Sunca rechaza pauta del gobierno y apuesta a un acuerdo bipartito

El sindicato de la construcción quiere correctivo a 12 meses y aumento salarial anual

"No vamos a aceptar que nos mastiquen ninguna conquista porque no hay argumentos. (...) No vamos a firmar ningún convenio que deje regalado el salario". Esta es solo una de las tantas frases pronunciados ayer por el secretario general del Sunca, Oscar Andrade.

En su vuelta a la actividad sindical, luego de su pasaje como diputado, Andrade fue el encargado de presentar ante la asamblea nacional del gremio las reivindicaciones que pondrán sobre la mesa los trabajadores de la construcción, de cara a la renovación de su convenio colectivo que caduca este mes. Su discurso dejó en claro el rechazo a las pautas sugeridas por el Poder Ejecutivo y la negativa del sindicato a aceptar cualquier fórmula que ponga en peligro el mantenimiento del poder adquisitivo durante la vigencia del convenio.

La asamblea se extendió por algo más de dos horas y convocó a cientos de trabajadores, que provenientes de todo el país colmaron las instalaciones y los alrededores del Teatro de Verano Ramón Collazo. El sonar incansable de los tambores, cánticos entremezclados, banderas y remeras rojas, mamelucos naranjas, carteles hechos de arpillera y el olor a torta frita le dieron el marco a la tarde.

En diálogo con El Observador, el dirigente del Sunca, Daniel Diverio afirmó que no se aceptará negociar con los lineamientos del gobierno. En ese sentido, explicó que el gremio está abierto a considerar cualquier fórmula que garantice el mantenimiento del salario, por ejemplo con correctivos anuales por inflación. El sindicato tampoco está de acuerdo con que los ajustes sean semestrales y pretende un único aumento anual.

La plataforma también incluye mantener la fórmula de cálculo para el salario vacacional y el aguinaldo, y el pedido para que se aplique una multa automática de 10% cuando las empresas pagan fuera de fecha los salarios. El Sunca estableció como plazo el 15 de noviembre para cerrar la negociación.

Esas reivindicaciones fueron aprobadas por unanimidad de la asamblea que siguió con suma atención la presentación de Andrade, quien fue crítico con el gobierno y los empresarios del sector. "Los que piden bajar los salarios tendrían que explicar en qué ayuda. No estamos dispuestos a retroceder ni un centímetro de lo logrado", apuntó.

El dirigente recordó que aun cuando la actividad de la construcción estaba en su momento pico "eran un mar de lágrimas". Además rechazó "el curioso argumento", así lo definió, por el cual el sector de la construcción "debería sacrificarse" para darle prioridad al crecimiento de otros sectores con salarios sumergidos. "No nos vengan a decir que el dueño de Tienda Inglesa está esperando que se bajen los sueldos en la construcción para subirle el sueldo a las cajeras", afirmó. Eso provocó una de las mayores ovaciones de la tarde. Por otro lado, aclaró que si el Sunca acepta un convenio con pérdida salarial eso se tomaría luego como precedente para hacer lo mismo en otros grupos de actividad.

En la última ronda salarial, el Sunca consiguió una recuperación real de salario de 4% para el primer año y de 3% anual en 2015 y 2016 sujeto a la cantidad de cotizantes. Eso contó con el respaldo de las gremiales luego de un mes de negociaciones, aunque las empresas pretendían que los ajustes fueran algo más moderados.


La cabeza del empresario es maravillosa. Quiere obras en menos tiempo, con menos gente y menos salario. La chancha y los cuatro reales", dijo Andrade.

La posición expresada ayer por el Sunca se sumó a la que tienen otros sectores de actividad que se aprestan a negociar. No aceptan los lineamientos oficiales, pese a que el Poder Ejecutivo accedió a modificar parte de las pautas salariales y a mantener los lineamientos de 2015, que suponen ajustes de entre 1 punto y 1,5 puntos porcentuales por arriba de los porcentajes que estaban previstos para este año, según la clasificación de cada sector.

Tampoco parece pesar la desaceleración de la inflación –se ubicó en 9,4% en los 12 meses a agosto– que en teoría también debería jugar a favor de los intereses del Poder Ejecutivo. Eso se refleja en la fuerza que mantiene la postura de que los acuerdos incorporen los correctivos por inflación observada cada 12 meses, en lugar de 18 y 24 meses como sugiere el gobierno. Pese a las señales dadas por las autoridades, en la tercera parte de la ronda salarial no está claro que sindicatos y empresas se vayan a volcar mayoritariamente por acuerdos tripartitos.


Populares de la sección

Acerca del autor