Sistema educativo sin instrucción para situaciones traumáticas

Un equipo de 200 técnicos atiende casos pero admiten que falta preparación
El 15 de abril del año pasado cuando el tornado azotó y se llevó puesta media ciudad de Dolores en Soriano, un equipo del programa Escuelas Disfrutables del Consejo de Educación Primaria se trasladó hacia allí para trabajar con los niños de la ciudad que se vieron afectados emocionalmente. Ese evento climático tuvo como consecuencia cinco muertos y US$ 30 millones en pérdidas materiales. Mientras la localidad se hacía a nuevo –porque más de 1.600 viviendas fueron afectados por los fuertes vientos–, el consejero Pablo Caggiani dijo días atrás a El Observador que había niños que veían una nube y se asustaban, porque lo que habían vivido ese día los había marcado.

Escuelas Disfrutables también viajó a Maldonado el mes pasado luego de que el niño de 10 años Felipe Romero muriera a manos de su entrenador de baby fútbol. Sus compañeros de clase, que conocían al hombre y su vínculo con Felipe, necesitaron que esos técnicos los ayudaran a sobrellevar el trauma que les generó el asesinato de su amigo.

Este equipo es el "caballito de batalla" que tienen las autoridades de la educación para atacar cualquier situación traumática que se presente en la sociedad uruguaya y afecte a los escolares. La directora del Programa, Ana Everett, dijo a El Observador que son cerca de 200 técnicos los que trabajan en ese proyecto.

De todos modos, aclaró que la mayoría de los profesionales se preparó en el exterior, ya que la Universidad de la República (UdelaR) no imparte maestrías que formen a los especialistas, por ejemplo, en cómo afrontar el trauma que deja una catástrofe climática.

"Cuando pasó lo de Dolores nos agarrábamos la cabeza porque no sabíamos por dónde empezar", señaló. De todos modos, explicó que no fueron a "improvisar", ya que les pidieron ayuda a técnicos de Unicef que sí habían trabajado en situaciones similares. "Uruguay, al menos en materia de educación, no podría afrontar un atentado terrorista, para nada", afirmó.

De igual forma opinó la ministra de Educación, María Julia Muñoz, quien aseguró a El Observador que la formación de profesionales en situaciones traumáticas es "un encare que el país debe tomar".
La jerarca informó que el Consejo Directivo Central (Codicen) trabaja para desarrollar equipos que puedan brindar "aún más" apoyo psicológico en situaciones traumáticas.

Además, hizo hincapié en la prevención ya que, según ella, los equipos concurren a los centros una vez que suceden las tragedias. "Se precisa el conocimiento del problema para que el tratamiento vaya acompasado a la solución, pero a veces tenemos retrasos", explicó.

Acá no pasaba

Si bien la ministra Muñoz reconoció que falta formación, explicó que en Uruguay ocurrieron situaciones que "nadie nunca se imaginó", por lo que las complejidades con las que deben lidiar los equipos educativos son cada vez mayores. "Nunca pensamos que en Uruguay un hombre podía entrar armado en una escuela, pero pasó. Jamás se nos hubiera ocurrido que mataran a una persona por ser judía y sucedió en Paysandú", sostuvo en relación a la muerte del comerciante David Fremd, apuñalado y asesinado por su religión.

Es por ese motivo que los equipos no siempre están preparados para afrontar determinados eventos, ya que no tienen experiencias previas en las que puedan basarse. "Creo que es necesario la incorporación de otros perfiles profesionales porque se nos han complejizado los abordajes a temáticas que cada vez son más graves, también probablemente más frecuentes", agregó.

"Se precisa el conocimiento del problema para que el tratamiento vaya acompasado a la solución, pero a veces tenemos retrasos", María Julia Muñoz, ministra de Educación y Cultura

El subdirector de Planeamiento educativo del Codicen, Antonio Romano, señaló que les "preocupa" que haya una visión generalizada en la sociedad de que los técnicos no pueden actuar luego de una tragedia. Además, afirmó que como Uruguay no tiene "situaciones de terrorismo", educar en prevención sería "llamar" para que llegara un ataque.

En ese sentido, opinó que tanto la prensa como la opinión pública "construyen un relato de peligrosidad", que favorece a que los uruguayos tengan miedo. "Si tomamos medidas de prevención en una institución educativa acerca de los riesgos –sostuvo-, instalamos una lógica paranoica".

Falta formación en violencia

La coordinadora del Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (Sipiav), María Elena Mizrahi, dijo a El Observador que no hay especialistas formados en violencia porque la Universidad de la República (UdelaR) no ofrece ninguna tecnicatura específica. "Los que nos formamos nos hemos formado porque fuimos a cursos, seminarios y por formación propia. No hay una diplomatura en ninguna carrera que trabaje el tema de violencia en adolescentes, por ejemplo", explicó.

Populares de la sección