Subsecretario de Defensa cree que en Brasil se está dando un "golpe blando"

Jorge Menéndez dijo que hay "movimientos" en América Latina que ponen en riesgo a los gobiernos progresistas

Para el subsecretario de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, la situación política de Brasil, que podría terminar con la destitución de su presidenta, Dilma Roussefff, es "paradigmática". En ese sentido, el jerarca afirmó que los gobiernos progresistas de América del Sur comienzan a ser "jaqueados por movimientos que estratégicamente siguen este esquema de acciones de 'golpe blando'". Así lo dijo en una conferencia internacional en la que participó días atrás.

"Debemos seguir con atención este tipo de movilizaciones y sus posteriores derivaciones para evitar ser campo de batalla de un nuevo tipo de enfrentamiento en el que no tenemos interés en participar como región", dijo en su participación en la quinta Conferencia de Seguridad Internacional de Moscú, que se realizó el 27 y 28 de abril, según informa la página web de la cartera de Defensa.

Menéndez sostuvo que no se puede "volver a ser rehén de las elites financieras, económicas y políticas que toman a nuestros países como tablero en el juego de sus intereses" y puso de ejemplo lo que sucedió durante la Guerra Fría. "Nos resistimos a la visión del mundo dividido en bloques, estamos a favor del multilateralismo y la autodeterminación", dijo.

A fines de abril, el gobierno uruguayo expresó "preocupación" por la situación de Brasil y el presidente, Tabaré Vázquez, dijo a través de un comunicado que "sin desconocer el tradicional apego de Uruguay al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados", sigue los sucesos, que pueden afectar "la estabilidad política" de un país hermano.

De todas formas, el gobierno evitó referirse a la situación como un quiebre institucional o un golpe de Estado, pese a que así lo ha manejado el gobierno brasileño y de que así ha sido manejado por varios legisladores frenteamplistas.

A mediados de marzo, el mandatario intentó que la región emitiera una declaración de apoyo a Dilma Rousseff, pero Chile, Colombia y Paraguay no aprobaron el texto y la propuesta fracasó.

La situación de Brasil no solo generó posiciones encontradas en la región. Los legisladores del Frente Amplio tampoco pudieron ponerse de acuerdo, lo que implicó que no emitieran una declaración conjunta. Parlamentario de los sectores Nuevo Espacio y del ala renovadora del Partido Socialista se negaron a afirmar que en Brasil hay un "golpe de Estado parlamentario".


Populares de la sección