"Solo nos queda aumentar la productividad, para cuando los mercados estén poder cumplir"

El directivo de la ARU y asesor técnico del SUL participó en la gira técnica de la raza Hampshire Down
Por Juan Samuelle, enviado a Colonia

En la charla que brindó durante la Gira del Hampshire Down, ¿qué concepto trasladó sobre cómo está el ovino en Uruguay?
Dije que Uruguay es un país agropecuario con fortalezas muy grandes. Tenemos muy buenos productores, con gran cultura y no solo en los temas del ovino que es lo que acá nos convocó. También tenemos una integración muy buena para los temas sanitarios que hoy son las primeras barreras a cuidar y a resolver, tenemos instituciones muy buenas generando, validando y transfiriendo tecnología, capacitando también a la gente, por ejemplo en este caso el Secretariado Uruguayo de la Lana, el Instituto Nacional de Carnes, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y las facultades de Agronomía y Veterinaria. Por suerte tenemos un Ministerio de Ganadería que nos apoya en los temas sanitarios, trabajamos muy integrados en eso. Además en el ovino y en el bovino hay una excelente genética, nos hemos capacitado mucho en alimentación y tenemos los mercados y los que no tenemos estabamos trabajando para que estén pronto. Solo nos queda aumentar la productividad, para cuando se levanten ciertas restricciones y los mercados estén poder cumplir y alcanzar mejores ingresos económicos para el productor y para el país, para avanzar en la calidad de vida que es lo que queremos todos.

En las labores en las mangas con los Hampshire Down, ¿con qué se encontró?
La ví muy bien a esta raza, no hay dudas que avanza. En el mundo faltan ovinos, falta carne, faltan proteínas, así que lo que tenemos que hacer es crecer todos, pero juntos, no solo cada uno en su chacra. Esta raza, como las otras, es excelente, hay atrás un trabajo muy serio. Como saben yo soy hincha del ovino, de todos, trabajo con todas las razas y estoy convencido que hay lugar para todas y en el caso del Hampshire Down, una raza carnicera, tiene un material que año a año viene mejorando orientados los productores en caracteres productivos sin descuidar los caracteres raciales.

Recientemente participó en una nueva instancia de la OIE, ¿qué se consideró sobre Uruguay?
Lo más importante es que se sigue viendo que Uruguay está muy bien posicionado en el mundo en todos los aspectos sanitarios, mantiene un estatus privilegiado, es muy bien visto el país por su integración público privada, por el uso de la trazabilidad, por la defensa del medio ambiente y del bienestar animal. Además, es cada vez mejor visto por su excelente genética y en eso quiero destacar el aporte relevante de los últimos congresos mundiales de razas vacunas realizados aquí, el del Hereford y el del Shorthorn. La gente que nos visitó, ganaderos de otros países, se llevaron una impresión excelente y eso es una gran fortaleza, ayuda en los mercados de las carnes y en los de la genética. Otro consenso que hay es que Uruguay como país libre de fiebre aftosa con vacunación, en base a todos los estudios y la vigilancia que hace, demuestra claramente que tiene muy bien controlada esa enfermedad, por lo cual en base a fundamentos técnicos tendría las mismas posibilidades de acceso que un país libre sin vacunación. Igual hay países que todavía utilizan temas sanitarios como barreras no arancelarias. Uruguay debe insistir en demostrar, en base a su seriedad y trabajo integrado, que el riesgo de reingreso de la enfermedad es mínimo.

En ese marco, el compartimento ovino es una herramienta clave.
Exacto, es una subpoblación, con análisis extra, que permitió que Estados Unidos haya realizado un estudio técnico concluyendo que los animales provenientes de esa subpoblación pueden ingresar sin riesgo a su mercado. Eso amerita que haya intenciones de que esta figura del compartimento, que es avalada, chequeada y promocionada por la OIE, se utilice además para la exportación de animales en pie, de semen y de embriones, en ovinos y bovinos. Eso es todo un desafío a encarar. Ya vino incluso gente de Medio Oriente, de las cuarentenarias más grandes, a ver esta figura, eso abre nuevas perspectivas para ingresar a esos mercados.

¿En qué está la idea de viabilizar que haya más compartimentos?
Eso está proyectado. Cuando logremos el ingreso (de carne ovina con hueso) a Estados Unidos vamos a encaminar eso en otros mercados, como Canadá, México y la Unión Europea, ya estamos promocionando una figura que es conocida, generada por la OIE. Acá siempre se pensó en una figura de compartimento extrapolable a cualquier zona del país. Puede ser usado por cualquier productor, por asociaciones, siempre que se cumplan las normas estipuladas. La idea es que una vez que Estados Unidos habilite el ingreso pasar a una segunda etapa, que está organizada entre el SUL y el Minsterio de Ganadería, en la cual se va a repicar el compartimento. Lo que pasa es que hasta que los mercados no estén consolidados no queremos que haya muchos, pero de acuerdo a las expectativas de los corderos que se van a precisar serán necesarios más compartimentos que, como el primero, será auditado por las autoridades competentes.

Se hace desear ese ingreso al mercado de Estados Unidos...
La parte técnica está pronta y en la parte política, por lo que ha comentado el ministro, se está muy cerca. Una vez que se haga la publicación habrá que esperar 60 días para tener el mercado operativo. Esperemos que esa publicación sea lo más rápido posible, por la importancia que tiene para Uruguay y porque además queremos que no conspire lo que es un año electoral en Estados Unidos.

El entrevistado

Datos:
Es oriental, nació el 30 de septiembre de 1952.

Familia:
Está casado con María Elena Leaniz Carrau, tiene cinco hijos y tres nietos.

Profesión:
Médico veterinario, egresado de la Facultad de Veterinaria, donde fue docente durante 35 años.

Actividad:
Trabajó 36 años en el SUL, es consultor del SUL y directivo de la ARU.

Fútbol y básquetbol:
Nacional y Trouville.

Populares de la sección

Acerca del autor