¿Sirven realmente las redes sociales para buscar empleo?

Las redes habituales ya no son tan importantes. Los candidatos desean más privacidad y las empresas tienen dificultades para descubrir a los profesionales adecuados en Internet

Hace tiempo que las redes sociales se convirtieron en herramientas que permiten a los usuarios realizar algo más que compartir momentos con amigos y familiares. Poco a poco evolucionaron hasta funcionar como una especie de escaparate hacia el mercado laboral. Gracias a ellas, hoy los profesionales pueden conocer mejor a las empresas, construirse una marca personal y ampliar su agenda de contactos. Sin embargo, el uso de estas plataformas para buscar empleo está tocando techo y parece que ya no seducen tanto ni a candidatos ni a reclutadores.

Por primera vez, en el último año apenas ha crecido el número de aspirantes que usa estas redes para buscar empleo, al mismo tiempo que se han reducido las empresas que las utilizan para contratar nuevos perfiles. Así lo concluye la quinta edición del informe Redes sociales y mercado de trabajo en España, elaborado por Adecco.

LinkedIn, Facebooky Google+ son las mejor valoradas por los candidatos para encontrar trabajo

En concreto, un 78% de los usuarios acude a estas herramientas, prácticamente la misma proporción que en 2015. El uso por parte de las compañías para captar talento ha perdido tres puntos porcentuales, pasando de un 87% al 84%.

A pesar de esta disminución, la directora de servicio y calidad de Adecco en España, Iria Vázquez-Palacios, asegura que el noviazgo entre redes sociales y candidatos y organizaciones está consolidado: "La responsabilidad de las empresas es conocer las inquietudes de las personas que desean acceder a un empleo y descubrir sus hábitos de búsqueda. Sólo de esta forma se consigue atraer al mejor talento".

Presencia

Aunque el nivel de penetración de las redes sociales en el ámbito profesional es muy alto, su ritmo de crecimiento se está ralentizando. Según dicho estudio, los candidatos no creen que éstas sean la palanca definitiva para acceder a un puesto: el 45% de los usuarios las utiliza siempre que busca un trabajo, pero el 55% restante no las emplea nunca o lo hace de forma esporádica.

Asimismo, el 91% de los encuestados dispone al menos de una cuenta en alguna red social. El número de usuarios que no tiene un perfil online ha subido siete puntos, pasando de un 2% en 2015 a un 9% en 2016. Facebook, YouTube, Instagram y Google+ son las más utilizadas.

Entre los motivos que más influyen para estar presente en la Red siguen figurando la opción de comunicarse con amigos y familiares (66%) y estar al día de la actualidad (57%). También aparecen aspectos relacionados con el ámbito profesional. Sin embargo, es uno de los argumentos que ha perdido más peso y ha pasado del 69% al 40%.

Utilidad

Los portales de empleo, las empresas de selección y las páginas web de las compañías son las tres plataformas más consultadas por los profesionales a la hora de acceder a una vacante. Las redes sociales quedan relegadas a un cuarto lugar. En concreto, ocho de cada diez usuarios las utilizan para buscar trabajo. Mostrar el currículo, mantener los contactos, conocer las últimas novedades de los distintos sectores e investigar los perfiles de los potenciales empleadores son algunos de los usos más habituales. Este año, un 77% ha enviado su currículo a una oferta publicada en una red social. Sin embargo, el 64% de los contactados por estos medios no consiguió finalmente el trabajo. En este sentido, la mayoría opina que LinkedIn, Facebook y Google+ son las más adecuadas para buscar empleo.

Herramientas y reputación online

Los usuarios son más conscientes de que todo aquello que publiquen en las redes sociales puede ser evaluado por sus futuros empleadores. Están en lo cierto. El 86% de las empresas consulta los perfiles de los preseleccionados antes de tomar una decisión de contratación. Así, cada vez son más las compañías que utilizan sus perfiles para encontrar a futuros empleados. Han llegado a la conclusión de que no hay mejor candidato que el que ya es fan de su marca, sigue sus actualizaciones y encaja con la cultura de la empresa. En este sentido, seis de cada diez reclutadores usan las cuentas corporativas para captar talento. Se utilizan, sobre todo, para cubrir puestos técnicos y de empleados y para las áreas de ventas, tecnología e informática, e ingeniería y producción.

Mostrar el currículo y mantener la red de contactos son los principales motivos para estar en la Red

Los mecanismos a los que recurren siempre o casi siempre para reclutar a futuros candidatos son los portales web de empleo, los contactos personales y las redes sociales. La más utilizada por las empresas es LinkedIn y a ella acude el 74% de los seleccionadores. Las organizaciones están conformes con la posibilidad de usar las redes sociales para atraer nuevos perfiles. El 92% las valora de manera positiva y la más apreciada vuelve a ser LinkedIn.

Uso profesional

Las compañías recuerdan a los profesionales que aún hay cosas que mejorar. El 31% de los reclutadores no se muestra satisfecho con los perfiles de los candidatos que se encuentran en redes sociales. Explican que echan de menos un uso más profesional de estas plataformas y que se presenten de una manera más adecuada y seria. También reconocen que necesitan mucho tiempo para encontrar talento en las redes sociales, ya que la búsqueda no es sencilla y resulta muy complicado que los usuarios se inscriban en las ofertas de empleo que publican en estas herramientas.

También recuerdan la importancia de cuidar las publicaciones y aseguran que no perdonan ni la apología de la violencia o discriminación ni los contenidos relacionados con el consumo de drogas. Asimismo, rechazan a aquellos aspirantes que no muestran coherencia entre sus perfiles online y su currículo.






Fuente: Expansión - RIPE

Populares de la sección