Siria bombardeó posiciones de los rebeldes y aliados yihadistas

Régimen de Al Asad intensifica su presencia en la provincia de Alepo
La aviación siria efectuó ayer varios ataques contra los rebeldes en la provincia de Alepo y contra sus aliados yihadistas en la de Idlib, afirmó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
"Los aviones militares del régimen intensificaron sus ataques en la provincia de Alepo después de medianoche", dijo el OSDH.

Varias localidades fueron bombardeadas, entre ellas Atareb y Jal al Asal, dos bastiones de la rebelión, afirmó el OSDH, que no dio ningún balance de víctimas.

Un periodista de la AFP en la provincia de Alepo, norte de Siria, escuchó intensos bombardeos aéreos en la parte oeste de la provincia, donde se sitúa Atareb.

En la provincia de Idlib, en la frontera oeste de Alepo, controlada por una alianza de rebeldes y de yihadistas del Fateh al Sham (ex Frente Al Usra, rama siria de Al Qaeda), los aviones sirios bombardearon la localidad de Taftanaz, matando a tres rebeldes, informo el OSDH.

En Taftanaz, el bombardeo provocó el derrumbe de un edificio, indicó un corresponsal de la AFP.

Estos bombardeos tienen lugar a pesar de la tregua pactada por el gobierno y los rebeldes con la supervisión de Rusia y Turquía y cuando faltan 12 días para el inicio de unas negociaciones de paz previstas el 23 de enero en Astaná, Kazajistán.

Desde el inicio del alto el fuego el 30 de diciembre pasado, los ataques del gobierno contra las posiciones rebeldes bajaron en intensidad pero no cesaron completamente.

El alto el fuego, firmado por varios grupos rebeldes, excluye a Fateh al Sham y al Estado Islámico (EI).

El principal frente de combates sigue siendo la región de Wadi Barada, a 15 km de Damasco, donde se encuentra la más importante fuente de aprovisionamiento en agua de la capital siria, bajo control rebelde.

El suministro de agua está cortado desde hace varios días luego que la infraestructura para el abastecimiento resultara afectada. El gobierno acusa de sabotaje a los rebeldes, que por su lado sostienen que los bombardeos sirios dañaron las instalaciones de agua.

Por su parte, el gobierno sirio alcanzó un acuerdo para que el ejército entre en una región cercana a Damasco controlada por los rebeldes para restablecer el abastecimiento de agua en la ciudad.

Fuentes de la oposición desmintieron cualquier pacto, aunque una fuente de la región de Wadi Barada afirmó que varios cientos de civiles estaban saliendo de la zona a través de un acuerdo.

La agencia oficial de noticias, Sana, también informó que algunas personas estaban abandonando la región, entre ellas, varias docenas de combatientes.

El supuesto acuerdo se alcanzó tras semanas de combates en esa conflictiva región.

Tregua y diálogo de paz

El alto el fuego debería allanar el camino para unas nuevas conversaciones de paz en la capital de Kazajistán, Astaná, previstas el 23 de enero, según confirmó Rusia ayer miércoles.

"Actualmente, la fecha sigue vigente, no hay ninguna indicación de que la reunión será pospuesta", declaró una fuente diplomática a la agencia AFP.

La lista de participantes en las negociaciones se está definiendo, añadió el portavoz.

Fuente: AFP

Populares de la sección