Sunca habilita conflicto en obras ante trancazo en ronda salarial

Sindicato de la construcción autorizó los paros; gobierno mantiene firmeza en las pautas
Se terminó la paz. La falta de avances en las negociaciones para la renovación del convenio colectivo en la industria de la construcción lentamente parece colmar la paciencia del Sunca que empieza a jugar sus primeras cartas. Un multitudinario acto realizado ayer en el Palacio Peñarol resolvió comenzar con las primeras paralizaciones en el sector. Desde hoy y hasta el próximo 16 de noviembre "los delegados de obra podrán tomar la medida que entiendan conveniente para destrabar la situación", dijo a El Observador el dirigente del Sunca, Daniel Diverio.

Esa decisión implica que el sindicato autoriza a detener las actividades en las obras de todo el país mediante la realización de paros parciales e incluso de 24 horas, en función de lo que se entienda más apropiado para cada caso.

Las últimas negociaciones oficiales que mantuvieron el sindicato, las cámaras empresariales y el gobierno datan de hace casi un mes y desde entonces no hubo una nueva convocatoria. En esa oportunidad, los empresarios y el sindicato optaron por retirarse de la reunión ante la negativa del Poder Ejecutivo a flexibilizar las pautas.

El Sunca considera que con esos parámetros no se garantiza el mantenimiento del salario real. Por eso el gremio aspira a que el gobierno acceda a habilitar ajustes salariales anuales, en lugar de semestrales, y que los correctivos por inflación sean cada 12 meses y no a 18 o 24 meses, como pretende el gobierno.

Las cámaras empresariales comparten la inquietud de los trabajadores y aceptan negociar bajo esos términos. Sin embargo, el Ejecutivo ya había fijado como condición para los sectores que tienen contratos o subsidios del Estado que cualquier ajuste salarial por fuera de las pautas no puede trasladarse a precios.

Consultado por El Observador, el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, reconoció ayer las dificultades que se están dando en uno de los grupos más grandes y con mayor capacidad de movilización de la ronda salarial actual. El jerarca indicó que hasta el momento el gobierno no se ha planteado proponer algún tipo de alternativa para encontrar una solución.

"Hemos solicitado informes al Poder Ejecutivo y ha ratificado las mismas pautas que están. Por lo tanto, no tenemos respuesta positiva", afirmó. "Llegará el momento de votar, seguramente el Poder Ejecutivo mantenga su lineamiento y quede en minoría", añadió Castillo.

Las partes todavía esperan que el Poder Ejecutivo convoque a una nueva mesa de negociación para ver si es posible que haga una excepción y flexibilice la pauta para el sector, algo bastante difícil. En caso que tampoco prospere un acuerdo bipartito –algo que parece muy probable hoy–, el gobierno debería decretar los laudos mínimos para las distintas categorías. Eso abriría la puerta para que cada obra del país quedara expuesta a conflictos por distintos reclamos que puedan hacer los trabajadores. "Si no firmamos convenio colectivo la discusión será obra por obra, la distorsión será mayor y eso va a ser más complejo", dijo Diverio.

Tomando en cuenta que puede ser un escenario probable, el sindicalista alertó por un encarecimiento que puede comenzar a observarse cuando las empresas tengan que cotizar nuevos presupuestos, en la medida que empezarán a especular con que en la negociación "mano a mano" el sindicato "pueda arrancar alguna cosa más". El Sunca estableció como plazo el 15 de noviembre para cerrar la negociación. Un día después está previsto que se reúna la Asamblea General para evaluar el estado de situación.

"No vamos a aceptar que nos mastiquen ninguna conquista porque no hay argumentos. No vamos a firmar ningún convenio que deje regalado el salario", había advertido el secretario general del Sunca, Oscar Andrade, durante la asamblea que realizó el gremio en el lanzamiento de su plataforma salarial el pasado 9 de setiembre en el Teatro de Verano.

Magro avance en nuevos acuerdos

La tercera parte de la ronda de Consejos de Salarios lleva nueve semanas de iniciada y hasta el momento hubo acuerdo en solo seis de las 102 mesas de negociación que se encuentran actualmente activas. En cuatro de ellas, correspondientes al sector financiero, los convenios se votaron de forma tripartita, mientras que en los otros dos, del sector transporte, los acuerdos celebrados son bipartitos con el voto conjunto de empresas y sindicatos, sin el gobierno. "La dificultad que rompe los ojos es que los lineamientos no conforman a los trabajadores", dijo el director de Trabajo, Juan Castillo. El Ministerio de Trabajo puso el 30 de noviembre como límite para cerrar la ronda de negociación.


Populares de la sección