Talleres suspenden reparación de vehículos con seguros de privados

Por un mes talleristas de todo el país no realizarán arreglos y tampoco darán presupuestos
Los talleres mecánicos paralizaron desde ayer y por un lapso de 30 días la reparación de vehículos de aseguradoras privadas. La medida adoptada por las empresas asociadas al Centro de Talleres Mecánicos de Automóviles (CTMA) responde al conflicto que mantienen por las tarifas fijadas por las compañías aseguradoras, que se entiende no llegan a cubrir los costos de los arreglos.
Eso implica que los talleres reciben los vehículos y aceptan realizar los trabajos de reparación, pero se informa a los clientes que no se procederá a efectuar los arreglos, en principio hasta el 18 de octubre próximo. Tampoco se dan presupuestos ni se inician trámites administrativos.

En diálogo con El Observador el presidente de CTMA, Antonio Vallverdú, explicó que no se quería llegar a esta situación de conflicto, pero ante la "insensibilidad" y la negativa de las aseguradoras para negociar "no quedó alternativa". La gremial agrupa a unas 530 empresas en todo el país que atienden el 80% del mercado de reparaciones de vehículos por accidentes, según Vallverdú. La paralización no alcanza a los vehículos con cobertura del Banco de Seguros del Estado (tiene una participación de mercado de 55%), dado que es la única institución que abrió una instancia de negociación.

Según Vallverdú, el banco estatal "ha adoptado medidas paliativas, que si bien aún son insuficientes", reconocen las diferencias existentes entre los precios fijados por las aseguradoras y los incrementos de costos que se han producido en los últimos 10 años.

En los últimos meses hubo reuniones con la Cámara Uruguaya de Asesores Profesionales de Seguros y la Agrupación de Profesionales Asesores en Seguros. En esos casos se expuso que desde el 2005 y hasta la fecha el incremento de los costos de mano de obra fue de 320% y que las diferencias con las tarifas fijadas por las aseguradoras no cubren ni una tercera parte de ese incremento.

A eso se suma la "arbitrariedad" e "imposición", en la fijación de horas de trabajo para la realización de las reparaciones", sostienen los talleristas. Las aseguradoras son las que deciden cuántas horas debe llevar una reparación determinada. Esa evaluación, de acuerdo a la gremial, no siempre refleja la cantidad de horas necesarias. Según los talleristas, en las reuniones mantenidas si bien se ha expresado que se comprende la situación, las aseguradoras privadas no han tomado medidas para resolverlo, ni en forma individual ni colectiva a través de la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea).

La primera medida

En el marco del conflicto, los talleres mecánicos comenzaron en junio pasado a trasladar a sus clientes la diferencia entre el presupuesto realizado por el taller y la indemnización de la aseguradora. La medida responde a que los pagos que reciben de las compañías de seguros por sus servicios no llegan siquiera a cubrir los costos de las reparaciones, según se argumenta. Eso ha repercutido en los últimos años en pérdida de rentabilidad y en una situación de crisis generalizada en el sector, afirman los talleristas.

El monto que se cobra depende del caso, pero implica que aquellos usuarios del seguro que tengan que realizar un arreglo cubierto enteramente por su póliza, se encuentran con que el taller les exige un pago adicional. Hoy, en promedio, un taller recibe por hora trabajada de una aseguradora alrededor de $ 654 más IVA. El CTMA pretende que esa cifra llegue a los $ 1.027 más IVA. Ese monto, sostienen, contempla tanto el aumento del Índice de Precios del Consumo (IPC) como de los salarios. El reclamo de los talleres para que las compañías de seguros les paguen más no es nuevo. A principios de 2012 reclamaban que la remuneración por hora trabajada que pagaban las aseguradoras aumentara de los $ 400 recibidos en promedio a $ 558. Además, los talleristas sostienen que la Cámara Nacional de Comercio y Servicios se ofreció a mediar en el conflicto, pero Audea respondió en forma negativa a la posibilidad de establecer una mesa de diálogo.

"Esta actitud representa un desconocimiento de la crítica situación por la que atraviesa el sector", indicó Vallverdú. También se informó al ministro de Trabajo, Ernesto Murro, sobre el despido de personal capacitada en el sector, envíos a seguro de paro y cierre de talleres mecánicos. Según supo El Observador, Audea considera que es un tema de mercado que debe resolverse exclusivamente entre empresas y clientes, y no a nivel de las gremiales.

Populares de la sección