SRA y el gobierno de Macri navegan con la misma brújula

La gremial celebró sus 150 años con gran euforia de los productores ante el cambio de timonel en el país
Por Lucas Farías, enviado a Buenos Aires, Argentina

La Sociedad Rural Argentina (SRA) celebró su siglo y medio de vida a lo grande. Y es que el contexto ayudó muchísimo. En la 130ª Exposición Rural de Palermo se respiraba entusiasmo. El ánimo de los productores argentinos era muy distinto al que mostraban en años anteriores. A pesar de los bajos precios de los productos agropecuarios, el ambiente era de algarabía.

La principal razón de esa transformación fue el cambio de rumbo político del país tras la asunción de Mauricio Macri en la Presidencia. Tras más de una década donde los productores agropecuarios sentían que el gobierno además de darles la espalda los asfixiaba con sus políticas proteccionistas y recaudatorias, ahora el nuevo gobierno está dispuesto a sacarles la pata de encima.

En su discurso durante el acto inaugural de la muestra, realizado el sábado 30, el presidente de la SRA, Luis Miguel Etchevehere, agradeció a Macri por su presencia y por haber cumplido sus promesas de campaña ni bien asumió, quitándole las detracciones –más conocidas como retenciones– a la exportación de casi todos los granos y una reducción de 5% para la soja. Esta última irá bajando de forma gradual, según prometió el gobierno, y los productores confían en que así será.

Este año la Expo Palermo, en su edición N° 130, coincidió con los 150 años de la SRA.

Pero las medidas que se esperaban desde el sector productivo no eran solamente esas, hubo varias otras como la normalización del sistema cambiario, la decisión de retornar a los mercados internacionales y la salida del default, aspectos que favorecen a la actividad económica del país y a la vez exigen al sector productivo un mayor compromiso para invertir, generar más empleo, aumentar la productividad y así elevar el ingreso de divisas al país. Los productores están dispuestos a hacer ese esfuerzo y confían en que el gobierno también lo hará.

Navegan con la misma brújula, que les marca el mismo norte, tienen los mismos objetivos, proyectos de país y discursos comunes. Si a alguien se le mostraran los discursos del sábado 30 podría haber sido Etchevehere el autor de lo que dijo Macri, y viceversa. La relación es de total armonía entre el gobierno argentino y el campo.

Cabe cuestionarse cuánto de esto se debe a las coincidencias entre unos y otros, y cuánto corresponde a las diferencias del campo con los gobiernos anteriores. Posiblemente el apoyo no sería tan masivo si los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández hubieran tenido otra actitud en su relacionamiento con los productores. Ese cambio en el timonel, que le dio un giro a la nave para navegar con otros rumbos en la política económica, generó un gran entusiasmo del ruralismo argentino.

Hacía más de una década que un presidente argentino no participaba del acto inaugural de la Exposición Rural de Palermo. Era una tradición que el primer mandatario ingresara al predio en un Cadillac clásico, descapotable. El viernes, día anterior a la llegada de Macri al acto inaugural, se especuló con que podría ingresar en una camioneta 4x4, de fabricación argentina.

Sin embargo el mandatario, que fue muy criticado por su frivolidad al bailar tras asumir el cargo –pasos que también realizaba durante los actos de campaña– y más recientemente por sacarse una foto por la aplicación Snapchat con el famoso conductor televisivo Marcelo Tinelli, prefirió ingresar a La Rural caminando, como todos los presentes, y subir al palco de forma muy sobria, lo que dejó muy satisfechos a quienes lo esperaban, y así evitó más críticas.

Se podría decir que Macri fue recibido como una estrella, o hasta como un héroe, a pesar de estar hace apenas siete meses en el gobierno. Concurrió acompañado de su esposa Juliana Awada y de su hija Antonia, de 4 años. El público se puso de pie y aplaudió con muchísima euforia cuando llegó y en varios momentos de su discurso.

También fueron muy bien recibidas otras autoridades como el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

El patriotismo es una característica mucho más presente entre los argentinos que entre los uruguayos. Normalmente ese fervor aflora en los actos inaugurales de la Exposición Rural, pero este año fue aún más notorio.

Además de banderas blancas y celestes por todos lados, con frecuencia se escuchaban cánticos de "sí se puede" o potentes "¡viva la patria!", que eran respondidos con atronadores coros de las seis tribunas que rodean la pista. Con el mismo entusiasmo se cantó el Himno y se saludaron a las diferentes delegaciones militares y civiles que desfilaron al cierre del acto.

En la pista y en los galpones


La cabaña argentina se lució en la pista de la 130ª Exposición Rural de Palermo. Una muestra numerosa y de muy buena calidad, sobre todo en algunas razas en las que el vecino país se destaca.

En Hereford se observó una muestra más numerosa que en años anteriores. Animales con características genéticas muy diferentes. Por un lado, algunos con una línea tradicional, muy grandes, muy distintos a los que suelen verse en la pista de la Rural del Prado.

Por otro lado estaban los animales mucho más modernos, con frames más moderados. Incluso parecían ser toros de países diferentes, algo que se vio con claridad en la definición del Campeón Senior. Pero en definitiva todos exhibían una preparación muy intensa, que puede ser considerada hasta excesiva para lo que se acostumbra observar al oriente del río Uruguay.

Todas las pistas convocaron a un gran marco de público. En la definición del Gran Campeón Aberdeen Angus fue donde hubo más gente. La raza es líder en el país y, a pesar que hubo un menor número de animales respecto a años anteriores, la calidad era sobresaliente y muy pareja, lo que le hizo muy difícil la tarea al jurado Mauricio Groppo.

La raza Limousin también concretó una muy buena muestra, en el marco de los 50 años de la Asociación Argentina de Criadorse de la raza; y la contracara en la especie bovina fue la raza lechera Holando, que tuvo apenas siete ejemplares en pista.

Durante la premiación, una de las autoridades de la gremial de criadores de la raza lechera reconoció ante el público que "el Holando tocó fondo este año en Palermo", pero expresó su compromiso de redoblar esfuerzos para revertir esa situación.

La lechería enfrenta una importante crisis a nivel internacional, por un sobrestock de productos lácteos, lo que deprimió los precios. Pero en Argentina la situación del rubro es aún peor, ya que la cuenca lechera, que ocupa fundamentalmente las provincias de Córdoba y Santa Fe, sufrió importantes inundaciones que impidieron la producción de alimentos para las vacas, insumo fundamental para lograr una buena producción de leche.

Entre los equinos, la raza Polo Argentino confirmó su buen momento, con una importante presencia de criadores. Y los caballos Criollos deslumbraron a los especialistas. "No podríamos haber tenido mejores ejemplares para celebrar los 150 años de la Sociedad Rural Argentina", dijo uno de los jurados en la definición del Gran Campeón de la raza.

Todas estas actividades convocaron a muchos criadores uruguayos. Algunos participaron en sociedad con cabañas argentinas, otros fueron jurados y secretarios de jurados, también hubo quienes fueron a hacer negocios y otros tantos como espectadores de una muestra de gran nivel.

La concurrencia del público de la ciudad también fue muy importante, sobre todo los fines de semana. La muestra coincidió con las vacaciones de invierno, y por eso hubo un gran número de niños y jóvenes con sus familias y amigos.

Además se apreció una importante muestra comercial, artesanal y artística, con especial destaque para el retorno de ministerios y organismos institucionales del Estado, que no participaban hace un largo tiempo con sus stands en la principal muestra de la ganadería argentina.

FARM trató negociación con la UE y sanidad


En cada muestra ganadera de la región se reúnen los representantes de las gremiales de productores de cada país en una sesión de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM). En la 130ª edición de la Exposición Rural de Palermo, los dirigentes trataron diferentes temas comunes, y los principales fueron las negociaciones del tratado de libre comercio entre el bloque y la Unión Europea, y temas vinculados con la sanidad animal.

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Ricardo Reilly, dijo a El Observador Agropecuario que se analizó la nueva impronta política y económica de la región, fundamentalmente de la mano de los cambios políticos en Argentina, país que está trabajando para mejorar al máximo su inserción comercial en los mercados internacionales.

Expresó que en el país vecino el sector productivo está trabajando duro para realizar su aporte a estas negociaciones y así poder sacar su fruto. Se repasó que en el intercambio de ofertas no se formalizó la presencia de la carne, pero los uruguayos señalaron que desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay y también desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca se explicó que eso no quiere decir que el producto esté excluido del tratado, sino que se negociará más adelante.

Paraguay también incluyó temas sanitarios, por los que hay que velar y preservar, para evitar hechos que generen problemas comerciales. "Es un tema en el que a Uruguay le va la vida, porque es un país netamente exportador, y por eso tenemos que ser muy celosos de esos aspectos y trabajar en conjunto con otras agremiaciones de la región", sostuvo el presidente de ARU.

La participación de los uruguayos


El uruguayo que más se destacó en la 130ª Exposición Rural de Palermo fue Gomensoro de Santa Marcia, que fue elegido Tercer Mejor Macho de la raza Criollos. El reproductor, que también obtuvo el premio de Campeón Potrillo Mayor, fue criado por la cabaña artiguense Santa Marcia y vendido en un 80% al criador argentino Julio Cesar Trevisan, quien invirtió US$ 100 mil en el remate de la cabaña, luego que el ejemplar se coronara Gran Campeón de la Expo Otoño 2016, en la Rural del Prado.

En hembras de la raza Aberdeen Angus, La Milagrosa –de Milkland– obtuvo el premio de Reservada Campeona Vaquillona Menor asociada con la cabaña argentina La Rubeta; Ricardo Laborde expuso también con La Rubeta a la Reservada Campeona Vaca Joven; y Frigorífico Modelo y La Rubeta lograron el premio de Tercera Mejor Vaquillona Intermedia.

También participaron uruguayos como jurados o secretarios en diferentes pistas. Diego Albanell fue secretario del argentino Mauricio Groppo en la pista Aberdeen Angus; Pablo Barreto fue jurado de la raza equina Appaloosa; y Walter Mario Damboriarena fue el encargado de las calificaciones de los ovinos de la raza Romney Marsh.

Además hubo una importante presencia de cabañeros uruguayos en las diferentes tribunas.

Populares de la sección

Acerca del autor