Tabaré Vázquez, el crédito a la lechería y un guiño a Mujica

El ministro de Economía no estaba conforme con la solución, pero acató
El 3 de febrero el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, se reunió con las gremiales de productores lecheros que integran la Junta Directiva del Instituto Nacional de la Leche (Inale) y allí los empresarios pidieron al gobierno que pague a las industrias del sector lo que Venezuela les adeuda. La respuesta de Aguerre, luego de consultarlo con el presidente Tabaré Vázquez, fue negativa. El argumento del gobierno era que el Estado no se puede hacer cargo de todos los negocios que salen mal entre terceros. Menos, cuando los industriales vendieron esos productos con un precio 80% por encima del mercado internacional, como dijo el ministro el jueves en el Parlamento. Avalar ese pedido era poner al Estado a financiar un "negoción" que aprovechó la necesidad del gobierno bolivariano.

El que apuesta a vender a precios exorbitantes asume riesgos, como los que advirtió el Poder Ejecutivo cuando, según la versión oficial, le pidió a los industriales que aguardaran la creación de un fideicomiso. Menos de 20 días después, todo cambió. ¿Qué hubo en el medio? Los industriales del sector lácteo se vieron desbordados por la situación y al no encontrar respuestas en el gobierno fueron a golpear otras puertas. Una de ellas fue la del expresidente José Mujica. El presidente de Conaprole, Álvaro Ambrois, se reunió con el senador del MPP –gran defensor de la lechería– y de allí surgió un principio de solución.

El que apuesta a vender a precios exorbitantes asume riesgos.

Luego el que resolvió fue Vázquez, con el apoyo de la OPP y la resistencia de Economía. La iniciativa que se presentó el jueves implica que el gobierno habilitará un crédito puente a los industriales del séctor lácteo por US$ 66 millones en condiciones muy beneficiosas para ellos, dado que no tendrían que pagar tasa de interés y empezarían a devolverlo tras tres años de gracia, siempre y cuando Venezuela no pague antes.

El Estado, a fin de cuentas, no se hará cargo de toda la deuda, pero tampoco saldrá sin poner un peso. La tasa de interés del préstamo del Banco República (que aún no está fijada) será subsidiada por el Ministerio de Economía. Por tanto, la solución implicará una resignación por parte del Estado.

El rechazo del MEF


La reacción inicial del Ministerio de Economía fue de rechazo. El astorismo no estaba de acuerdo con una medida de este tipo, según dijeron a El Observador tres fuentes oficiales de distintas áreas.
De hecho, el asesor del MEF, Martín Vallcorba, manifestó hace 10 días en su cuenta personal de Twitter su disconformidad con que el Estado financie a los productores, como había solicitado por esos días Mujica en declaraciones a Televisión Nacional.

"No puede ser" que el Estado se haga "cargo de las malas decisiones de privados y que éstos se apropien de las buenas", escribió Vallcorba. Desde el MEF niegan que Astori y su equipo hayan estado en desacuerdo con la solución encontrada y aseguran que siempre trabajaron en conjunto. Según fuentes del BROU, el presidente del banco Julio César Porteiro trabajó en conjunto con Astori y Aguerre en todo momento en busca de esta solución.

Pero más allá de ese matiz, lo cierto es que Vázquez se decidió por una propuesta impulsada con Mujica y con la que históricamente Astori ha mostrado su rechazo: el apoyo al agro a través de préstamos generales y no en un estudio caso a caso. En el primer gobierno de Vázquez hubo fuertes peleas entre Astori y Mujica por la refinanciación de las deudas agropecuarias.

Los sobreprecios a Venezuela


El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, resaltó en el Parlamento el diferencial de precios que pagó Venezuela en los últimos años. Según estimaciones del MGAP entre 2010 y 2015, esos valores generaron una renta adicional que superó los US$ 200 millones; de los cuales US$ 93,5 millones pertenecen a leche en polvo y US$ 111,8 millones a las exportaciones de quesos.

Venezuela ha sido en los últimos años el principal mercado de lácteos para Uruguay, el primero para quesos y el segundo para leche en polvo.

El ministro Aguerre dijo que se vendió a Venezuela a precios 80% por encima del mercado internacional.

Según dijo Aguerre, Venezuela paga precios 80% por encima del mercado internacional.
Según fuentes oficiales la tonelada de leche en polvo estaba a US$ 1.800 y los industriales uruguayos la vendieron a US$ 4.000 o más.

Una convocatoria fallida


Tanto productores como industriales –e incluso en el BROU–, quedaron desconcertados con que la solución para los lácteos haya sido anunciada por el gobierno a los productores, cuando es un problema con las industrias. El crédito puente que ofreció el gobierno es para las industrias, no para los tamberos. Los productores recibirán a su vez a fines de febrero y según lo previsto el tramo final del Fondo de Desarrollo Sustentable de la Actividad Lechera (Ffdsal) III. El Banco de la República hizo un adelanto hace tres meses de más de US$ 40 millones y resta ahora liquidar una fase final del crédito de alrededor de casi US$ 40 millones. El crédito total de unos US$ 79 millones se pagará a siete años de plazo.


Populares de la sección

Acerca del autor