Sustancial avance de la industria de impresión térmica y etiquetado

La fusión de Digicard Mil Rollos proporciona ahora al mercado soluciones integrales en la creciente complejidad de la industria de impresión térmica
El 1º de enero de este año comenzó a funcionar la operación en forma conjunta de Mil Rollos –imprenta surgida en 2002 especializada en fabricación y proveeduría de rollos y etiquetas–, y la unidad de impresión térmica de la empresa de corte tecnológico Digicard. Esta fusión dio nacimiento a Digicard Mil Rollos y la posibilidad de generar soluciones integrales conforme a las distintas necesidades de sus clientes, que incluyen la industria y puntos de venta.
"Lo que buscamos no es simplemente sumar las dos actividades, sino volvernos un especialista completo en esta industria y poder así darle al mercado soluciones de calidad superior, desarrollando negocios nuevos, y siendo más atractivos para los distribuidores y los usuarios finales", explicó el gerente general de Digicard Mil Rollos, Gerardo Turnes. La empresa abarca la representación local de impresoras, el servicio técnico y la producción de rollos y etiquetas. Distribuye impresoras Datamax-O'neil, Honeywell, Starmicronics, TSC y máquinas de etiquetado industrial a medida marca Ketan, e importa papeles térmicos de Hansol de Corea y Oji de Brasil.

El ejecutivo recordó que la industria de impresión térmica a nivel mundial mueve unos US$ 30 mil millones al año, pero que el avance tecnológico lleva a estimar que para el año 2021 se elevará a unos US$ 40 mil millones. "Uruguay va más atrasado con respecto al hemisferio norte, pero va en esa dirección. La facturación electrónica implica un pasaje hacia impresión en térmico, pero además el aumento de la actividad industrial uruguaya en los últimos años lleva a más consumo de etiquetas por temas de trazabilidad. A esto se suma que las empresas uruguayas se están preocupando más por el packaging, y el contar con etiquetas más vistosas", comentó Turnes.

El gerente general aseguró que a partir de esa realidad es que se vienen preparando desde hace años. Entre Digicard y Mil Rollos hubo un período de conocimiento mutuo al trabajar como proveedor-cliente durante años hasta llegar de modo relativamente natural a la fusión. El cambio llevó a una transformación edilicia, con el acondicionamiento del depósito de unos 2.000 metros cuadrados ubicado en la calle Convenio, con una ubicación estratégica a metros de la Rambla Baltasar Brum, y el armado de un equipo técnico.

"Este tipo de empresas capaces de resolver y proveer soluciones integrales se vuelven cada vez más frecuentes en el exterior , pero creo que nosotros somos la única empresa en Uruguay que tiene este perfil: el de abarcar este nivel de integración. Antes éramos socios estratégicos, y ahora con la fusión hay un único punto de contacto con el cliente", sentenció Turnes.
La compañía cuenta con más de 6.000 clientes que atiende en forma directa, y que van de distintos rubros industriales (como alimenticias, logísticas y farmaceúticas) a autoservicios y cadenas de comida rápida, o farmacias y comercialización de juegos de azar. Además, cuenta con cerca del 80% del mercado de sobres de té.

Una cuestión de productividad

Al igual que otras tecnologías, subrayó Turnes, la ofrecida por su compañía apunta a mejorar la gestión en momentos en que existe una avidez por lograr más productividad y optimización de procesos.

Desde Digicard Mil Rollos están viendo un aumento en la demanda de la tecnología térmica, y, para su gerente general, en Uruguay se debería ir a un crecimiento mayor en ese sentido, si se tiene en cuenta que en el mercado local se consumen unos 100 gramos per cápita al año cuando en el hemisferio norte se está entre 500 gramos y un kilo.

A nivel masivo, a veces no se dimensiona cómo el papel de impresión térmica ha ido ganando terreno, pero alcanza pensar en las impresiones a raíz de las transacciones con tarjeta de débito y crédito. La gerenta comercial, Rosana Miguez, recalcó que los proyectos de inclusión financiera y de eliminación de dinero de la calle, favorecen este tipo de tecnologías.

A nivel de industria, Turnes apuntó a una profesionalización; recordó que hay que ser "super cuidadoso" con el tipo de etiqueta o de cinta transferible. "Si llega un contenedor a Europa con una etiqueta despegada o el código de barras no es legible se cae el negocio y tiran el contenedor para atrás. Hay que tener buen contacto con los proveedores, ser buenos fabricando, manejando los stocks, entregando, escuchando", dijo.

Por su parte, Miguez comentó que otra tendencia, de la mano del incremento de los costos, tiene foco en soluciones que mejoren la productividad. La gerenta comercial aseguró que es posible "generar soluciones que permitan automatizar o semi-automatizar procesos sin grandes inversiones". "En el caso de Ketan, podemos estar pensando en soluciones de automatización de etiquetado industrial que van entre US$ 5.000 y US$ 30.000", dijo.

Turnes destacó la importancia de contar con un departamento técnico especializado: "es un plus super importante; que el técnico pueda ir al lugar para entender el problema, hace la diferencia".

Más allá de lo térmico

Las nuevas impresoras incorporan más capacidades para volverse más autónomas.
Las impresoras inteligentes se programan de manera sencilla para realizar acciones de marketing, como cupones de descuentos o promociones de productos. El pequeño comerciante deja así de depender de un proveedor de software y puede por sí mismo y sin esfuerzo tomar iniciativas comerciales

"Ya no es para cumplir con DGI, sino que ayuda a ampliar el negocio. El rollo para el punto de venta se veía como un gasto, pero ahora deja de ser así: se pueden hacer acciones, potenciar ventas. Ahora es un extra", comentó.
Miguez explicó que cada vez más la tecnología pasa a integrarse brindando más funcionalidades, que aportan dinámica.


Populares de la sección