Tamberos temen que se corte la cadena de pagos de las industrias

Troductores viven una encrucijada en tanto Conaprole decide si acepta el préstamo

Al os productores lecheros les preocupa que en la medida que no se cobre la deuda de Venezuela, las empresas lácteas que se endeudaron comprando la leche y haciendo frente al costo industrial, no puedan soportar esa situación durante muchos meses y se ponga en riesgo la cadena de pago a sus proveedores, entre ellos, los propios tamberos.

La coyuntura coincide con costos altos en energía y combustibles, por lo que es necesario tener una productividad más alta para enfrentar los mayores costos.
Pero la mayor productividad se logra con inversiones y los productores no tienen plata para invertir, destacó ayer al programa Tiempo de Cambio de radio Rural, el vicepresidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL)¸ Walter Frisch.

Como informó ayer El Observador, con relación a las deudas que mantiene Venezuela por más de US$ 60 millones, Conaprole no ha definido aún si acepta el financiamiento propuesto por el gobierno por entender que le afecta su capacidad para tomar financiamiento en plaza.
Por otra parte, la ANPL sigue trabajando con el Instituto Nacional de la Leche (Inale) para que avance un proyecto de mayor financiamiento para el sector y en condiciones que faciliten recursos a largo plazo en condiciones más accesibles, recordó el vicepresidente de la gremial.

La situación difícil que está atravesando el sector por la caída de los precios internacionales requirió de una primera herramienta de asistencia a través del Fondo de Financiamiento y Desarrollo Sustentable de la Actividad Lechera –conocido como FFAL 3–, por US$ 78,8 millones. Ya se adelantó el 50% a través de un crédito puente del Banco de la República (BROU).

El segundo tramo se hará efectivo la semana próxima, pero un alto porcentaje de productores no podrá cobrarlo porque ya le fue adelantando por distintos conceptos, informó el vicepresidente de la ANPL.

Por todo eso –y porque los precios de la leche siguen muy deprimidos (para febrero se mantuvo el precio de $ 7,90)– es que el sector está gestionando una nueva herramienta financiera a través de un proyecto que fue presentado en diciembre pasado al Inale.

La propuesta financiera que ANPL presentó a Inale –y fue derivada a los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y de Economía y Finanzas (MEF), plantea una ayuda fiscal y la creación de un fondo que recibiría el aporte de recursos mediante la aplicación de tasas impositivas a las exportaciones de lácteos e importaciones de algunos insumos de lechería, como el alimento para el ganado.

Para tratar aspectos vinculados a este instrumento que se solicita, la ANPL tenía previsto realizar el martes pasado una reunión con autoridades del BROU que fue pospuesta para el martes próximo.

El origen del planteo, del cual Frisch no adelantó detalles, está originado por la situación que atraviesa el sector y "procura sacar a los productores del ahogo financiero que sufren".

"Esta herramienta ayudaría mucho a las economías de los productores lecheros", remarcó el dirigente gremial.

"Seguir trabajando" en abrir más mercados

"Uruguay tiene que seguir trabajando en la apertura de más mercados para sus productos lácteos", como estuvo siempre a la vanguardia, y procurar acuerdos comerciales, dijo el vicepresidente de ANPL , Walter Frisch.

Opinó que "lamentablemente" el país tiene extrazona solo el acuerdo con México. "Ya perdimos la oportunidad del Transpacífico y EEUU, y como país nos interesaría un acuerdo con Oceanía, donde estamos llegando, pagando un arancel del 9% y seguimientos siendo competitivos. Por ejemplo, hoy no le podemos vender a China, porque Oceanía nos está ganando con mejores precios". dijo.



Acerca del autor