Soltero, 54 años y padre por primera vez

La prolongación de la expectativa de vida implica que la paternidad y maternidad también sea una etapa que suceda a una edad más avanzada
Sparky Campanella nunca escuchó el sonido vibrante del reloj biológico. Sin embargo, su "reloj sociológico" –su sentido de que se estaba perdiendo de algo importante en la vida– resonaba poderosamente. A la edad de 54 años, decidió hacer algo al respecto. Fue padre.

Era soltero, pero ¿y qué? "Decidí que podía hacerlo solo sin esperar a que llegara la pareja adecuada", dijo Campanella, un fotógrafo de bellas artes en Los Angeles, California cuyo hijo, Rhys, tiene poco más de un año. Al paso de los años, había salido con mujeres que tenían sus propios hijos, pero se dio cuenta de que no quería ser un padrastro.

"¿Por qué ir por la vida sin tener la experiencia de tener mi propio hijo", preguntó.

Es una pregunta que se están haciendo muchas personas de más de 50 años que no tienen hijos. Claro que tener que alimentar por las noches y lidiar con un infante inquieto de dos años no es para cardíacos. Sin embargo, con las finanzas en orden y carreras establecidas, más una mayor expectativa de vida, algunas personas de más años están concluyendo esto: ¿por qué no empezar –o continuar– la crianza de hijos tardíamente en la vida?

Es frecuente que las historias de paternidad tardía sean noticia. Este año, el comerciante en arte Nicholas Bergruen, de 54 años, tuvo dos hijos con una madre de alquiler. Margarita Louis-Dreyfus, la presidenta de la casa de comercio mundial Louis Dreyfus Commodities, parió gemelas a la edad de 53 años. Janet Jackson apareció en las primeras planas de los periódicos cuando anunció su embarazo dos semanas antes de cumplir 50 años.

Luciano Pavarotti tuvo un hijo después de los 65 años; Rupert Murdoch también, pero tenía más de 70 años.

Claro que los hombres de más edad ya han tenido hijos con esposas más jóvenes. Que tengan más después de los 50 años sigue siendo extremadamente raro.

Lo más importante es que, a pesar del montón de problemas éticos y de salud que plantea la paternidad tardía, toda la idea es cada vez más culturalmente aceptada, en particular en ciertos círculos altamente acaudalados.

"Más mujeres y hombres que tienen 50 años y más están ampliando los límites y dando el salto a la paternidad", comentó Rachel Lehmann Haupt, la autora de "Her Own Sweet Time: Egg Freezing and the New Frontiers of Family" (A su propio tiempo. La congelación de óvulos y las nuevas fronteras de la familia).

"Estamos viviendo más y esta nueva edad mediana se está convirtiendo en un momento en el que la gente empieza a pensar en lo que quiere hacer con el resto de su vida. Muchos de los que no han tenido hijos deciden reinventarse como padres". "Estamos viviendo más y esta nueva edad mediana se está convirtiendo en un momento en el que la gente empieza a pensar en lo que quiere hacer con el resto de su vida. Muchos de los que no han tenido hijos deciden reinventarse como padres".

El camino a la paternidad adopta muchas formas. Más allá de la adopción y la maternidad de alquiler, algunas optan por la fertilización in vitro, ya sea con donadoras de óvulos o con los que congelaron en el pasado. Nada de esto es barato. Campanella, por ejemplo, pagó alrededor de U$S 120.000, que incluyeron los honorarios médicos y legales, así como los costos de una madre de alquiler.

"La gente es muchísimo más saludable hoy en día", dijo el doctor Philip Chenette, un endocrinólogo reproductivo en el centro Pacific Fertility en San Francisco, California. "Cotidianamente veo a personas de 55 años haciendo ciclismo de montaña, y si sigues una buena dieta y mantienes un peso bajo, puedes hacer muchas cosas con tu cuerpo que antes no podías. Si tu expectativa de vida es más larga, ¿por qué no querrías llenar el tiempo con tu hijo?".

Algunas clínicas de fertilidad han ampliado la edad de los pacientes que aceptan. Es de 55 años para las mujeres en el Pacific Reproductive Center. (La edad combinada de una pareja es de 110 años.) No hay ningún límite en el instituto New York Fertility en la Ciudad de Nueva York. "Hemos tenido a pacientes cuyos bebés nacen cuando ellas tienen 57 años", comentó el doctor Majid Fateh, el fundador y director médico.

Steve Klein, un abogado en formación de familias en San Diego, California, también está viendo a personas de más edad que llegan a su despacho. "A medida que la maternidad de alquiler es cada vez más parte de la corriente dominante, la gente la ve como una forma viable de tener un hijo, especialmente las personas que ya pasaron la edad reproductiva óptima", dijo. "Tienen dinero y pueden brindar una vida cómoda, educación privada. Pueden tener nanas que las ayuden o uno de ellos puede ser el que se quede en la casa, y tienen más años y son más sensatos y más maduros. Pueden ser mejores padres que si fueran más jóvenes".

Mientras que algunas personas se preocupan por la logística cotidiana de tener un hijo tardíamente en la vida, a otras les preocupa la ética al respecto.
Mientras que algunas personas se preocupan por la logística cotidiana de tener un hijo tardíamente en la vida, a otras les preocupa la ética al respecto.
Annie Worshoufsky MacAulay, de 55 años, una enfermera en Hartford, Connecticut, está planeando adoptar un bebé con su pareja, Cindy. La pareja tiene un hijo de seis años, Nate. MacAulay tiene cuatro hijos adultos de un matrimonio anterior.

Aun cuando se siente fuerte y llena de energía, sí tiene algunas reservas. "Mi mente me dice: 'Dios santo, ¿voy a ir a su graduación en silla de ruedas? ¿Voy a estar presente? ¿La gente pensará que soy la abuela?'. Mi mente y mi cuerpo están en lucha constante".

Los médicos y los abogados también tratan de resolver las consideraciones éticas de tener un hijo tardíamente. En el 2013, la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva revisó el informe de su comité de ética sobre la donación de ovocitos o de embriones a mujeres de edad "avanzada".

"En vista de la falta de datos sobre la seguridad materna y fetal", concluyeron que debía "desalentarse que una donante brinde ovocitos o embriones para transferirlos a cualquier mujer de más de 55 años de edad, aun cuando no presente ningún problema médico subyacente".

El riesgo de complicaciones aumenta drásticamente después de los 55 años, incluidas la preeclampsia, la diabetes y la presión arterial alta.

También existen riesgos de salud en los padres tardíos. El esperma de un hombre mayor, dicen los investigadores, puede engendrar hijos con mayor riesgo de padecer autismo, esquizofrenia y enanismo. Aun cuando nadie les ha aconsejado a los hombres que congelen esperma para una fecha posterior, "no es una idea terrible", expresó Chenette.

A pesar de las interrogantes, los defensores de los padres mayores dicen que éstos les pueden brindar algo especial a sus hijos, y a ellos mismos.

"Mi padre era 50 años mayor que yo", dijo Fateh. "Yo tenía veintitantos años cuando murió, pero los pocos años que pasé con él fueron los mejores de mi vida. Era amoroso, comprensivo; era maduro, había vivido", recordó.

En sus observaciones, Fateh añadió: "los padres mayores son realmente gentiles con los hijos y más compresivos".

"Se encuentran en un estadio de la vida en el que están financieramente más cómodos", agregó. "Pasan mucho tiempo con los hijos. Cuando tienes treintaitantos años estás trabajando tan duro que apenas si ves al niño. No conozco a un solo padre mayor que lo lamente", reflexionó.


Populares de la sección