"Sistema penitenciario es clave en la prevención de la violencia

Juan Miguel Petit está preocupado por baja de horas de clase en las prisiones y envió una carta al presidente

Al comisionado parlamentario para el sistema carcelario, Juan Miguel Petit, le "preocupa mucho" el "acotamiento de horas docentes de Secundaria y UTU" en los centros de reclusión y por eso la próxima semana se reunirá con las autoridades del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP).

"En realidad, creo que el sistema penitenciario debe ser tenido en cuenta como un lugar más para dar clase. O sea que no debería ser el último orejón del tarro o un lugar residual sino estar en el mismo plano que cualquier otra escuela, liceo o taller de UTU del país", dijo el comisionado parlamentario para el sistema carcelario ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, según consta en la versión taquigráfica de la sesión del miércoles 13.

Consultado por El Observador, Petit explicó que recibió información de varios centros de reclusión respecto a la baja en la cantidad de horas de clase que se imparten a los reclusos. Si bien indicó que no cuenta con los datos globales, pidió una reunión por este tema a las autoridades del Codicen que se concretará la semana próxima.

Al mismo tiempo, Petit envió una carta al presidente Tabaré Vázquez, en la que señaló que "el sistema penitenciario es una pieza clave en la prevención de la violencia y la instauración de caminos de integración social".

Petit pidió al presidente que lo vinculado a las cárceles sea especialmente considerado en el marco del intercambio que el gobierno inició con la oposición para promover acciones contra la inseguridad.

"Un buen sistema penitenciario –educativo, integrador, con lazos hacia el egreso, con prevención de la violencia, con tratamiento de las adicciones, preparación laboral, desarrollo de habilidades sociales, atento a las necesidades de una convivencia pacífica, la salud general y la salud mental– actúa como un filtro que disminuye la violencia social", escribió el comisionado parlamentario a Vázquez en la nota, de la que entregó copia a los legisladores que integran la Comisión de Derechos Humanos de Diputados.

Por el contrario, advirtió Petit en el texto, "un mal sistema penitenciario juega el papel inverso: aumenta las carencias de quien entra en él y, al egreso, se suma como un multiplicador más a la violencia social existente".

Si bien Petit reconoció que en los últimos años "son muchos y muy positivos" los cambios registrados en el sistema carcelario, subrayó que "se requiere un especial impulso para que la reforma penitenciaria en curso no retroceda".

"Perspectiva oscura"

En su presentación ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Petit dijo que si "no hay un plan de shock" en las cárceles y si el Ministerio del Interior y el Instituto Nacional de Rehabilitación "no tienen realmente una dotación de recursos importante para dar vuelta la situación, la perspectiva es muy oscura".

"Como resumen, el sistema ha mejorado mucho en los últimos años, pero la situación continúa siendo crítica. En muchos centros la situación es extremadamente grave y explosiva: Libertad, Comcar, el Centro Femenino, Tacuarembó. En algunos lugares la situación es dual. Por ejemplo, en Maldonado hay cosas que están muy bien, pero hay dos salas como en el Comcar: con encierro y falta de tratamiento", sostuvo el comisionado parlamentario.

En cuanto a la población carcelaria, Petit dijo que los datos a febrero indicaban que había 10.117 internos, con una tendencia que sigue "en aumento". Del total de reclusos, 35% está en el Comcar, centro de reclusión al que definió como "una pequeña ciudad".

"No protestan"

Petit contó que en una cárcel del interior, en un mismo establecimiento, las mujeres tenían dos horas de patio y los hombres seis. "Fue siempre así. Las mujeres, son mujeres; tienen menos patio y no protestan", le explicaron.



Populares de la sección