Socialistas intentan cuadrar el círculo para gobernar en España

El líder del PSOE comenzó a buscar alianzas para ser presidente
El líder socialista español, Pedro Sánchez, emprendió la cuadratura del círculo: alcanzar un pacto con partidos que se excluyen mutuamente en busca de una mayoría que le permita formar gobierno y sacar al país del bloqueo político.

Encargado la víspera por el rey Felipe VI de intentar formar un ejecutivo, Sánchez presentó al día siguiente al equipo de negociadores que debe emprender inmediatamente las conversaciones con todos los partidos representados en el Parlamento.

Su objetivo declarado: encontrar apoyos para combatir el desempleo, las desigualdades, la corrupción y el independentismo catalán.

Sin embargo, las posiciones parecen irreconciliables, ya que los dos nuevos partidos que entraron con fuerza en las Cortes tras las elecciones del 20 de diciembre, Podemos y Ciudadanos, que Sánchez querría como socios, se excluyen mutuamente de un pacto de gobierno.

Podemos, de izquierda radical, acusa a Ciudadanos de seguirles el juego a los conservadores del Partido Popular (PP), que impusieron drásticas medidas de austeridad durante los últimos cuatro años para reactivar la economía.

Los liberales de Ciudadanos reprochan por su parte a Podemos que defienda un referéndum sobre la independencia en Cataluña y lo acusan de querer realizar la misma política económica que sus aliados de Syriza en Grecia.

"Somos conscientes de la complejidad y de la dificultad", reconoció el portavoz del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el Congreso de los diputados, Antonio Hernando.

En opinión de Pablo Simón, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid, las cartas no están aún echadas.

"Tengo la impresión de que todo puede cambiar (...); lo que está por verse es la flexibilidad de los partidos", comentó a AFP, contemplando incluso que el PSOE pueda formar un gobierno minoritario.

El PP, del jefe del gobierno saliente Mariano Rajoy, está en todo caso decidido a cortarle el paso. La formación conservadora, que llegó en cabeza de las elecciones pero sin mayoría absoluta, tuvo que renunciar a formar gobierno por falta de aliados. Cuenta con 123 bancas en las Cortes.

El líder de Ciudadanos (con 40 diputados), Albert Rivera, había anunciado el martes que intentará convencer al PP de que se abstenga para permitir a Sánchez gobernar, pero la misión parece imposible.

Desconfianza en la izquierda

Los dirigentes conservadores se sucedieron en radio y televisión ayer para atacar a Sánchez, reiterando que el PP solo aceptará un gobierno presidido por Rajoy, "vencedor de las elecciones" pese a haber perdido 67 de los 186 diputados que obtuvo en 2011.

La mayor alianza que puede formar Sánchez sería la que propuso hace 10 días el líder de Podemos, Pablo Iglesias: un gobierno "progresista" formado por el PSOE, Podemos y el pequeño partido Izquierda Unida.

Pero al parecer esa propuesta ya no está vigente. La había presentado Iglesias como un favor a un partido socialista que acababa de obtener el peor resultado electoral de su historia, a cargo de quedarse con la vicepresidencia y la mitad de las carteras ministeriales.

Y luego las relaciones entre los dos hombres se pusieron tensas: Iglesias acusó anteayer a su aliado potencial de "hipocresía" por intentar entenderse a la vez con Ciudadanos y con Podemos.

Además, el partido socialista desconfía de un Podemos que aspira abiertamente a arrebatarle el liderazgo de la izquierda. Para superar las reticencias de los barones del partido, Sánchez se comprometió a someter todo acuerdo de gobierno a la votación de los militantes.

El politólogo Pablo Simón considera que los partidos más flexibles serán los que más tienen que perder si se convocan nuevas elecciones ante la imposibilidad de formar gobierno. Los sondeos prevén una huida de electores de Ciudadanos hacia el PP, y del PSOE hacia Podemos.

Pero incluso este último debería mostrar flexibilidad, subrayan en el entorno de Sánchez. Iglesias debe buena parte de su éxito a unas alianzas electorales con partidos regionales que empiezan a dar muestras de desgaste y nada garantiza que volverían a presentarse a las urnas juntos.

Tampoco podría permitirse aparecer como el partido que bloqueó la formación de un "gobierno de cambio", considera Simón.

De cualquier modo, señala el analista político Josep Ramoneda, "Sánchez no tiene otra salida". "O es presidente del gobierno o se va a casa", afirma, al considerar que seguramente no será el candidato socialista a unas elecciones anticipadas.

Fuente: AFP

Populares de la sección