Sotheby's cerró con escaso entusiasmo subasta de obras de pintores maestros

Ni las cifras alcanzadas en general ni la cantidad de ofertas lograron colmar las expectativas de la firma

Sotheby's presentó sin el éxito esperado la venta de las 56 obras de maestros pintores y escultores que salieron a subasta en Nueva York, en la que no se consiguieron vender la mayoría de las obras de los artistas españoles del Siglo de Oro que se ofrecían. El evento estaba calificado como una de las más interesantes subastas que la firma incluyó en el calendario de remates de enero.

Las pujas no alcanzaron el valor deseado en la subasta del cuadro Bodegón de cocina, atribuido al artista sevillano Diego Velázquez, un óleo sobre lienzo que data de los años que van del 1640 al 1642, descubierto recientemente y que había sido tasado entre US$ 1,5 millones y US$ 2 millones.

Acerca de esta pintura, la casa la había presentado como una de las apuestas principales al explicar: "Este es un óleo sobre lienzo de 71.5 por 93 cm. Estas pinturas (denominadas genéricamente por los lugares para comer de clase baja, donde la gente común podía comprar comida) fueron muy populares desde el momento de su creación. Algunas de estas composiciones contenían referencias bíblicas, mientras que otras eran completamente seculares en contenido".

Tan solo despertó el interés de los coleccionistas que participaban en la subasta un ejemplar de Los caprichos de Goya, que consiguieron alcanzar un precio de martillo de US$ 750 mil, levemente por encima del valor estimado por Sotheby's.

Impresa por Rafael Esteve para el artista en 1799 y con medidas de 295 x 195 mm, entre sus detalles se revelan 80 placas en un solo papel uniforme vertido sin agua: aguafuertes con agua tinta bruñido, muchos con punta seca y/o burin –presenta alguna mancha–.

"Esta es una versión muy temprana. Eso significa también que la calidad de las impresiones es muy buena porque el grabado hecho en el metal aún estaba muy marcado", había expresado sobre la obra Chris Apostle, vicepresidente de Sotheby's.

Por su parte, y en materia de cifras, la pieza que se vendió por mayor precio fue un cuadro del artista flamenco Peter Paul Rubens, titulado Estudio de caballo con jinete, por el que uno de los participantes en la puja desembolsará US$ 5,1 millones, tres veces su valor estimado por la casa de subastas.

En segundo lugar se vendió Mujer joven sujetando rueca a la luz de una vela, del también pintor flamenco Adam de Coster, que alcanzó a US$ 4,9 millones, más del doble del valor que se le tasó.

Mientras, una de las obras de la subasta sobre la que más énfasis había puesto Sotheby's, Cabeza de mujer del italiano Orazio Gentileschi, apenas consiguió lograr la mitad del valor estimado, y alcanzó un precio de martillo de US$ 1,8 millones.

En tanto, la pintura atribuida a Doménikos Theotokopoulos "el Greco", conocida como Santa Verónica sujetando el velo, sorpresivamente fue una de las decepciones inesperadas, ya que no tuvo comprador. (EFE)


Fuente: (EFE)