Spotify soluciona sus disputas legales

El servicio de streaming musical pagará US$ 21 millones a las discográficas por la reproducción de la música de todos los artistas que reclamen el pago, cerrando años de demandas judiciales por este tema
Spotify, el líder mundial de la música en línea (streaming), llegó este jueves a un acuerdo sobre el pago de derechos de autor con compositores y discográficas de Estados Unidos, un paso con el que la empresa espera evitar posibles costosas demandas.

El acuerdo, anunciado en un comunicado conjunto de Spotify y la Asociación Nacional de Discográficas, que lucha en nombre de las casas estadounidenses que poseen los derechos de autor de los compositores "es un paso crucial para mejorar la transparencia en el mundo de la música y asegurar que los compositores reciban los derechos de autor cuando se utiliza su música".

Aunque no especificaron la cantidad, una fuente informó a la agencia AFP que los derechos no pagados ascendieron a 16 millones de dólares, a lo que Spotify sumaría cinco millones más, para generar un total de 21 millones de dólares.

De todas maneras, hay fuentes que establecen que el monto podría llegar a los US$ 25 millones, y que la exigencia de Spotify para ceder este dinero es que las compañías discográficas se abstengan de reclamar legalmente por sus pagos.

El acuerdo establece que cada autor o discográfica que estime que una o más de sus canciones se distribuyeron en la plataforma sin retribución alguna pueda solicitar y recibir una compensación económica a través de un portal de reclamos que la compañía establecerá en el futuro.

El plazo abarcado en este nuevo acuerdo va desde el ingreso de Spotify al mercado, en 2008 (cuando solo estaba disponible en Europa), hasta el 30 de junio de 2017.

Estos derechos no se habían pagado hasta el momento ya que Spotify afirmaba que la información de que disponía no le permitía la identificación de los autores y discográficas de los títulos en cuestión.

Los derechos de piezas de las que no se identifique el autor o la discográfica después de un trabajo de investigación será donado a los autores y discográficas que aceptaron el acuerdo.

Este arreglo entre Spotify y la Asociación de Discográficas es similar a uno logrado por esta última institución y YouTube firmado en 2011.

Para la empresa de streaming de origen sueco significa aplacar los reclamos de la industria musical, que desde hace tiempo ha reclamado el pago de estos derechos, por lo que ha demandado en varias ocasiones a la compañía. Por ejemplo, la última demanda judicial exigía un pago de US$ 150 millones.
Antes había recibido demandas del sitio Ministry of Sound, quien exigía el retiro de las listas de temas creadas por usuarios que imitaban los compilados de música electrónica que el sitio realiza. Esa disputa se solucionó con un acuerdo privado por fuera de los juzgados.

A finales del año pasado también recibió una queja del sello discográfico Victory Records, de Chicago, que reclamaba mejores pagos para sus artistas.

En un comunicado, Spotify asegura que establecerá un sistema de remuneración en conjunto con la organización discográfica, para evitar el surgimiento de otras demandas legales como las que ya han enfrentado.

El acuerdo refiere a los costos de derechos de autor que se cobran por la reproducción de la obra de un artista y que son parte fundamental de los requisitos legales necesarios para poder reproducirla en sitios y aplicaciones como Spotify.

Este servicio de streaming no ha sido el único en recibir este tipo de demandas. Competidores como Tidal, Rhapsody e incluso Google también han sido llevados ante la justicia por la misma causa.

Fuente: En base a AFP

Populares de la sección