo atractivo para inversores ni aceleradoras. Uruguay es un lindo lugar para romper rápidamente y testear. También la ausencia de capital te lleva a poner más cabeza, mientras en Sillicon Valley con US$ 800.00 funden una startup, acá fundimos 15", sostuvo, entre risas, Aguirrezabala.

Costos de importación

En otra dirección, Pérez señaló como un problema que al importar materia prima los costos para un prototipo o para producir 10.000 unidades son los mismos. Incluso, cuando se realiza un prototipo se debe pagar impuestos a la hora de ingresar la materia prima y en caso de que ese modelo sea para un país extranjero, al regresarlo para mejoras se debe abonar de nuevo los costos de importación. "A veces tenemos que pagar otra vez como importación nuestro propio prototipo", sostuvo.

La aceleradora ofrece la interacción entre el diseño industrial –desarrollo del producto– y la arquitectura que implica todo lo relacionado a los componentes tecnológicos, ofreciendo tres espacios: herramientas para prototipos (carpinetería y herrería), equipamiento CNC (código numérico computarizado) y las materias primas y elementos electrónicos necesarios para el desarrollo.

La cultura emprendedora y las inversiones

Para Maximiliano Pérez, que estuvo durante un año yendo a la Singularity University en Sillicon Valley, en Uruguay al ecosistema emprendedor todavía le falta madurar. "Mientras que allá es increíble como se comparte la información privada, acá el miedo a que te vayan a robar la idea es aún muy grande. Es un problema cultural, donde es más difícil que los emprendedores se abran y compartan su proyecto", reflexionó.

A pesar de eso, señaló que hay muy buenos recursos humanos en el país y se debe apostar a desarrollar proyectos aunque parezca utópico para evitar también la fuga de cerebros y demostrar que con poca inversión pública o privada se pueden hacer cosas. "En Uruguay si bien hay un problema en el desarrollo de las inversiones a nivel de aceleradoras, lo cierto es que la ANII y el Ministerio de Industria incentivan mucho a las startups de alto riesgo, que es donde el inversor privado no quiere entrar. Los emprendedores locales no tienen conciencia de lo que significa esto, que en otros países no existe. Siempre digo que en Uruguay no hay inversores, sino comerciantes", finalizó.

US$ 25.000

recibirá al menos cada proyecto elegido de los cinco ganadores, pudiendo llegar incluso a una inversión de US$ 100.000.

15

mentores locales formaran parte del apoyo en una red profesional que tendrá también más de 80 perfiles internacionales que proveerán feedback.

5

serán los ganadores de la primera edición, de entre 20 finalistas. Las inscripciones se cerraron el pasado 1º de marzo.



Populares de la sección

Acerca del autor