Talvi recorre el país con ideas para transformar la educación

Director académico de Ceres propone instalar 135 liceos públicos modelo en barrios pobres junto al Plan Ceibal

"Hoy en Pando vamos a empezar a cambiar el país". Con esas palabras terminó Ernesto Talvi una charla el jueves a la noche, dirigida a empresarios y vecinos de esa ciudad de Canelones, donde el tema excluyente fue la educación. El director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres) habló también de seguridad, inserción internacional y economía, pero tanto él como los presentes debatieron intensamente propuestas para mejorar la educación. El expositor propuso tomar la experiencia del liceo Impulso, una institución privada, gratuita y laica, que trabaja en la cuenca de Casavalle y se nutre de donaciones de empresas, para replicarlo a nivel nacional.

La idea de Talvi es que haya 135 de esos liceos pero públicos, lo cual tendría un costo anual de US$ 200 millones, "el equivalente a las pérdidas anuales de ANCAP en los últimos cuatro años", dijo.

A su juicio esos centros modelo se instalarían en barrios vulnerables del país (61 de esos 135 estarían en el interior), gestionados por el Plan Ceibal. Con eso busca que los jóvenes que viven en barrios de contexto crítico (sobre todo asentamientos) puedan acceder a una propuesta no solo educativa sino de contención social y emocional amplia. Del mismo modo, si se concreta esa iniciativa el sistema educativo público se sentiría estimulado.

El representante de Ceres mostró además un mapa de dónde se ubicarían los liceos. La actividad se tituló Encuentros Ciudadanos y es la primera de una serie de presentaciones que el académico llevará por ciudades de todo el país. La próxima será en Flores en el mes de mayo.

La arenga a los presentes para empezar a "cambiar el país" la hizo al final de una ronda de preguntas del público que asistió a la Cámara Comercial Industrial Agraria de Pando, una de las cuales fue planteada por el director de un liceo público de Pando. "Yo tengo $ 6.000 por mes para administrar un liceo con 1.500 alumnos, y me da solo para comprar productos de limpieza, ¿cómo hago?", preguntó el docente. Talvi aclaró que una de las claves para cambiar el sistema educativo es darle más libertad a los directores, entre otras cosas para que formen equipos y no suceda como hoy, que los docentes eligen las horas sin un sentido de equipo. "Queremos que haya 135 directores de centros varelianos, que no rueguen por una tiza o por un escritorio", apuntó el economista.

Según Talvi, jóvenes sin formación educativa adecuada están condenados a la informalidad o a caer en el delito, sobre todo en el tráfico de drogas.

El liceo Impulso tiene 400 alumnos luego de cuatro años de trabajo, y entre otros indicadores muestra un porcentaje de repetición de 2%, cuando en liceos de similar contexto es de 40%.

"Nos preocupa y mucho el estado de la educación que año tras año se deteriora ante nuestros propios ojos. Apenas 41% de los jóvenes entre 18 y 25 años que están entrando a la fuerza de trabajo tiene secundaria completa, y esa cifra cae a 13% en los contextos vulnerables", comentó.

Talvi aseguró que la baja calificación de jóvenes es un "corrosivo" para la democracia, que fomenta una "subcultura alejada de los valores predominantes". También recordó que en los últimos años ha quedado demostrado que no basta con invertir dinero en educación. "Gastamos mucho dinero de los contribuyentes y los resultados son mediocres", se quejó. Desde el público se escuchaban comentarios de aprobación y al terminar su exposición, los presentes aplaudieron a Talvi de pie.


Populares de la sección