Suárez maquilló el baile

Un formidable gol del salteño en los minutos finales del partido Uruguay-España acortó el marcador del debut y disfrazó el dominio futbolístico de la Roja

El resultado final del partido es un dato estadístico que no expone cabalmente lo que fue el partido. España avasalló futbolísticamente a Uruguay, consiguió dos goles en el primer tiempo, falló otros tantos, manejó la pelota, pero al final, una genialidad de Luis Suárez le puso algo de emoción. 

Al disecar el 2-1, España fue colectivamente superior y Uruguay un suspiro individual. El equipo de Tabárez tuvo un poco más de profundidad cuando entró Lodeiro y acompañó a Suárez con Forlán, pero fue también porque España se tranquilizó.

Al cabo del primer tiempo la libreta de apuntes mostraba claramente el desarrollo del juego durante ese lapso. España había rematado siete veces al arco de Muslera, mientras que Uruguay lo había hecho solo una vez; fue cuando Cavani le hizo vientito con la melena a la pelota tras un tiro libre de Suárez.

Un vistazo al sitio oficial de la Fifa durante el descanso brindaba otro dato: la posesión de pelota fue 77% de España contra 23% de Uruguay. Esto, sin tener en cuenta que el marcador indicaba que el campeón del mundo ganaba 2-0, con goles de Pedro (la  pelota se desvió en el camino en la pierna de Lugano y descolocó a Muslera) y Soldado.

Los datos eran contundentes. El Maestro Tabárez lo había anunciado previo al encuentro: “Si jugamos 10 veces, España gana nueve”. Los rojos dominaron a placer. Durante los primeros cuatro minutos tocaron la pelota de una lado a otro, mientras los uruguayos se movían al unísono, como desplegando una coreografía de Bailando por un Sueño. Trataban los jugadores celestes (ayer vestidos de blanco) de no perder el equilibrio, de permanecer cerrados, de mantener el orden.

Mientras tanto, Xavi, Iniesta, Fábregas y 25 jugadores españoles más (porque aparecían por todos lados) se pasaban el balón de un lado a otro, buscando la brecha. La encontraron antes de los 10 minutos con un remate de Fábregas que rebotó en el palo. Después que traspasaron la barrera una vez, levantaron el peaje. Se sucedieron los ataques. Muslera le atajó un tiro a Iniesta minutos antes del primer gol, que nació en un tiro de esquina. La pelota derivó hacia Pedro y el delantero menos famoso de la Roja abrió la cuenta.

El toqueteo continuó hasta que Soldado, habilitado por Maxi Pereira, recogió un pase maravilloso de Fábregas y adentro.

El segundo tiempo empezó más o menos con la misma tónica. La precisión española para pasar la pelota, la aparición siempre de un hombre destapado, la velocidad y hasta el lujo necesario, eran demasiado para los uruguayos.

Les faltó, en ese tiempo, embocar las oportunidades creadas por Soldado, Iniesta y Pedro.

Uruguay se animó luego y llevó la pelota más cerca de Casillas. Hasta que Ramos le cometió una falta a Suárez y el delantero ejecutó un exquisito remate, para tapar un poco el dominio español.


Populares de la sección

Comentarios