Starbucks, Airbnb y Uber reaccionan contra medidas de administración Trump

Anunciaron alojamiento gratuito, trabajo para los afectados por la medida del presidente,

La cadena estadounidense Starbucks y la plataforma de alquiler Airbnb alojarán gratuitamente y ofrecerán trabajo a los afectados por el decreto del presidente Donald Trump contra refugiados y ciudadanos de siete países mayoritariamente musulmanes, que consideran "contrario al sueño americano".

Starbucks planea contratar en los próximos cinco años a 10.000 refugiados en los 75 países en los que tiene presencia, según se comprometió el domingo por escrito su presidente Howard Schultz.

Por su lado Airbnb anunció que alojará de forma gratuita a los afectados por el decreto de la administración Trump.

Starbucks empleará a quienes huyen de las guerras, de persecuciones y de discriminaciones en los países donde está presente el grupo. En Estados Unidos, la cadena de cafeterías comenzará por contratar a refugiados que han trabajado para el ejército estadounidense, por ejemplo como intérpretes.

Schultz, cercano al partido Demócrata, indicó que Starbucks está en contacto con los empleados afectados por el decreto presidencial que establece severas restricciones al ingreso a territorio estadounidense y "verificaciones extremas" contra ciudadanos de Siria, Libia, Sudán, Irán, Irak, Somalia y Yemen.

"Les escribo hoy con una profunda preocupación, el corazón encogido y una decidida promesa", dice el presidente de Starbucks en un correo dirigido a sus empleados y que fue subido a internet.

"Vivimos tiempos sin precedentes, en los que somos testigos de que la consciencia de nuestro país y la promesa del sueño americano se ha puesto en duda", agregó Schultz, quien afirma que la cadena de cafés quiere servir a sus clientes igualmente "en un país cristiano o un país musulmán".

Schultz es de los pocos directores ejecutivos estadounidenses que se inmiscuye en debates políticos, como el de las relaciones raciales hace dos años, o para defender a México, el otro blanco favorito de Donald Trump.

"Construir puentes y no muros con México", declaró, en referencia la barrera que Trump quiere erigir en la frontera con México. Starbucks es propietario de 600 cafés y emplea a 7.000 personas en México donde, dijo, seguirá invirtiendo.

Alojamiento gratuito

Por su parte, Airbnb ha propuesto dar alojamiento gratuito a personas afectadas por el decreto.

"Airbnb proporciona un alojamiento gratuito a los refugiados y a toda persona a la que se prohíbe ingresar a Estados Unidos", indicó en Twitter Brian Chesky, presidente de la empresa.

"Póngase en contacto conmigo si usted necesita alojamiento", concluye. El grupo busca recurrir a su programa de desastres naturales, que prevé que los huéspedes ofrezcan alojamiento a personas desplazadas.

La plataforma en línea de alquiler de amueblados también contempla medidas de urgencia específicas si no hay lugar disponible cerca del lugar donde pudiera hallarse una persona afectada por el decreto anti-migración.

"Abrir fronteras nos acerca. Cerrarles divide aún más a Estados Unidos (...)" exhorta Brian Chesky.

Por su lado Lyft, servicio de reserva de autos sin chófer --uno de cuyos accionistas es General Motors-- prometió dar un millón de dólares a la organización de defensa de derechos cívicos American Civil Liberties Union (ACLU), que fue la que llevó ante la Justicia estas restricciones a la inmigración.

Uber: crítica y reacción

Su competidor Uber, muy criticado la víspera en las redes sociales por su tibia reacción inicial, se comprometió a ayudar a los chóferes afectados; anunció que destinará una partida de US$ 3 millones, dedicados a la defensa legal de choferes que trabajen en Estados Unidos y corran riesgo de ser deportados.

El anuncio fue realizado en Facebook por Travis Kalanick, gerente general de Uber, quien calificó a la medida de Trump como "injusta", y aseguró que su empresa "instará al gobierno a reinstaurar el derecho de los ciudadanos estadounidenses a viajar - sin importar cual sea su país de orígen - libremente".

Uber recibió críticas en Estados Unidos en los últimos días, primero por llevar pasajeros al aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York durante una huelga de taxis en protesta por las medidas antiinmigratorias, y en segundo lugar por su postura original ante el decreto. De hecho, se popularizó en Twitter el hashtag #DeleteUber (Borren Uber), que instaba a eliminar la aplicación como protesta.

Otras empresas de transporte que operan en Estados Unidos, como Lyft, también asignaron dinero para esta causa. Lyft destinará, según el portal The Verge, US$ 1 millón a la asistencia para sus choferes.

En tanto Elon Musk, presidente de Tesla, pidió en su cuenta deTwitter que le hicieran sugerencias sobre las posibles enmiendas al decreto migratorio.

La preocupación, que ya se extendió el sábado entre los gigantes de Silicon Valley llegó a los directivos de las multinacionales ubicados en la costa Este.

Jeffrey Immelt, presidente de General Electric, que tiene a muchos de sus empleados afectados, afirmó que éstos "son importantes para nuestro éxito".

Por su lado el banco JPMorgan Chase empezó a examinar con sus trabajadores que poseen visados cómo se los puede ayudar, y su presidente Jamie Dimon les aseguró que pueden contar con su apoyo "inquebrantable".





Populares de la sección