Suba del dólar complica aumento de aportes que el MEF fijó a entes

Astori dejó abierta la puerta para "profundizar" los recortes de gastos
Las mayores transferencias que las empresas estatales deberán realizar para recomponer el rojo de las cuentas públicas, según lo definió el Ministerio de Economía (MEF) al inicio del actual período de gobierno, se ven amenazadas por la fuerte apreciación del billete verde en lo que va del año (7,4%), pese a que en los últimos días registró un leve revés.

Para reducir el déficit a 2,5% para fines de 2019 –como lo fijó el gobierno en la fundamentación de la ley de Presupuesto–, las empresas públicas deberán mejorar su resultado operativo en el período en US$ 440 millones. Los mayores esfuerzos los tendrá UTE (US$ 160 millones), seguida por ANTEL y ANCAP con US$ 120 millones cada una. En un tercer escalón vienen OSE (US$ 24 millones) y la ANP (US$ 16 millones).

Fuentes de UTE comentaron ayer a El Observador que si bien la empresa cumplió "sin problema" su meta de incrementar en US$ 40 millones su resultado operativo en 2015, la tendencia alcista que viene mostrando el tipo de cambio hace que la meta de sumar otros US$ 40 millones este año sea un poco "más compleja" que el ejercicio anterior. Precisamente, ayer el ministro de Economía, Danilo Astori, dejó abierta la puerta para introducir nuevos recortes de gastos.

En su presupuesto anual, UTE manejó un tipo de cambio promedio que marcó Economía en $ 31,5. Justamente ese es el valor que muestra la media del dólar en lo que va de 2016. Mientras que si se toma el dato de marzo, el promedio se ubica en $ 32,17.

Alrededor del 70% de los insumos del ente energético están nominados en dólares, mientras que su pasivo en esa moneda ronda el 45%. También tiene otros costos fijos en dólares como los contratos de compraventa de energía a generadores privados de eólica, biomasa y fotovoltaica. La recaudación de UTE por la facturación de energía eléctrica se realiza en su totalidad en pesos.

Los entes estatales jugaron un rol fundamental para evitar que durante el año pasado el déficit fiscal se disparara por encima del equivalente a 4% del PIB.

El resultado primario corriente de las empresas públicas fue de 1,8% del PIB en el último año. Eso implicó un incremento de tres décimas respecto al resultado de 2014, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). Esos números no toman en cuenta la inversión realizada por los entes.

El Estado en su conjunto realizó inversiones el año pasado por el equivalente a 2,3% del PIB. De esos capitales, buena parte fueron ejecutados por las empresas públicas. El recorte de la inversión respecto a 2014 fue equivalente a 0,9 puntos porcentuales del PIB.

Si el gobierno no hubiera conseguido la mejora en el resultado de las empresas públicas y hubiera invertido los montos de 2014, el déficit fiscal habría trepado de 3,4% del PIB en 2014 a 4,6% del PIB en 2015.

Estrategia y gasto


El equipo económico dejó entrever en más de una oportunidad en sus últimas declaraciones públicas y acciones en materia de política macroeconómica, que el "ancla" fiscal es hoy la prioridad. Esto se reflejó con aumentos de tarifas públicas por encima o a la par de inflación. Además, es casi un hecho que no habrá rebaja de los combustibles durante el primer semestre del año pese a que los costos de importación están por debajo de la paramétrica de ANCAP. Eso, porque hoy la prioridad es intentar sanear los números de la petrolera estatal.

El primer año de gobierno cerró con un desvío respecto a la corrección gradual que el equipo económico esperaba alcanzar ese ejercicio. En los 12 meses a diciembre el rojo de las cuentas públicas se ubicó en 3,5% del PIB, tres décima por encima de lo que esperaba el MEF. Pero más preocupante fue el dato de enero que mostró un deterioro del 3,8% en el último año móvil.

Pese a ello, el titular del MEF, Danilo Astori, ratificó en una reciente entrevista con Presidencia que se mantiene sin cambios la meta de llevar el desequilibrio de la caja del Estado a 2,5% para el final del actual período de gobierno.

El jerarca comentó que la suba del rojo de las cuentas públicas no vino por el lado del gasto –"que se mantuvo"–, sino por una merma de las ingresos, como el de las empresas públicas, una merma en los aportes al BPS por la pérdida de puestos de trabajo, y un aumento de los beneficiarios por seguro de pargo. Dijo que el gobierno va a "seguir luchando para un mejor resultado (fiscal)".

Luego del Consejo de Ministros de ayer, Astori volvió a hacer foco en la necesidad de "cautela" en el manejo del gasto público y en la necesidad de generar estímulos para lograr mayores ingresos en la caja del Estado. "Tenemos que apostar estimulando el nivel de actividad, pero mucha cautela fiscal especialmente con el gasto, y tratar de seguir profundizando las medidas de ahorro que podamos tomar. Al principio de este período conjuntamente con el director de la OPP (Álvaro García) y el presidente de la República, (Tabaré Vázquez) propusimos medidas de restricción del gasto muy importante que están en vigencia y que pueden ser profundizadas".

Las fuentes de UTE aseguraron que por el momento no hay cambios respecto a los lineamientos que el Ejecutivo fijó al inicio de su gestión respecto a las restricciones en materia de gastos operativos e inversiones.

Analistas escépticos con una mejora


os economistas privados esperan para este año un nuevo deterioro de las finanzas públicas de una décima de punto porcentual. La mediana de las respuestas de los expertos a la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador de marzo, muestra un déficit fiscal esperado de 3,6% del PIB a lo largo de este año. Para 2017, los economistas independientes, consultoras, centros de investigación académica e instituciones financieras consultados prevén que el déficit se mantenga en 3,6% del PIB. De esa manera, los analistas privados se muestran escépticos respecto a la posibilidad de que el gobierno corrija el rumbo fiscal.

Populares de la sección