Sistema Nacional de Cuidados: primero la infancia

Como uno de sus puntos de partida, el plan comenzará a formalizar el cuidado de bebés con personas capacitadas que podrán trabajar en sus hogares o en casas comunitarias

Desde que lo anunció por primera vez, el Sistema Nacional de Cuidados es el niño mimado del presidente Tabaré Vázquez. El cuidado "de los más vulnerables" fue mencionado discurso tras discurso durante la campaña electoral de 2014 y tuvo un papel protagónico el 1° de marzo de 2015, en la primera cadena nacional que realizó como presidente en su segundo período. A pesar de que las personas con discapacidad y los adultos mayores son poblaciones objetivo, el cuidado de niños de 0 a 3 años es la prioridad.

Unas 17 mil personas se dedican a cuidar niños desde mucho antes de que el Sistema de Cuidados fuera, siquiera, una idea. Según dijo a El Observador Gabriel Corbo, responsable del área de infancia de la Secretaría de Cuidados, 12 mil –en su mayoría mujeres jóvenes- van a las casas de los niños, que pertenecen principalmente a niveles socioeconómicos altos. Las 5.000 restantes, reciben niños en sus casas y trabajan, básicamente, sin hacer aportes al Banco de Previsión Social (BPS).

Uno de los objetivos del Sistema de Cuidados planteado para este año es que esa situación cambie. Es decir, que las personas que trabajan desde hace años como cuidadores, lo puedan seguir haciendo, pero como un trabajo formal y con capacitación previa.

Para eso, este año se pondrán en marcha servicios para bebés de más de 45 días y menos de un año, denominados Casas Comunitarias de Cuidados, donde trabajarán personas autorizadas por el Sistema de Cuidados. Si bien se llaman "casas", eso no implica que se trate solamente de centros destinados para ese fin. Si los cuidadores lo prefieren, podrán trabajan desde sus hogares, siempre que estén habilitados.

En lo que queda del primer semestre del año implementarán una fase de selección y formación de las personas que quieran ser cuidadoras, a través de cursos de 90 horas que dictará el Centro de Formación y Estudios del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU). "Es una formación básica, pero al fin, tenemos que nivelar la formación para que todos hablemos el mismo lenguaje a la hora de cuidar y hay un proceso de autorización", dijo Corbo.

A partir del segundo semestre, las casas comunitarias se implementarán en los municipios A y G de Montevideo (que abarcan barrios de la periferia capitalina), el eje de la ruta 5 de Canelones, Ciudad del Plata (San José) y en todo el departamento de Flores.

Si una persona quiere trabajar en su casa, deberá pasar una inspección, que incluye conocer a cada integrante de su familia. Además, quienes quieran acceder al servicio, pondrán ingresar quejas o reclamos al Portal del Cuidado, puesto en funcionamiento la semana pasada.

Los cuidadores podrán trabajar solos o asociarse con otras personas. Cada uno tendrá permitido atender hasta dos niños a la vez, 40 horas por semana máximo. "Dando los procesos de estándares mínimos de calidad exigibles, después no deberían existir centros clandestinos", apuntó Corbo.


El programa de Casas Comunitarias incluye una evaluación de las condiciones socioeconómicas de las familias que lo solicitan y quienes no puedan pagarlo, pueden acceder a subsidios totales o parciales.

A las Casas Comunitarias se le suman la extensión de los centros CAIF y jardines de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). El objetivo es universalizar la enseñanza para los niños de 3 años. Corbo señaló que hay 3000 niños más de esa edad anotados en jardines y se espera que para el final del quinquenio lleguen a 9000. En términos generales, la idea es que para 2020, 28 mil menores de 3 años tengan una oferta de cuidados mayor a la que tiene hoy.

En busca de los padres

Otra de las metas en primera infancia para el Sistema de Cuidados, es extender el uso la licencia por paternidad, especialmente para el subsidio de medio horario, que en su mayoría utilizan las mujeres. En el caso de los hombres, solo 2% decide trabajar la mitad de su horario para quedarse en casa cuidando a su hijo recién nacido. Para el gobierno, la cifra está dentro de lo esperable, si se la compara con otros países del mundo, aunque reconocen que puede y debe aumentar.

"La familia tiene que decir que está bueno que el padre cuide al hijo", sostuvo Corbo. Por ese motivo, el Sistema de Cuidados irá tras esos padres que sí trabajaron medio horario, para conseguir su testimonio y que sirvan de ejemplo para otros que todavía no lo resolvieron. Según Corbo, el ideal sería que un hombre "se sintiera orgulloso" de poder quedarse en casa cuidando a su familia.


Populares de la sección

Acerca del autor