Tareas de mantenimiento en refinería de ANCAP demoradas por medidas sindicales

Inicialmente estaba previsto que la obra culminara el pasado 1° de junio

La decisión que tomó el gremio de ANCAP (Fancap) de trabajar durante gran parte de junio a reglamento (8 horas) sin avalar horas extras y permitir jornadas de 12 horas diarias con las empresas tercerizadas contratadas, distorsionó la ya rezagada tarea de mantenimiento quinquenal que desde el 15 de febrero se viene haciendo en la refinería de La Tejada.

Fuentes del ente petrolero informaron a El Observador que la empresa tiene previsto iniciar este martes una reprogramación en los vínculos con las empresas contratadas en virtud de que Fancap accedió -desde el pasado viernes- a levantar sus medidas de lucha.

Cuando ANCAP presentó sus estados contables del ejercicio 2016 sobre fines de marzo, admitió un retraso en el cronograma de unos 45 días respecto a la proyección inicial al arranque del proceso el pasado 15 de febrero porque al inicio también hubo diferencias con Fancap por el régimen de trabajo durante de esa tarea. En esa oportunidad, se llevó del 1° de junio a fines de julio el período para culminar con esta etapa, aunque ahora no está claro si se logrará cumplir con ese último plazo.

¿Cuánto cuesta?

La parada técnica de mantenimiento que tendrá la refinería –que se aplazó de 2016 para este año– le demandará al ente petrolero un costo de US$ 55 millones. A eso hay que sumarle un lucro cesante de US$ 5 por barril de crudo que ANCAP no refinará durante ese período y que deberá compensar con importación. Por tanto, un semestre sin refinar crudo le puede implicar a ANCAP una pérdida de rentabilidad de unos US$ 35 millones.

La obra permitirá realizar el mantenimiento de todas la unidades para alcanzar rendimientos operativos óptimos y velar por la seguridad de los trabajadores. La petrolera estatal indicó en su momento que, según estándares internacionales, una refinería con la configuración de la de ANCAP necesita un mantenimiento a fondo cada cinco años para asegurar su correcto funcionamiento. El último paro de unidades finalizó en febrero de 2012.

Durante las tareas de mantenimiento estaba previsto se contratarán a 1.300 personas a través de 20 empresas y 600 funcionarios de ANCAP. Cuando el gobierno anunció que los combustibles subían 8% a partir de enero, se argumentó que parte de ese ajuste también contemplaba las erogaciones que debía hacer ANCAP por la parada de mantenimiento.

Distintos colores en nafta

En los últimos días circularon algunos audios en redes sociales alertando por la calidad de las gasolinas que estaban despachando las estaciones de servicio. Según explicaron a El Observador fuentes de la Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu), desde que ANCAP comenzó a importar combustibles es "algo habitual" que las gasolinas cambien de color e incluso en algunas partidas puede apreciarse un color "amarronado" que dista bastante del color habitual, pero descartaron que se estuvieran realizando denuncias por su calidad.

Además, recordaron que la Unidad Reguladora de Servicio de Energía y Agua (Ursea) se encarga habitualmente de realizar controles de calidad del combustible que los camiones cargan en la planta de distribución de La Tablada. También ese organismo hace controles de calidad en los depósitos que las estaciones tienen como reservas para el uso de sus surtidores.