Talleres amenazan con agravar conflicto por diferencias con BSE

El banco suspendió a 19 comercios y la gremial denuncia represalias por anuncio de traslado de costos a los clientes
El Banco de Seguros del Estado (BSE) suspendió por 30 días a 19 talleres mecánicos, luego de que la gremial que los agrupa decidiera trasladar a los clientes costos de la reparación que no son contemplados por las compañías aseguradoras. Esa decisión del Centro de Talleres Mecánicos de Automóviles (CTMA) generó un cortocircuito con el BSE y por eso la empresa pública llevo adelante las suspensiones. Sin embargo, los talleristas entienden que la medida es una represalia ya que hasta ahora ninguno de los comercios había cobrado esa diferencia a los clientes. Por tanto, tomarán alguna otra acción con la cual, afirman, se distorsionará el funcionamiento con el BSE, lo que implicará un agravamiento del conflicto.

El presidente del BSE, Mario Castro, explicó a El Observador que la suspensión inhabilita provisionalmente a los talleres a presentar siniestros ante el banco. Castro añadió que el banco ya había advertido que tomaría esa medida con aquellos talleres que fijaran sus propios precios, algo que calificó como "una barbaridad".

"Tal vez se pensaron que no íbamos a cumplir, pero fueron ellos los que llevaron a esta situación sin precedentes", afirmó Castro.
Pero distinta es la visión de los talleristas. El presidente del CTMA, Carlos Satragno, indicó a El Observador que la decisión del BSE es una "represalia".

"En ningún taller todavía se cobro ninguna diferencia. Esto nunca se pudo haber dado en cinco días. La medida se empezó a cumplir desde el martes pasado. En cinco días no hay ninguna tasación que pueda salir", expresó Satragno.

"Esto evidentemente ensucia la cancha. El viernes pasado a la tarde éramos 13 talleres, hoy (ayer) ya somos 19, mañana pueden ser 25. Nos cayó muy de sorpresa, esperábamos otro tipo de reacción, una de acercamiento para buscar un punto de equilibrio", dijo el tallerista.
Por ese motivo, es que el CTMA efectuará una asamblea de socios este jueves. Y allí esperan endurecer la postura ante el BSE.

Una de las opciones que manejan los comerciantes es darse de baja del sistema informático donde se ingresan y procesan los siniestros de automóviles en el BSE. Ello llevará a que los talleres mecánicos comiencen a hacer todos los trámites –que actualmente se hacen a través de esa plataforma web– por ventanilla.

"Al hacerlo así se generará una demora mucho más grande para los clientes. Se dejará de usar el sistema web y el siniestro va a pasar de mostrador en mostrador", aseguró Satragno. Esa posibilidad ya había sido manejada por algunos talleres mecánicos, pero en primera instancia había sido descartada. Ahora, con la suspensión prevista por el BSE, seguramente sea adoptada en la asamblea del jueves.

El CTMA reclama desde el año pasado que las aseguradoras reconozcan el aumento de costos de las reparaciones. Según argumentan, la brecha entre las tarifas fijadas por las compañías de seguros y los costos reales de los talleres promedia el 35%.
Ante esa situación, la gremial de talleristas resolvió pasar a tarifas esa diferencia, con el consecuente traslado a los clientes la responsabilidad de reclamar a las aseguradoras la devolución del pago total. Es decir, los talleres pasaron de ser tomadores de precios a fijar sus propias tarifas.

Preocupación por los puestos de trabajo

Uno de los aspectos que preocupa a la gremial es que los talleres mecánicos puedan mantener el ritmo de trabajo y la plantilla de empleados. Por ese motivo, hay prevista una reunión en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra) esta semana. "La medida del BSE precipita las cosas. Al quedar suspendidos, a los talleres se les complica mucho la situación con los trabajadores. No había necesidad de tomar una represalia de este tipo", señaló Carlos Satragno.